HOTELES CURIOSOS: CONFORT Y ARTE

0

Que el arte es parte indispensable en la historia de la cultura humana es un hecho. Aunque no son la mayoría, en el mundo hay muchísimas personas que hacen del arte una prioridad dentro de sus vidas. Poseer y estar rodeados de objetos artísticos supone un valor agregado para todo lo que hagan. Aquí una guía indispensable de hoteles que conjugan el anhelado descanso con la experiencia placentera del arte.

Texto: Silvina Batallanez / Fotos: Gentileza Museum Hotel y Firmdale Hotels

El Museum Hotel de Louisville, Kentucky

Impecable. El Museum Hotel de Louisville, Kentucky, es una referencia obligada dentro de la especialidad. Abajo, una vista de su bar.

A la hora de viajar, los problemas pueden empezar con la elección del sitio de alojamiento. En general, el mundo está lleno de hoteles pensados solamente como un rincón práctico para estar de paso, con entretenimientos varios y otros servicios de bienestar; lujosos, intermedios o baratos, algunos suelen carecer de una creatividad sentida, que los termina acercando a la idea del antropólogo francés Marc Augé, los “no lugares”, sitios anónimos y carentes de identidad. Lejos de esa visión se encuentran los dueños de la cadena hotelera Firmdale: Tim y Kit Kemp. Ellos están seguros de que los hoteles deben ser lugares para ser bien vividos y que el buen vivir encuentra su elixir a través del arte. Por eso el Soho Hotel de Londres fue concebido con la idea de que todo él debe exhalar e inspirar arte hasta hacer sentir a sus huéspedes como los más dignos protagonistas del goce artístico. Para ello, cada espacio ofrece algo de la colección privada de la familia Kemp. Inaugurado en 2004, fue construido sobre la estructura de un antiguo estacionamiento. La vista exterior también hace las veces de museo histórico londinense porque sus ladrillos a la vista y los enormes ventanales seccionados rememoran el tipo de construcción típica industrial de finales del siglo XVIII. Nada más dar el primer paso hacia la recepción, el huésped es recibido y sorprendido con una de las piezas más impresionantes de la colección, un enorme gato negro de bronce de tres metros de altura, una creación única del artista colombiano Fernando Botero.

Resto del Museum Hotel de Louisville, Kentucky

Resto del Museum Hotel de Louisville, Kentucky.

Aunque el diseño del hotel se caracteriza por el predominio del arte abstracto –la comunión espeluznante de metal, piedra, cristal y roble–, las salas de estar respetan el tradicionalismo inglés: muebles de estilo victoriano combinados con los de estilo art noveau y detalles minimalistas entre colores tan intensos como cálidos que invitan a un divino reposo. La decoración de las habitaciones tampoco se aleja de los aires típicos ingleses, pero ninguna es igual a otra. El cine también es parte de este hospedaje. Posee dos salas con butacas de cuero rojo y piel de pony. Toda una excentricidad. Gracias a las mentes que saben complementar de manera brillante excelentes negocios con buen gusto, cada vez son más los hoteles que a escala global apuestan por basar su estructura, decoración y variedad de ofertas en los multifacéticos caminos que se inscriben en el mundo del arte.

El punto está en que tanto para los conocedores como para los curiosos, alojarse rodeados de obras de arte auténticas y carísimas o pernoctar en una habitación que es considerada una obra de arte en sí misma, representa una experiencia muy valiosa, quizá la más importante dentro de un plan de viaje.

070928_ 0006El punto está en que tanto para los conocedores como para los curiosos –exigentes y llenos de afán por sensaciones nuevas, generalmente extravagantes–, alojarse rodeados de obras de arte auténticas y carísimas o pernoctar en una habitación que es considerada una obra de arte en sí misma, representa una experiencia muy valiosa, quizá la más importante dentro de un plan de viaje. Para aquellos que deseen ser parte de la obra, aunque sea por unos días, hay varias ciudades europeas con hoteles que ya son íconos en el mundo del arte y el diseño. En Alemania se encuentra el Hotel Arte Luise, un tres estrellas que se destaca por haber sido concebido en la idea de que cada habitación fuera una obra de arte en sí misma. Ubicado en el centro de Berlín, es el resultado del trabajo de unos cincuenta artistas que crearon estancias únicas a cambio de una parte de los beneficios del hotel. Con vista a la puerta de Branderburgo, uno de sus mayores atractivos es la suite futurista creada por Jochen Schmiddem. Esta impresionó tanto a Steven Spielberg que decidió convocar al autor para que creara el decorado de Minority Report. Con sus cincuenta habitaciones únicas e inclasificables decoradas tanto con lienzos de diferentes colores, cómics y fotografías, este universo temático es un refugio ideal para los apasionados por el arte contemporáneo. Además, se caracteriza por el detalle de poseer una biblioteca especializada en todo lo relacionado con Berlín. La misma tiene una escalera repleta de citas literarias, la cual es considerada monumento histórico.

Bar de El Museum Hotel de Louisville, Kentucky

Bar del Museum Hotel de Louisville, Kentucky.

Siguiendo este hilo, en Copenhague (Dinamarca), con motivo de publicitar la salida de un automóvil pensado para un público joven, Volkswagen dio a luz el Hotel Fox. Las sesenta y un habitaciones del Park Hotel fueron completamente vaciadas y pintadas de blanco para que 40 artistas agrupados en 21 fi rmas de diseño procedentes de varios países del mundo, llevaran a cabo la recomposición de espacios novedosos. Cada habitación es un particular universo creativo. Hospedarse en cualquiera de ellas significa dar rienda suelta a la fantástica tarea de explorar de manera consciente el prólogo del sueño alucinante posterior. Porque hundirse en algunas de sus almohadas puede llegar a experimentarse como algo muy cercano a lo que se describe sobre la vivencia de Alicia en el país de las maravillas. La libertad de creación es parte del aire que se respira ante cada umbral. Ninguno es igual a otro, ni remotamente. Las temáticas van desde la emblemática Heidi de los Alpes, pasando por fantasías espaciales, manga japonés, monstruos simpáticos, relieves tridimensionales, impensadas reflexiones plasmadas en paredes, cortinas y sábanas, hasta cierto estilo alusivo al período rococó.

La cadena de hoteles Derby ya es un clásico en Barcelona y tiene una exhibición permanente de piezas de artistas tales como Picasso, Dalí, Guinovart, Tápies y Miró, entre muchos otros.

Obra en El Museum Hotel de Louisville, Kentucky

Obra en el Museum Hotel de Louisville, Kentucky.

La innovación y lo clásico se unen en la diversidad (hay para todos los gustos y estilos) de estos novedosos edificios turísticos que plasman su objetivo en la búsqueda por brindar una forma culturalmente rica de placer. La cadena de hoteles Derby ya es un clásico en Barcelona y tiene una exhibición permanente de piezas de artistas tales como Picasso, Dalí, Guinovart, Tápies y Miró, entre muchos otros. En la misma ciudad, el hotel Claris posee esculturas de los siglos II al X de arte hindú; además de una magnífica colección de grabados originales encargados en su momento por el mismísimo Napoleón Bonaparte, como así también piezas milenarias de arte egipcio. Su restaurante, el East 47, está decorado con pinturas originales de Andy Warhol. Cuando se trata de ir más atrás en el tiempo, los buscadores de tesoros pueden darse el lujo de arribar con sus valijas al primer “boutique museo hotel”. Ubicado en el centro histórico de Estambul, este aposento de primera categoría es en sí mismo una galería de antigüedades de la sorprendente Constantinopla. El Eresin Crown está levantado sobre la antigua sede del gran palacio de Sultanhmet. Cuenta su historia que mientras se llevaban a cabo los trabajos de remodelación, se produjo el hallazgo de cuarenta y nueve piezas de enorme importancia arqueológica.

070503_06_ 0096

La cafetería del Haymarket Hotel. Las dos primeras fotos del artículo también pertenecen a este establecimiento londinense.

Con el objeto de preservar en el mismo sitio donde fueron descubiertas las valiosísimas antigüedades que datan de las épocas helenísticas, romanas y bizantinas, el proyecto de hotel cinco estrellas le tendió la mano al de un museo. Cada pieza tiene un lugar de privilegio expositivo a lo largo y ancho del edificio. Uno de los mejores hallazgos que puede disfrutarse en una preciosa sala de estar, son las paredes de una antiquísima cisterna. La decisión de los diseñadores de dejar a la vista muchas de las paredes y columnas originales, le permite al huésped la oportunidad de experimentar algo así como dormir en medio del Museo de Arte e Historia de Londres, pero con muchos más servicios y espacios acogedores. Las habitaciones son clásicas, de suntuoso lujo moderno, decoradas con lienzos y los más exquisitos muebles antiguos. Estas exposiciones que acompañan continuamente la vida del hotel se complementan con una delicada colección de 168 imágenes pertenecientes al turco Gültekin Cizgen. Por otro lado, en Louisville, Kentucky, el Museo Hotel está construido justamente en un edificio histórico. Y como su nombre lo indica combina ambas funciones. El arte contemporáneo es su premisa. Amplias salas de exposición se confunden con los salones de estar, realzando así la fantástica sensación de sentirse rodeado de las creaciones más irreverentes de hoy en día. Asimismo, el diseño de las habitaciones y otros espacios están perpetrados a partir de las creaciones más infl uyentes del art decó.


Compartir.

Dejar un Comentario