AVEIRO: LA VENECIA PORTUGUESA

0

La ciudad de Aveiro no es un destino célebre por sus monumentos ni por su oferta patrimonial. En cambio, las estupendas playas que se extienden al norte y sur de su bahía brindan un encanto reparador. Es un sitio ideal como base de operaciones para moverse por la costa ya que cuenta con una buena oferta de alojamientos y restaurantes marinos, con el embrujo que le dan los canales que surcan la ciudad, repletos de barcas multicolores. Algunos la llaman la Venecia portuguesa. Visita a una colorida y luminosa villa costera que huele a mar y a sal.

Texto: Jorge Saldaña / Fotos: Fernando Feijó / Nuno Botto / Herberto Tamen / Sérgio Júdice / Adilia Pitta / Luis Miguel Cruz / Bernardete Tavares

Esta región lusa, situada en el norte del país muy cerca de la ciudad de Coímbra, sobresale por su animada arquitectura.

Esta región lusa, situada en el norte del país muy cerca de la ciudad de Coímbra, sobresale por su animada arquitectura.

Aveiro siempre ha estado ligada al comercio del mar, a la pesca y a la producción de sal. Desde la Edad Media, su población creció protegida y privilegiada por los monarcas, siendo un hito en su historia el momento en que la infanta Joana, la santa princesa hija de Afonso V, ingresó en el Convento de Jesús. En los siglos siguientes la ciudad conoció momentos de crecimiento, cuando los descubrimientos abrieron Portugal al mar y trajeron hasta las márgenes de la ría a comerciantes y navegantes procedentes de varios puntos de Europa. Pero también la ría, coincidiendo con el cierre en el siglo XVII del canal de comunicación con el mar, tuvo gran influencia en uno de los períodos de mayor crisis de la región. Fue durante el reinado del magnánimo João V cuando Aveiro fue elevada a la categoría de ciudad y, posteriormente, a sede de diócesis.

Embarcarse en un moliceiro y pasar por los canales de la ría. Un viaje por la ciudad como si fueran caminos de agua plateada.

Embarcarse en un moliceiro y pasar por los canales de la ría. Un viaje por la ciudad como si fueran caminos de agua plateada.

Ubicada a unos 220 kilómetros al norte de Lisboa, actualmente tiene una población aproximada de 80 mil habitantes. Parte de la ciudad está llena de canales, puentes y barcos pintados llamados moliceiros, similares a las góndolas de Venecia. Es por eso que también se la denomina la “Venecia portuguesa”. Aveiro está emplazada en las márgenes de su imponente ría, de 11 mil hectáreas de superficie de las que más de la mitad están siempre inundadas formando una laguna similar a la veneciana, por lo que fue necesario construir canales y otras obras que contengan el volumen de agua extra. Según el premio Nobel de Literatura José Saramago, la ría de Aveiro es como “un cuerpo vivo que une la tierra con el mar como un enorme corazón”.

Sí, el verdadero encanto de la ciudad lusa reside en sus costas. El clima es templado durante todo el año, y sus playas gozan de temperaturas agradables. Aveiro sorprenderá al visitante por sus grandes contrastes, ya que aquí se entremezclan las tradiciones rurales con la modernidad; y el desarrollo, la ciencia y la tecnología con la cultura, su identidad y su patrimonio.

Movilidad. Buga es el sistema de bicicletas gratuitas proporcionadas por el municipio. Ideal para recorrer sus calles.

Movilidad. Buga es el sistema de bicicletas gratuitas proporcionadas por el municipio. Ideal para recorrer sus calles.

Beira Mar. Es el barrio histórico de pescadores con callejuelas y casitas de color blanco, siendo junto con los canales lo más representativo de Aveiro. Allí se encuentra la Praça du Peixe (la plaza del pez) y el mercado donde se vende pescado fresco durante el día, pero por la noche la plaza se llena de gente para disfrutar de la gastronomía de Portugal en sus numerosos bares y restaurantes. Allí también se halla el Museu da Cidade que recoge el patrimonio cultural y el Museu Arte Nova –situado en un edificio modernista–, que propone un viaje a través del tiempo y del conocimiento.

Modernismo. A principios del siglo XX, con el retorno a Aveiro de los emigrantes enriquecidos en Brasil, los edificios empezaron a adquirir características inspiradas por el art nouveau. Eso hace que el centro reúna un conjunto de interesantes edificios modernistas. Las fachadas, en las que no son raros elementos en hierro forjado y piedra labrada, se desdoblan en arcadas y bow-windows. La decoración recorre columnas, rodea ventanas y puertas, y enmarca vidrios y paneles de azulejos, otro sello distintivo de la ciudad.

Sé de Aveiro. Localizada en pleno centro histórico, esta importante edificación religiosa fue fundada en 1423 por el infante Pedro. De la construcción original tan sólo queda una pared de piedra tallada, ya que el pórtico data de 1719. En su interior se encuentra el famoso Cruzeiro de S. Domingos de estilo gótico, que data de finales del siglo XV. Esta catedral sufrió varias restauraciones a lo largo de su existencia, y por ello es posible observar en ella diferentes estilos arquitectónicos, como el manierismo de sus capillas laterales, el barroco del coro alto, o el modernismo del presbiterio.

El barrio Beira Mar alberga la esencia de la ciudad, viejas casas entre callejuelas y canales inundados de olor a sal y mar.

El barrio Beira Mar alberga la esencia de la ciudad, viejas casas entre callejuelas y canales inundados de olor a sal y mar.

Museu de Aveiro. Alojado en el antiguo Convento de Jesús –levantado en la segunda mitad del siglo XV–, el museo contiene testimonios de Santa Joana, hija de Alfonso V, que vivió en la clausura de este monasterio hasta su muerte. Se cuenta que Santa Joana tuvo la determinación de ser monja, a pesar de la oposición de su familia y de su condición; posteriormente fue beatificada. Además, alberga una importante colección de obras de pintura, escultura, talla, azulejos y joyería.

Estación de tren. Forma parte de la línea do Norte y está localizada frente al Largo da Estação. Lo que diferencia a esta estación de muchas otras es el hecho de contar en su fachada con unos monumentales paneles de azulejos policromos (azules y amarillos) que representan escenas de trenes y actividades tradicionales de la región. Enfrente de la estación usted podrá deleitarse con un rostro deslumbrante tallado en una pared. Su autor: el artista callejero Vhils (Alexandre Farto, 1987).

Fábrica da Ciência Viva. Este museo es un espacio donde personas de cualquier edad podrán divertirse mientras descubren nuevos aspectos de la ciencia. Esta “fábrica” museo cuenta con dice zonas interactivas diferentes donde el visitante podrá conocer más sobre robótica, química, bioquímica y otras ciencias. Pertenece a la Universidad de Aveiro en colaboración con el centro de Ciência Viva.

Aveiro.

Aveiro.

Universidade de Aveiro. Es un verdadero museo de arquitectura portuguesa contemporánea al aire libre, donde se construyeron obras firmadas por Alvaro Siza, Eduardo Souto de Moura, Alcino Soutinho, João Luís Carrilho da Graça y Gonçalo Byrne.

Jeronymo Pereira Campos. Esta construcción es considerada uno de los mejores ejemplares de arquitectura industrial. Está hecha en arcilla roja y data de principios del siglo XX. En la actualidad, esta antigua fábrica funciona como un importante centro de congresos, espectáculos y conferencia de la región, e incluso cobija algunos servicios públicos. Frente a ella, y con el fin de promover la zona, fue construido un canal rodeado de paseos perfectos para caminar y andar en bicicleta.

Moliceiros. Tradicionalmente, los moliceiros se emplearon como barcas de carga y transporte, dedicados principalmente a la recogida del moliço, un alga marina utilizada para fertilizar los campos de cultivo. Delgados y coloridos, pintados en la proa y popa con dibujos tradicionales de colores vistosos que invocan hechos históricos o la devoción popular, los moliceiros tienen su salida de los muelles del Canal do Peixe.

Praia da Barra. Ubicada junto a la desembocadura de la ría de Aveiro, desde ella se puede observar la entrada y salida de los barcos de pesca de la zona. También el Faro da Barra y el Puente da Barra, y asimismo es recomendable pasear junto al muro que delimita la entrada a la ría. El faro es el más grande de Portugal, el segundo de la península ibérica y uno de los veintiséis más grandes de todo el mundo. La playa posee su propio centro turístico, donde encontrará tiendas y espacios con todo lo que pueda necesitar para pasar unas vacaciones inolvidables.

Los ovos moles (huevos blandos) son un dulce típico de la zona. Se elaboran con una mezcla indulgente de huevos y azúcar.

Los ovos moles (huevos blandos) son un dulce típico de la zona. Se elaboran con una mezcla indulgente de huevos y azúcar.

Costa Nova. Se halla a tres kilómetros de Barra. Costa Nova es un pueblo de veraneo con mucho encanto. Esta playa es característica por las casas de madera a rayas blancas y colores llamativos, herederas de los antiguos pajares que servían de almacén y cobijo a los hombres de mar. Los restaurantes están junto a la laguna, incluyendo marisquerías.

São Jacinto. A doce kilómetros de Aveiro, muy cerca de Costa Nova, está São Jacinto, un lugar de veraneo más completo que Costa Nova y Barra. Tiene una playa a 20 minutos muy agradable. Para los amantes de la cocina, es obligación comer en el restaurante A Peixaria, ubicado en la misma playa; allí podrán probar las más deliciosas y frescas variedades de pescado.

Torreira. Se encuentra a trece kilómetros al norte de São Jacinto. En su costa aún hay mucha tradición pesquera. Para comer es recomendable la Casa Passoiera, donde sirven buenos platos de carne y pescado. Otra localidad playera cercana es Espinho, con vientos estupendos para el surf.

Sabores. Para recobrar fuerzas luego de los largos paseos, nada mejor que los manjares regionales. Aveiro guarda en sus calles una gran tradición histórica que se refleja en sus productos gastronómicos. Los más recomendados: una caldereta de anguilas y un carnero à lampantana. Son una maravilla los deliciosos dulces de la región, donde los huevos y el azúcar hacen magia; por eso permita que los ovos moles (huevos blandos) despierten su paladar como si fueran trocitos de oro dulce.


Compartir.

Dejar un Comentario