ISLA DE BORNEO: OASIS VERDE

0

Borneo, tierra privilegiada de orangutanes, es la tercera isla más grande del mundo. Los amantes de la naturaleza sucumbirán al encanto de este fascinante destino, único por su diversidad. Decenas de miles de especies animales y vegetales viven en la isla. Desde el estado de Sabah, que significa “tierra bajo el viento”, hasta el de Sarawak, Borneo invita a realizar un viaje al corazón de un auténtico paraíso cubierto de bosques vírgenes, parques y reservas naturales que contienen una fauna y una flora intactas.

Texto: Ulises Parigi / Fotos: Chong Soudagar / Abdullah Usman / Lim Rajah / Jebat Radzi / Arjuna Kee Maloney / Soraya Sidek / Wong Xiang / Kee Ismail / Alvin Ghazi

KalimantanBorneo, localizada en el sudeste de Asia, es la tercera isla más grande del mundo. Pero no está conformada por un solo país, sino por tres diferentes: Brunei, un pequeño sultanato al norte de la isla, Malasia, ubicado en el centro y el norte y compuesto por los estados de Sabah y Sarawak, e Indonesia, situada en la región conocida como Kalimantan, que ocupa el 73% del territorio.

Hablar de Borneo es hacer referencia a una región próspera en flora y fauna: varios sitios de este paraíso asiático están clasificados como Patrimonio Mundial de la Unesco y cuentan con reservas naturales de escalas gigantescas. Entre las selvas y bosques vírgenes, más la suma de animales únicos como el orangután y el dragón de komodo, hacen de Borneo el destino perfecto para los amantes de la naturaleza.

IndonesiaLa isla fue descubierta por los famosos navegantes Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano en 1521 y a lo largo de su historia el territorio fue disputado por españoles, portugueses, ingleses y alemanes. De hecho, el nombre de Borneo es una referencia occidental que utilizaron los holandeses por primera vez durante la colonización de la isla. Actualmente, su población es muy diversa. En las costas predominan los malasios y los inmigrantes chinos, mientras que las poblaciones indígenas ascienden a unos 450 grupos étnicos que viven en las montañas del interior. Fueron las numerosas tribus que habitan en Borneo, las que han sabido preservar su cultura y patrimonio local, y las que prometen a los visitantes encuentros inolvidables en plena jungla.

Kalimantan (Indonesia).
tribus dayakOcupa dos partes de la isla y es el hogar de una de las selvas tropicales que aún sobreviven como pulmones de nuestra madre tierra. La Borneo indonesia, tierra de las  que viven aún de la misma manera que hace siglos, alberga profundos secretos y ricos tesoros. Los bosques milenarios son la morada de hermosas criaturas salvajes y un asilo para la mayoría de los orangutanes que quedan en el planeta. Los ríos son las carreteras al profundo interior de la isla: surcando los ríos Kapuas o Mahakam podrá acercarse a poblados de casas comunales en la selva. La mayoría del patrimonio de Kalimantan permanece bajo la extrema amenaza de los que buscan beneficiarse de sus tesoros naturales, así que urge visitar este increíble lugar antes de que sea demasiado tarde.

Parque nacional de Tanjung Puting.

 Parque nacional de Tanjung PutingOfrece la travesía ideal para el avistaje de orangutanes que viven libres en su hábitat natural, rodeados de monos narigudos, macacos, gibones, aves y flora y fauna exótica. Como para surcar el río Sekonyer se necesita un mínimo de tres días y dos noches, los pintorescos barcos tradicionales –klotok– serán vuestra casa en la que podrá disfrutar de abundantes y deliciosas comidas locales preparadas por un cocinero a bordo. Luego de visitar el campamento Leakey –centro de investigación y rehabilitación de orangutanes–, y también la aldea de Tanjung Harapan, donde podrá interiorizarse en la vida cotidiana de los nativos de Kalimantan, contemplar el anochecer desde el río es un atractivo por sí mismo. Despertar al amanecer rodeado de naturaleza y el ruido de la selva, es una sensación de ensueño.

Banjarmasin.

La Venecia de IndonesiaConocida como “La Venecia de Indonesia”, sus calles y casas de madera se asoman a los canales que forman un complejo laberinto fluvial y que lo transportará en el tiempo mostrándole los quehaceres cotidianos de sus habitantes asentados a orillas del río y los estrechos canales. Allí, con medios tradicionales, muchas personas buscan piedras preciosas y otros minerales en el río Paring. Perderse entre los mercados de Banjarmasin es el plan perfecto para románticos curiosos; el más importante de todos ellos: el célebre Bumi Selatat en el poblado de Martapura. Es recomendable navegar en una canoa de vivos colores –jukung– a lo largo del mercado flotante de Lok Baintan donde podrá contemplar las actividades que se hacen a diario en este peculiar mercadillo. Con las primeras luces del día centenares de mujeres acuden cada mañana en sus embarcaciones al mercado flotante para intercambiar sus productos.

Malasia.

MalasiaAtaviado en ser uno de los grandes crisoles culturales, es un país en el que nubes de incienso, casas chinas, templos hindúes y mezquitas malayas con su cúpula dorada se disputan el espacio con bulliciosos mercados y altísimos rascacielos. Lejos de las ciudades, la naturaleza indómita espera, en forma de selvas que gotean con las especies raras e inusuales, y arrecifes de coral repletos de tortugas, tiburones y peces tropicales multicolores.

Sabah (Malasia).

SabahSituado al oeste de la isla y bautizado como “la tierra bajo el viento”, el estado de Sabah es un verdadero jardín del edén tropical, un genuino santuario de la vida salvaje que merece la pena ser recorrido. Kota Kinabalu, la capital, es el punto ideal de partida para la aventura.

Parque nacional de Kinabalu.

La principal atracción del estado de Sabah. Dominado por el Monte Kinabalu –con 4.059 metros, es la cumbre más alta del sureste asiático–, el parque es un vergel para el senderismo. Abarca un área de 754 km² y sus montañas cuentan una fascinante historia geológica y “solamente” necesitaron un millón de años para asentarse. Declarado Patrimonio de la Humanidad, en él se encuentran especies endémicas que los caminantes pueden observar durante las distintas excursiones.

Isla Manukan.

Isla ManukanEs una de las cinco islas –Pulau Gaya, Pulau Sapi, Pulau Mamutik y Pulau Sulug son las otras– que forman parte del parque marino Tunku Abdul Rahman, muy próximo a la ciudad de Kota Kinabalu. Para llegar a estas islas del parque hay que tomar un ferry. Le esperan hermosos arrecifes de coral, que son ideales para el snorkeling y el buceo.

Pulau Labuan. A lo largo de la costa norte de Borneo, Pulau Labuan y sus seis islas forman un reconocido parque marino. Además de su fauna y su flora extremadamente ricas, Labuan es conocida por la posibilidad de bucear entre restos de naufragios, ya que allí se localizan vestigios de varios barcos que datan de la Segunda Guerra Mundial.

Parque nacional Komodo.

Parque nacional KomodoCélebre por cobijar a los enormes dragones del mismo nombre, está formado por veintinueve islas, conformando 2.139 km² de superficie total. Fue creado en 1980 con el objetivo de proteger a los dragones de Komodo, habituales de estas islas. Pase a ser esta la primera finalidad, también se protege su flora y sobre todo su rica fauna marina. Este lugar fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1991, y es actualmente una de las siete maravillas naturales del mundo.

Batu Caves. Este enorme templo hindú se halla dentro de una gigantesca cueva cerca del río Batu, a 13 kilómetros hacia el norte de Kuala Lumpur –la capital de Malasia–, más precisamente en el distrito de Gombak. Es uno de los monasterios hindúes más populares fuera de la India, y está dedicado a Murugan, dios de la guerra y de la victoria. En el exterior sobresalen pequeños mausoleos y una impresionante estatua dorada con más de 42 metros de altura. Otro ícono de este sitio es su escalinata con exactamente 272 escalones que llevan hasta la entrada de la cueva principal, todo un reto.

Sabores.

Isla de Borneo comidasA la hora de elegir en dónde comer hay que distinguir entre un rumah makan, que significa “casa para comer” –el equivalente a un restaurante–, y un warung o puesto de comida, menos suntuoso, donde los alimentos están dispuestos en tenderetes instalados en las aceras, ya que es costumbre cocinar a la vista de la gente. También podrá comer bien en los pasars o mercados, especialmente en los pasar malans o mercados nocturnos. Entre los platos más típicos cabe destacar el nasi goreng, que consiste en arroz en leche de coco, lentejas amarillas en salsa de soja, diferentes clases de col y coliflor, todo tipo de carnes guisadas en salsa roja y muy especiada, pescado rebosado y frito. No deje de probar el gado gado, una ensalada fresca de hortalizas con galletas de camarones y salsa de cacahuete. Pero lo que realmente es imprescindible degustar es el rijsttafel, un conjunto de una docena de platos variados. En ningún caso debe de desaprovechar la oportunidad de disfrutar de la amplia gama de frutas tropicales, con frecuencia preparadas en exquisitos y frescos zumos.


Compartir.

Dejar un Comentario