KOYASAN: VIAJE MÍSTICO

0

Escondida entre montañas frondosas, la ciudad japonesa de Koyasan, fundada hace 1200 años por Kobo Daishi –el padre de la variante budista shingon–, atrae por el carácter sagrado de sus santuarios a más de un millón de turistas y peregrinos al año. La localidad está vinculada al Camino de Kumano, una ruta de peregrinaje y retiro espiritual budista, hermanada con el Camino de Santiago. Viaje místico y sorprendente al pueblo de los templos budistas.

Texto: Angeles Couto / Fotos: Alenq / Sean Pavone / Mokokomo / Cowardlion / Livcool / Sara Winter / Piti Tan / Japan Image / Sabino Parente / Barbora Kristofova / Alenq

Hospitalidad. Algunos de estos templos y monasterios ofrecen alojamiento a los peregrinos y visitantes, o comidas vegetarianas.

Hospitalidad. Algunos de estos templos y monasterios ofrecen alojamiento a los peregrinos y visitantes, o comidas vegetarianas.

Koyasan es el hogar de apenas 7 mil habitantes, aunque su territorio está repleto de monumentos y pequeños templos de cuidados jardines a los que se acercan cada año más de un millón de turistas, la mayoría de ellos peregrinos dispuestos a recorrer su exigente camino espiritual. Hoy, arribar a este mundo mítico no lleva, como en el pasado, los cinco días que requerían el centenar de kilómetros que la separa de la ciudad imperial de Kioto: tan sólo se necesitan dos horas en un tren exprés que atraviesa el río Kinokawa, la división entre el mundo de los vivos y de los muertos, según la idea del budismo.

Nada más salir del tren, espera al visitante una cuesta que conduce a una de las puertas de la Ciudad Llana, bautizada así pese a estar situada a unos 900 metros sobre el nivel del mar. Koyasan estuvo prácticamente escondida hasta 1872, cuando se abrieron sus puertas a las mujeres gracias a la reforma Meiji. Koyasan, junto con el camino de Kumano Kodo, Yoshino y Omine, fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2004 por su riqueza paisajística y los múltiples lugares sagrados unidos por caminos de peregrinación a través de las cordilleras de la montaña de Kii.

Al llegar a Koyasan se puede sentir la cercanía de la naturaleza y el olor de los bosques de cedros, pero sobre todo impresiona la tonalidad de la luz filtrada por los árboles que contrasta con los colores llamativos y la iluminación nocturna de las grandes urbes japonesas.

Un sitio único. En Koyasan, los visitantes pueden experimentar la belleza de la naturaleza y el aire puro de las montañas.

Un sitio único. En Koyasan, los visitantes pueden experimentar la belleza de la naturaleza y el aire puro de las montañas.

Camino de Kumano. Durante más de mil años, gente de todos los niveles sociales, incluyendo emperadores retirados y aristócratas, han hecho la ardua peregrinación a Kumano. Estos peregrinos utilizaban una red de rutas hoy conocida en japonés como Kumano Kodo, que se extendía sobre toda la montañosa península de Kii. La caminata en sí era parte integral del proceso de peregrinaje porque incluía estrictos ritos religiosos de adoración y purificación. Caminar por el antiguo Kumano Kodo es una forma única de experimentar el singular paisaje cultural del territorio espiritual de Kumano.

Okunoin. Es el mausoleo donde Kobo Daishi (Kukai), el fundador del budismo shingon y uno de los más venerados en la historia religiosa del Japón, descansa en eterna meditación. El camino que conduce al Okunoin, que consta de unos dos kilómetros desde la entrada hasta el templo, es además el cementerio más grande de Japón, en el que se alzan cedros milenarios y más de 200 mil sepulcros y lápidas de antiguos señores feudales, políticos y otras personalidades destacadas.

Pasado. Koyasan fue erigido como un lugar de retiro en el que los monjes pudieran meditar lejos de la entonces capital, Kioto.

Pasado. Koyasan fue erigido como un lugar de retiro en el que los monjes pudieran meditar lejos de la entonces capital, Kioto.

Danjo Garan. Es el complejo central de templos. Con el Konpon Daito Gran Stupa en su corazón, es uno de los lugares más famosos en la montaña. El primer templo, denominado Kondo, se construyó en el 819 para que sirviera de centro de estudios y librería. A su alrededor fueron levantándose nuevos templos, como Miedo, dedicado albergar estatuas de Buda, o Daito, una bella pagoda de doble tejado destinada al estudio del budismo esotérico, hasta completar el gran complejo que hoy se conoce como Danjo Garan. En 1977, esta área sagrada fue designada como un sitio histórico nacional.

Kongobuji. Es el principal de los 3600 templos shingon de todo Japón. Construido en 1592, es célebre por sus puertas correderas hechas de pantallas de papel (fusuma), decoradas por el pintor Kano Tanyu (1602-1764) y por miembros de su escuela. En sus inmediaciones se halla el Banryutei, el mayor jardín de piedras del país: en sus 2400 metros cuadrados se destacan grandes piedras ubicadas en un suelo yermo dibujado por rastrillos. Dos dragones realizados con 140 piezas de granito azul y de arena blanca vigilan el santuario.

Kumano Sanzan. Es el término que hace referencia al conjunto de tres grandes santuarios del sureste de los montes de Kii: Kumano Hongu Taisha, Kumanonachi Taisha y Kumano Hayatama Taisha. La naturaleza en los alrededores es una parte integral del recinto de estos grandes templos. El antiguo árbol Naginoki de 800 años es un ejemplo de tamaña tradición. Dos templos budistas, Seigantoji y Fudarakusanji, están también asociados a esta zona sagrada. En un principio, cada uno de estos tres grandes santuarios tenía su propia forma de adoración de la naturaleza. Más tarde, en el siglo X, bajo influencia del budismo, comenzaron simultáneamente a dar culto a las tres deidades guardianas de esa religión. Las tres deidades del Kumano Sanzan se convirtieron así en una mezcla única de sintoísmo y budismo, y están consideradas entre las más importantes de Japón. Tantos eran los peregrinos que acudían que se los designaba “procesiones de hormigas”. Desde la prehistoria hasta hoy, el área de Kumano es un preciado lugar de sanación y morada mística de los dioses.

Koyasan es un lugar en el que el ritmo de vida lo marcan los monjes con sus rezos. En la actualidad posee 117 templos.

Koyasan es un lugar en el que el ritmo de vida lo marcan los monjes con sus rezos. En la actualidad posee 117 templos.

Gotobikiiwa. Otro objeto natural que es venerado como una deidad es la Gotobikiiwa, una gigantesca roca situada a medio camino hacia la montaña Gongen. En la base de este monolito hay un santuario llamado Kamikurajinja, que es el sitio de un intenso evento, el Oto Matsuri, un festival de fuego celebrado cada año el 6 de febrero.

Daimon-zaka. Es una impresionante escalera empedrada de 600 metros de largo y 267 peldaños que forma parte del Kumano Kodo. Bordeada de árboles centenarios, conduce desde el fondo del valle hasta el santuario Kumanonachi Taisha. Daimon-zaka significa “gran puerta de la ladera de puerta” refiriéndose a una puerta que se encontraba en las cercanías.

Nachi. Con 133 metros de altura y 13 metros de ancho, es la cascada más alta en Japón, bien visible incluso desde el mar. La fuente de agua de Nachi –como parte del Kumanonachi Taisha– tiene como marco un bosque primigenio de perennifolios.

Aniversario. El año pasado se cumplieron 1200 años de la fundación de Koyasan, y hubo una gran ceremonia conmemorativa.

Aniversario. El año pasado se cumplieron 1200 años de la fundación de Koyasan, y hubo una gran ceremonia conmemorativa.

Templos Oji. Una característica del Kumano Kodo son los Oji, templos subsidiarios de las deidades de Kumano que delinean las rutas para proteger y guiar a los peregrinos. Eran importantes como sitios religiosos y de ofrendas, y aún siguen siendo elementos fundamentales del peregrinaje en la zona. Entre los santuarios, Takijiri-oji es un lugar muy importante y uno de los cinco principales. Básicamente porque el paso por las montañas sagradas comienza aquí: la entrada a la morada de los dioses y el paraíso budista del renacimiento.


Compartir.

Dejar un Comentario