WARPAINT: CINCO DISCOS QUE CAMBIARON MI VIDA

0

Su nombre parece pronosticar algo que su música aún no ha tenido que exhibir. En verdad, Warpaint, el cuarteto que componen en la actualidad Emily Kokal (vocalista principal, guitarra), Theresa Wayman (guitarra, vocalista), Jenny Lee Lindberg (bajo, coros) y Stella Mozgawa (batería), hace poco honor a su nombre. Delicada, perfeccionista y exploratoria, su música es más apta para la estratósfera que para el barro.

A fines de septiembre vio la luz su tercer disco, Heads Up, otra muestra de su constante ascenso. Warpaint arrancó en Los Ángeles, en 2004; cuatro años más tarde lanzó un EP (Exquisite Corpse); en 2010, su álbum debut (The Fool), y en 2014, Warpaint. Sí, no muy productivas en principio. Pero sí con una constancia: labrar un imaginario consistente, donde los climas etéreos, los juegos de voces y la concisión instrumental retroalimentan su búsqueda.

A lo largo del mes pasado, el cuarteto recorrió gran parte de Estados Unidos presentando su flamante trabajo que ha sido producido por Jacob Bercovici. Una de sus integrantes, Jenny Lee Lindberg, se mostró asombrada por los logros del álbum: “Me siento realmente orgullosa de lo que hicimos, casi sorprendida y en shock. Cuando lo estábamos haciendo, pensaba: ‘¿Cómo va a sonar esto?’ Amo la forma en que todo se fusionó. Estoy muy orgullosa y siento que es una evolución de la banda. Suena a una versión madura de Warpaint”.

Si bien a mediados de octubre las chicas se van de gira por Reino Unido, todavía le quedan fechas en Estados Unidos para que el público pueda disfrutar de sus canciones: el jueves 6 en Boston, el 7 y 8 en Nueva York, el 12 en San Francisco y el jueves 13 en California. Aquí los cinco discos que le cambiaron la vida a la baterista del grupo, Stella Mozgawa.

ABBA – Gold

ABBA – Gold

ABBA son como mis Beatles, la esencia para escribir canciones trascendentes. Salvo Steely Dan, mis padres no escuchaban música “blanca”. Di con ABBA cuando ellos se fueron un fin de semana, y hubo una fiesta en casa de unos amigos. Yo era muy pequeña, pero sus canciones me marcaron definitivamente.

Brian Eno – Before And After Science

Brian Eno – Before And After Science

En la época que lo compré, corría 2004 –había empezado la universidad–, era el disco que más escuchaba junto a Fear de John Cale. Es un álbum que realmente explora el espectro entero de su talento y estilo, aunque no solo por eso me interesa. Pese a que sigue siendo fácil de escuchar, aún es totalmente intransigente.

Chaka Khan – I Feel For You

Chaka Khan – I Feel For You

Extraoficialmente, éste fue el primer disco que escuché. Hay un video casero en el que estoy bailando en pañales uno de sus grandes temas, This Is My Night. Por eso tiene un valor sentimental enorme. Es un álbum pop muy redondo. Y me encantan todos los elementos bailables y funkys que tiene.

Steely Dan – The Royal Scam

Steely Dan – The Royal Scam

La primera vez que escuché un vinilo fue éste. Quedé embelesada. Tendría doce años. Mi padre se jactaba de su equipo de sonido. Y solía ponerlo a prueba con Gaucho de Steely Dan. Sin embargo, The Royal Scam lo escuché infinidad de veces y además me sirvió para testear mis primeros golpes en la batería.

The Mothers Of Invention – Uncle Meat

The Mothers Of Invention – Uncle Meat

Tendría 13 años. Estaba en Polonia de vacaciones con unos amigos. Y uno de ellos, que era más grande que nosotros (tendría 18 años), me pasó unos discos de Frank Zappa. No podía parar de escucharlos. No obstante, Uncle Meat continúa siendo mi favorito. La portada es el perfecto ejemplo de su música: tan grotesca como aleatoria, como si fuese un collage dadaísta.

 


Compartir.

Dejar un Comentario