SPANGLISH: 40 MILLONES DE PERSONAS LO HABLAN

0

Denostado como celebrado, el spanglish se ha impuesto de tal modo que son 40 millones de personas quienes lo hablan a lo largo y ancho de Estados Unidos. Esto se desprende del estudio presentado por el profesor del Amherst College de Massachusetts, Ilan Stavans, en la Facultad de Filología de la Universidad de Barcelona semanas atrás. En palabras del catedrático, el spanglish es “una nueva manifestación verbal que merece un reconocimiento. Por otro lado, esta cifra transforma al spanglish en la fuerza y fenómeno verbal más importante de los últimos años en Estados Unidos. En la actualidad, hay ya 60 millones de hispanos, que constituyen la minoría más grande del país, y hay más latinos en Estados Unidos que canadienses en Canadá, y que españoles en España”.

Hace cerca de una década atrás, Stavans tradujo al spanglish la primera parte de la obra insignia de la lengua castellana, Don Quijote de la Mancha. Para el investigador, la aparición del spanglish implica diferentes factores, aunque en su opinión el principal es la inmigración hispana que arribó a Estados Unidos, ya sea por “razones políticas, económicas o sociales. Por eso se puede hablar de muchos tipos de spanglish: el dominicanish (mezcla del dominicano e inglés), el tex mex (mexicano e inglés) o el cubonix (cubano e inglés). Es que el spanglish es una lengua fronteriza e híbrida”.

Según Stavans –autor de libros como Spanglish (Harper, 2003) y Gabriel García Márquez: The Early Years (Palgrave, 2010), entre otros–, “las campañas políticas invierten más dinero en cadenas hispanas como Univisión y Telemundo que en locales como la CBS o NBC. Hay cadenas de televisión que emiten en inglés para latinos que producen sus programas en spanglish. Esto sucede con numerosas telenovelas que están grabadas en esta mezcla de español e inglés”.

Además, Stavans afirmó que en los últimos diez años hay escuelas que dan clases en spanglish y ya se han publicado 15 libros en este idioma híbrido que se hallan en bibliotecas públicas y que se utilizan en guarderías y en colegios. Es más, según su mirada, el español no sólo no debería considerarse en Estados Unidos una lengua extranjera, sino que tampoco se debería impartir en las academias como otro idioma: “Es una pena que la RAE menosprecie el término spanglish porque es un fenómeno callejero, de la gente pobre, sin acceso a la educación, al poder político”.

Una de los casos que Stavans destacó a la hora de percibir que esta mezcla de idiomas es un vehículo de comunicación que la elite política busca para comunicarse con las minorías, es el de Jeb Bush. El hermano del ex presidente George W. Bush está casado con una mujer mexicana y tiene un hijo que habla un spanglish “perfecto”, por lo que fue alistado por su padre para dar discursos en esta lengua en su campaña electoral, teniendo mucha aceptación por parte de la comunidad hispana.

¿El spanglish llegó para quedarse? Tal vez ya lo advirtió el gran escritor dominicano Junot Díaz, considerado por muchos un maestro del spanglish: “En Dominicana me dicen que no hablo español y en Estados Unidos, que no hablo inglés”.


Compartir.

Dejar un Comentario