CATHERINE OPIE: UNA VOYEUR ACTIVISTA

0

Tres muestras en simultáneo en la misma Los Angeles y una exhibición en Nueva York que cierra los primeros días de marzo hablan de un presente fulgurante para la fotógrafa Catherine Opie. Dueña de un imaginario provocador, las distintas inquietudes que fue amalgamando en su búsqueda artística –desde retratar la intimidad de la comunidad queer a la que pertenece hasta su irrupción en la casa de la superestrella de Hollywood Elizabeth Taylor– forman parte del recorrido que proponen los museos angelinos. Imperdible.

Texto: Ulises Parigi / Fotos: Gentileza MOCA Pacific Design Center / Los Angeles County Museum of Art | LACMA / Hammer Museum

Catherine Opie: La intimidad de Liz Taylor.

Catherine Opie: Portraits (en el Hammer). Ab., la intimidad de Liz Taylor.

Su figura voluminosa podría remitir a una de las “chicas Botero”. Pero sus ojos detrás de una cámara fotográfica buscan otros motivos. Desde los años 90, con la saga de retratos de la comunidad queer de Los Angeles a la que pertenece, sumado al escándalo que generó su autorretrato Pervert –en la imagen, Opie se sienta, con el torso desnudo, frente a la cámara con la palabra “pervertida” grabada en la parte superior de su cuerpo; sus brazos están perforados con clavos (46 en total) y su rostro está oculto con una capucha de cuero negro ceñido–, la producción de Catherine Opie (Ohio, 1961) ha estado en el foco de la tormenta.

Especializada en el registro documental, a través de su obra Opie ha investigado en aspectos ligados a la formación de una comunidad y la identidad sexual, haciendo retratos de algunos grupos como las comunidades LGBT, surfistas y jugadores de futbol americano. Ella está interesada en cómo las identidades son formadas por la arquitectura circundante. Ya lo advirtió en una vieja entrevista: “Creo que la fotografía es un medio interesante para debatir las cuestiones de identidad, por el aspecto de realidad que supone. Desde que se inventó, ha sido una gran fuente histórica de la forma en que vemos nuestras vidas y nuestro tiempo”. En ese punto, sus paisajes abstractos, las cabañas en hielo nevadas, las autopistas de concreto y las fotos de la primera toma de posesión del presidente Barack Obama son una prueba de ello.

Sin embargo, uno de sus últimos proyectos le generó un rango distinto. Se llama 700 Nimes Road, y si bien primero fue un libro (editado por el sello Prestel en octubre de 2015), hoy en día recubre las paredes del MOCA Pacific Design Center, en Los Angeles. Esta serie de 50 impresiones de gran tamaño implica un retrato íntimo de Elizabeth Taylor aunque con la salvedad de que la actriz no figura en una sola foto. Como compartían contable, a Opie se le ofreció el acceso exclusivo a la mansión de Taylor en Los Angeles, ubicada en 700 Nimes Road en el exclusivo barrio Bel Air, meses antes de su muerte. Por supuesto, en ese tiempo, ella no esperaba que la superestrella falleciera durante el proyecto; no obstante, cuando sucedió (marzo de 2011), Opie continuó con su trabajo, fotografiando su casa, mientras era lentamente desmantelada.

Catherine Opie: La intimidad de Liz Taylor.

Catherine Opie: La intimidad de Liz Taylor.

Ingrid Sischy, la periodista que falleció en julio de 2015, directora durante muchos años de la revista Interview, conocía bien tanto a Opie como a Taylor y se encargó de firmar uno de los textos del libro. Allí subrayó las diferencias entre ambas: “Para empezar, Taylor tuvo ocho maridos, si contamos las dos bodas con Richard Burton, y Opie tiene una esposa. Taylor era una loca de la ropa, que amaba la moda, ya fuese alta costura creada especialmente para ella o un caftán comprado en cualquier lado. Opie no tiene ningún interés ni conocimiento de la moda y lleva cada día y cada noche el mismo uniforme de vaqueros. Las diferencias son obvias pero son las afinidades las que hacen de estas fotos algo memorable. Tienen una honestidad y una claridad que es conmovedora y elocuente”.

En sintonía con este última cuestión señalado por Sischy, la fotógrafa rescató el hecho de que Taylor fuese la primera persona en hacer que el entonces presidente Ronald Reagan hablase sobre el sida: “Elizabeth Taylor fue importantísima en términos del apoyo que ofreció al principio de la investigación en busca de una cura o cualquier tipo de tratamiento. Así que eso me gustó. Fue como una continuación de ese hilo de pensamiento y de estar consciente de lo que significaba ser visible en ese momento. Y, por supuesto, Elizabeth Taylor es completamente visible”.

Mundos inspirados

Si para armar el mapa de objetos personales y pequeñas miniaturas que poblaban el hogar de la estrella de Hollywood Opie se basó en el trabajo que el fotógrafo William Eggleston hizo en Graceland, retratando las pertenencias de Elvis Presley seis años después de su muerte, a la hora de sentar las bases de su nueva incursión en el mundo del sadomasoquismo, el recuerdo de la serie X Portfolio (1978) de Robert Mapplethorpe le dio pie para generar su singular muestra O. Se trata de un avistaje en primera persona del mundo íntimo de la comunidad bondage de San Francisco. Hasta el 5 de septiembre se puede ver en el LACMA. Para finalizar, la última serie de retratos de Opie está en exhibición en el Hammer Museum y se enfoca predominantemente en sus amigos artistas, entre ellos Glenn Ligon, John Baldessari, las hermanas Kate y Laura Mulleavy y el novelista Jonathan Franzen. El cierre de la misma es el 22 de mayo.

Catherine Opie: Portraits se exhibe hasta el 22 de mayo en Hammer Museum, 10899 Wilshire Blvd., Los Angeles.

hammer.ucla.edu/

Catherine Opie: O se exhibe hasta el 5 de septiembre en Los Angeles County Museum of Art | LACMA, 5905 Wilshire Blvd., Los Angeles.

www.lacma.org/

Catherine Opie: 700 Nimes Road se exhibe hasta el 8 de mayo en MOCA Pacific Design Center, 8687 Melrose Ave., Los Angeles.

www.moca.org/visit/pacific-design-center/


Compartir.

Dejar un Comentario