CHRISTINE LAGARDE: “NO HAY MOTIVO DE ALARMA, PERO ESTAMOS EN ALERTA”

0

No hay mucho por lo que alegrarse cuando se trata de la economía mundial actual: un nuevo escándalo de evasión de impuestos, los problemas económicos de Europa que aumentan con la crisis migratoria y el terrorismo. Además, a esto hay que añadir el ritmo lento de los mercados emergentes. Para discutir sobre estos temas entrevistamos a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, una de las mujeres más poderosas del mundo.

Texto: Isabelle Kumar (Euronews) / Fotos: Annie Couffon / Marcus Sherburne

ALMA MAGAZINE: Parece que los ricos están destinados a tener cada vez más. A pesar de que se hable de tomar medidas drásticas contra los paraísos fiscales ilegales, ahora tenemos el escándalo de los “Papeles de Panamá”, en el que algunas de las personas más influyentes del mundo se han visto involucradas. ¿Cree usted que este escándalo va a cambiar algo?

CHRISTINE LAGARDE: Bueno, es mejor que las cosas cambien, ya que esto sólo va a demostrar que los primeros trabajos que se iniciaron en 2010-2011, durante la presidencia francesa del G20, no se traducen en misión cumplida en absoluto. Todavía queda mucho trabajo por hacer y tenemos que ponernos al día constantemente, porque la imaginación de algunos no tiene límites.

AM: ¿Esta es la punta del iceberg?

C.L.: No lo sé. Los investigadores tendrán que continuar su trabajo para identificar lo que es legal de lo que es ilegal. Tendrán que decidir en dónde están los límites y si se deben hacer cambios. Sin embargo, claramente hay mucho trabajo por hacer.

AM: Usted ha planteado que tal vez haya que crear instituciones puente especializadas en combatir la corrupción. ¿Puede ahondar en el concepto?

C.L.: La corrupción generalizada hace más difícil llevar una política fiscal firme. Al deslegitimar el sistema de impuestos y su administración, la corrupción eleva la evasión fiscal. Quizá la creación de algún mecanismo supranacional ayude al combate contra el lavado de dinero y la evasión fiscal, aunque sea sólo facilitando que se comparta la información. Creo que es obsoleta la idea de que la corrupción sea un problema exclusivo de los países en vía de desarrollo mediante mecanismos como los sobornos, aunque ese sigue siendo un cáncer en el que aún se gastan entre 1,5 y 2 billones de dólares al año, cerca del 2% del PIB global. Habría entonces que poner la lupa en otra corrupción, la que tiene un impacto corrosivo amplio en la sociedad y mina la confianza en el gobierno y erosiona los parámetros éticos de los ciudadanos. Y aunque los costes económicos directos son de sobra conocidos, son los costes indirectos los que pueden ser más sustantivos y debilitadores, llevando a un menor crecimiento y más desigualdad de ingresos.

AM: Si todo este panorama impacta en los más pobres, ¿existe una fórmula para combatir el problema?

C.L.: Sí, la aplicación de marcos contra el lavado de dinero, que haya mayor transparencia, reforzar las instituciones y, en algunos casos, reducir las regulaciones. Además, debemos lograr que la remuneración en el sector público sea transparente y meritocrática, y debe haber claras señales de que los cargos públicos perderán sus trabajos si se les pilla en actos corruptos. Por eso es importante que los esfuerzos anticorrupción no se secuestren para implementar una agenda política.

AM: Mientras que hay gente que se enriquece cada vez más, Europa afronta su crisis económica y se enfrenta además al gran reto de la crisis migratoria. Si nos fijamos en esto en términos puramente económicos, ¿ve usted la migración como un beneficio o una carga para la economía europea?

C.L.: Hemos hecho un trabajo serio para estudiar el impacto de la crisis migratoria y el flujo de refugiados en algunos países europeos. Está claro que si se toman las medidas adecuadas para integrarlos a través del idioma, del trabajo o con ayudas para la vivienda, el resultado será positivo para los países que acogen a los refugiados. Esto es ante todo una obligación humanitaria y realmente quiero felicitar a la canciller Angela Merkel por el coraje que ha demostrado en este caso. La historia recordará lo que el pueblo alemán ha hecho y sigue haciendo.

“No hay una crisis aguda, pero vemos riesgos en el horizonte que podrían materializarse y complicar a los demás.”

AM: Si seguimos analizando la crisis europea, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha dicho que hará todo lo posible para sacar a Europa de la crisis. ¿Tiene usted la impresión de que él se está quedando sin municiones?

C.L.: No creemos que los bancos centrales se estén quedando sin municiones. Lo que creemos es que ellos no pueden hacer todo por su propia cuenta. Si se quiere reactivar la economía, mejorar el crecimiento y tener una recuperación real sólida, los bancos no deben trabajar solos. Se requerirá de: políticas monetarias, reformas estructurales y medidas fiscales. Estas tres cosas juntas ayudarán a restaurar la situación económica de la Unión Europea y en particular de la eurozona, ya que se habla de políticas monetarias.

AM: Si nos fijamos en Grecia, parece que de nuevo hay problemas. Se ha dicho que el FMI va a llevar a Grecia hasta el borde del precipicio, ya que esto ayudaría a continuar las negociaciones. Sé que usted ha señalado que esto no tiene sentido, pero, ¿podremos llegar pronto a un acuerdo? Pues parece estar bastante lejos.

C.L.: He dicho en repetidas ocasiones que necesitamos un programa congruente que restablezca la estabilidad económica y además que la deuda sea sostenible a largo plazo. Estos tres parámetros siguen estando presentes. Se ha trabajado, se han hecho progresos, pero hay mucho más por hacer. No vamos a pretender que todo se arregle rápido y fácil. Llevamos a cabo reformas reales que sostengan y apoyen a la población griega a largo plazo.

AM: Y si esas reformas no se llevan a cabo, ¿qué hará el FMI?

C.L.: Realmente esperamos que se lleven a cabo. Pero tienen que ser congruentes y debe haber un equilibrio entre las reformas, por un lado, y el manejo de la deuda por el otro. Sin embargo, necesitamos más para llegar a algo que sume y que ponga a Grecia de nuevo sobre sus pies. No obstante, tiene que haber también una sostenibilidad de la deuda, y en ese frente no hemos empezado aún ninguna discusión.

AM: Algunos personas en el FMI creen que si Grecia no cumple y si hay un Brexit con el referéndum a celebrarse a fines de junio en Reino Unido para su salida de la Unión Europea, esto sería un desastre. ¿Cuál es su opinión al respecto?

C.L.: Lo que queremos es que en Grecia haya progreso y la eliminación de la incertidumbre, así que creo que no deberíamos combinar los dos. Nunca ha sido nuestra forma de negociar ni nuestra táctica en absoluto. Y en relación con la salida de Reino Unido de la Unión Europea, esto es algo que va a ser resuelto de forma favorable para Europa y para Reino Unido. En los últimos seis meses, no creo haber estado en un solo país del mundo en que no me hayan preguntado cuáles serían las consecuencias económicas del Brexit. Sin embargo, yo no quiero interferir en los procesos de votación y todo lo demás.

 Fraude fiscal y lavado de dinero. Para la directora del FMI, “la cooperación internacional tiene que mejorar mucho”.


Fraude fiscal y lavado de dinero. Para la directora del FMI, “la cooperación internacional tiene que mejorar mucho”.

AM: ¿Cuál sería el impacto económico para la Unión Europea con la salida de Reino Unido?

C.L.: La salida comportaría un período prolongado de incertidumbre, traería volatilidad a los mercados financieros e impactaría al crecimiento. En ese caso, el PIB británico sería entre un 1,5% y 9,5% menor. Es más, Londres podría perder su estatus de centro financiero mundial. Otro riesgo es que los mercados podrían anticipar las consecuencias perniciosas, con una reacción abrupta que aceleraría la irrupción de esos costos.

AM: Si nos vamos al otro lado del Atlántico, Estados Unidos vive la angustia de la campaña electoral. Recientemente, una empresa que hace análisis de riesgos puso a Donald Trump y a sus amenazas al mismo nivel que los yihadistas. En términos de la economía mundial, ¿quién es el candidato favorito para la Casa Blanca? ¿Donald Trump o Hilary Clinton?

C.L.: No tengo que plantearme esa opción porque yo no voto en Estados Unidos, y si lo hiciera no le diría de todos modos. Es algo que le corresponde a la gente. El FMI está comprometido con los países y ayuda a la gente. Así que son ellos los que decidirán quiénes serán sus líderes políticos. Nosotros nos ajustamos a esto. Nuestro enfoque es la estabilidad y la prosperidad.

AM: El otro elefante en la cacharrería es China. El FMI ha puesto a sonar la alarma.

C.L.: Debería decir el panda, no el elefante. (Risas)

AM: El FMI ha prendido la alarma en este caso, al decir que hay el riesgo de que la economía global sufra un descarrilamiento. ¿Existe el riesgo de caer en una crisis financiera como la de 2008?

C.L.: No hay motivo de alarma, pero estamos en alerta. Como ya le he dicho, la economía está creciendo. No hay una crisis aguda, pero vemos riesgos en el horizonte que podrían materializarse y complicar a los demás. China está claramente cambiando su modelo de negocio. Su crecimiento ha disminuido y es algo legítimo, teniendo en cuenta el nivel de desarrollo en el que se encuentra en este momento. China es una pieza clave, pues produce un efecto dominó en todo el mundo. Tiene además un impacto en la cadena de suministros china y en el precio de los productos básicos. Pero es una presión extra trabajar con un país que contribuye con el crecimiento de la economía mundial.

AM: Por último, sabemos que usted tiene un trabajo muy estresante y actualmente se enfrenta a un juicio. Usted está acusada de negligencia en un pago de 450 millones de dólares al empresario francés, Bernard Tapie. Me gustaría saber cómo esto afecta a su labor, sobre todo ahora que ha comenzado con su segundo mandato…

C.L.: Esto no afecta a mi labor en absoluto. Los abogados hacen su trabajo, se presentó una apelación, así que el proceso seguirá su curso.

¿Quién es Christine Lagarde?

*Directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) desde 2011. Fue designada nuevamente para un segundo mandato en febrero de 2016. Además, fue la primera mujer en ocupar el cargo de ministra francesa de Finanzas (2007 – 2011) y primera mujer ministra de Finanzas del G-8.

*Nombrada como la quinta mujer más poderosa del mundo por la revista Forbes en 2014 y como la mejor ministra de Finanzas en Europa por el Financial Times en 2009, recientemente fue elegida por la revista Times como una de las cien personalidades más influyentes del mundo.

*Está acusada de negligencia en un pago de 400 millones de euros al empresario francés Bernard Tapie, en 2008. Acusaciones que Lagarde niega.

*En su adolescencia fue miembro del equipo francés de natación sincronizada.


Compartir.

Dejar un Comentario