MARK LANEGAN: LOS CINCO DISCOS QUE CAMBIARON MI VIDA

0

Mark Lanegan es una leyenda del rock norteamericano. Fue compañero de salidas de Kurt Cobain (Nirvana) y puntal del grunge al frente de Screaming Trees, aportó su voz cavernosa en muchas canciones de Queens of the Stone Age y llevó a cabo un dueto inesperado con la dulce Isobel Campbell, y hasta prestó sus servicios vocales en The Gutter Twins y Soulsavers, entre otros. Pero Mark Lanegan (Washington, 1964) también se las ha arreglado solo.

Con varios discos solistas en su haber, a principios de este 2014 vio la luz Has God Seen My Shadow? An Anthology 1989-2011, un álbum con 32 temas que revisita toda su auspiciante carrera; y el año pasado lanzó Imitations, “usando algunas de las canciones que me encantaban de pequeño y algunas que me han gustado al hacerme mayor”, remarcó. Un disco que sigue presentando alrededor del mundo entero. Y que en estas próximas semanas lo tendrá como invitado del príncipe oscuro Nick Cave y sus Bad Seeds en algunas fechas del australiano en Estados Unidos en julio (miércoles 2 en Seattle, sábado 5 en Portland y lunes 7 en San Francisco).

“Incluso aunque sea un disco de Mark Lanegan, siempre estoy colaborando con gente. Hasta que sea capaz de tocar todos los instrumentos como Prince, o quien sea que haga eso, Gary Numan, no sé. Siempre será una colaboración”, dijo hace poco. Estaba hablando de su nueva contribución con QOTSA para el nuevo programa del inefable chef Anthony Bourdain en CNN, Parts Unknown. Y la participación en un compilado en homenaje al recordado héroes del punk Jeffrey Lee Pierce (cantante de The Gun Club).

Estos son los cinco discos que le cambiaron la vida.

Miami – The Gun Club

Nunca había escuchado algo así antes. Tendría 16 años. Me gustó pese a que era un poco escalofriante. Lo describían como “serial killer music”. Es su segundo disco y las canciones son muy personales y accesibles al mismo tiempo. Fue un honor participar recientemente en un homenaje a su líder, Jeffrey Lee Pierce.

Country Life – Roxy Music

Gary Lee Connor (guitarrista de Screaming Trees) me lo pasó. Aún hoy en día adoro escucharlo. Nadie canta como Brian Ferry. Si había un cantante en mi colección de discos al que me gustaría parecerme, era él. Hubo una época que escuchaba continuamente una canción como The Thrill Of It All; es insuperable.

Closer – Joy Division

No sé cómo me crucé con Joy Division, pero creo que al poco tiempo que salió el disco, yo poseía una copia en casete de Closer. Lo tenía en el estéreo del auto y lo escuchaba sin cesar. Recuerdo también que era invierno y que conducía yendo al trabajo unas 50 millas, con la compañía de ese gran álbum.

Radioactivity – Kraftwerk

Amo todos los discos de Kraftwerk pero éste, por alguna razón, es al único que regreso más seguido. Hubo un tiempo en que podía escucharlo todas las noches con la luz apagada. Me quedaba mirando a través de la ventana y me dejaba guiar por las luces de la ciudad. Era la forma más encantadora de escucharlo.

A Moment To Pray, A Second To Die – The Flesh Eaters

Llegué a este disco porque el cantante, Chris D, había producido el álbum debut de Gun Club. A Moment To Pray, A Second To Die es mi disco favorito de toda la vida. Es perfecto desde el principio hasta el fin. No tiene nada que ver con nada igual. Las letras de Chris D tenían mucho de las novelas de Jim Thompson.

Gun_Club_-_Miamicountry-lifefleshcoverbp_wolff4jukebox

 


Compartir.

Dejar un Comentario