RENATA ADLER: LANCHA RAPIDA

0

Renata Adler ya se había granjeado una fama de periodista incendiaria y polémica en la revista The New Yorker antes de publicar en 1976 su primera y ya mítica novela, Lancha rápida, una de las obras estadounidenses de culto de la segunda mitad del siglo XX. Jen Fain, la protagonista, es una joven periodista sin objetivos, aparentemente incapaz de establecer ningún vínculo romántico o plantear una pregunta directa, pero, sin embargo, logra poner en el punto de mira las sutilezas de la vida. Compartimos el inicio de un texto –ahora por suerte reeditado en español– que se adelantó varias décadas a la escritura telegráfica e impaciente que vemos en Twitter, Facebook o los correos electrónicos y que rige nuestros tiempos.

Texto: Renata Adler / Foto: Gentileza editorial Sexto Piso

Enroque

El cielo oblicuo.

El cielo oblicuo.

Nadie murió ese año. Nadie prosperó. No hubo nacimientos ni matrimonios. Se escribieron diecisiete sátiras reverentes: alterando un cliché y, es de suponer, creando un género. Eso fue un sueño, por supuesto, pero he descubierto que muchas de las cosas más importantes son las que aprendes durmiendo. La oratoria, el tenis, la música, esquiar, los modales, el amor; lo intentas despierta y tal vez dudas ante el obstáculo, pero enseguida has dado el salto. Has cogido el ritmo, de una vez por todas, durmiendo por la noche. La ciudad, por supuesto, puede destruirlo. Hay mucho insomnio. Muchos ritmos que colisionan. La dependienta, el casero, los invitados, los transeúntes, dieciséis variedades de circunstancias sociales en un día. Aquí todo el mundo tiene el poder de cuestionar toda tu vida. Demasiadas personas tienen acceso a tu estado de ánimo. A algunas personas les es indiferente caer mal, hasta lo disfrutan. Casi nadie que yo conozca.

–Es de lo más estúpido izar las velas cuando el viento sopla en contra –dijo la esposa del magnate italiano del agua mineral en la cubierta de su hermosa goleta, que había permanecido todo el verano en el puerto–. Porque entonces las pierdes.

Una rata enorme se me cruzó anoche en la calle Cincuenta y siete. Salió de debajo de una valla de madera en un solar que hay cerca de Bendel’s, hizo una pausa por el tráfico y luego cruzó a la acera del lado norte, se detuvo un rato en la oscuridad y desapareció. Ha sido mi segunda rata esta semana. La primera la vi en un restaurante griego donde hay alféizares a la altura de la rodilla en todas las ventanas. La rata corrió por los alféizares directamente hacia mí y luego pasó de largo.

–¿Has visto eso? –preguntó Will, dando un sorbo a su cerveza.

–Un ratón grande –dije–. Ahora hay ratones pequeños hasta en los buenos hoteles, en los bares y en los vestíbulos. Había visto a Will por última vez en Oakland; antes de eso, en Luisiana. Es abogado. Entonces capté algo a mi izquierda, tal vez un sobresalto producido por mi visión periférica, que se acercaba a mi cara muy deprisa. Se me cayó el tenedor.

–Ibas bien –dijo Will, sonriendo–, hasta que has perdido la calma.

Tangoman.

Tangoman.

La segunda rata, por supuesto, podría haber sido la primera rata en una zona más alejada del centro, en cuyo caso o bien la rata me está siguiendo, o tiene las mismas costumbres y horarios que yo. No obstante, creo que la cordura es la opción moral más profunda de nuestro tiempo. Dos ratas, pues. Los taxistas ni siquiera pueden oírte cuando les dices la dirección a través de esas nuevas mamparas, que la verdad es que no me parecen a prueba de balas, aunque, por supuesto, nunca lo he comprobado. A prueba de sonido sí. Y desde luego, los dedos se te atascan en los nuevos receptáculos para el dinero. Bueno, alguien vendió las mamparas de seguridad. Alguien las compró. Un chanchullo, sin duda. No parece existir un espíritu de los tiempos. Cuando empecé a levantarme de la cama insólitamente temprano, Will, que se queda dormido con una violencia que contrasta con su delicadeza en la vida de vigilia, dijo:

–Quédate aquí. La angustia es común.

Sí que encontré un taxi para ir a casa, bajo la lluvia, a las puertas de una armería.

–Por el índice Dow Jones –dijo el padre, levantando su copa.

Cumplía sesenta y ocho años. Tenía el cabello y el bigote plateados.

–Cada uno a su manera –dijo el hijo con una sonrisita–.

El no era radical. Había estado metido en venta al descubierto. Rieron. Toda la familia –hasta los nietos, en su mesa separada– bebió. El momento pasó.

Aquí todo el mundo tiene el poder de cuestionar toda tu vida.

Sola en el coche deportivo, acelerando por el campo, yo cantaba al compás de la emisora de radio, con el volumen a tope. Janis Joplin. No era la más alegre de las canciones, ni por asomo, pero sí uno de los versos más bonitos. “Libertad es sólo otra palabra para decir que no queda nada que perder.” En cierto modo, supongo.

–Aquí no hay lágrimas –dijo el joven obrero de la construcción en el funeral, cuando el viejo dirigente del sindicato, con dos apoplejías, tres ataques al corazón y una enfermedad pulmonar, murió por fin–.

–Es verdad –reconoció el sacerdote, examinando a los asistentes al funeral en la catedral–. No hay lágrimas. O el velatorio ha durado demasiado o era un hombre duro, duro.

–Los demás nunca morirán –dijo un joven político negro con gran amargura–. Los ves salir trastabillando de sus limusinas. Todos irlandeses, todos seniles, todos con apoplejías. Los sindicalistas. Hasta sus mujeres tienen trastornos cardíacos. Pero ahora lo sé. Nunca van a morir.

–Morirán, seguro –razonó el sacerdote con buen criterio–. El más joven tiene setenta y seis años. Ya verás. Llegará su hora.

–Por el futuro, pues –dijo el político negro–.

–¿Vamos a tu casa o a Elaine’s? –preguntó el joven–.

Eran las tres de la mañana. Se había divorciado recientemente. La misma pregunta se estaría oyendo en ese mismo momento en taxis de toda la ciudad de Nueva York.

–A Elaine’s –dije.

El fin.

El fin.

Allí fuimos. A Elaine’s, por el índice Dow Jones, por el futuro, pues, para preservar la tranquilidad doméstica. Libertad significa nada que perder; los receptáculos de monedas de los taxis son audífonos en los que se te quedan pillados los dedos; cuando las imágenes pasan demasiado deprisa es como despertarse y tratar de orientarse en la cama. ¿A qué lado puede estar la pared, a qué lado está el norte, a qué lado está el centro, qué ciudad es, para empezar? En algunos de los mejores moteles de autopista, cerca de aeropuertos, hay Magic Fingers, un artefacto que, si echas veinticinco centavos en una caja metálica, agita la cama durante sesenta segundos, como si te acunara para que te duermas tranquilamente. No tiene nada que ver con dedos. Es más bien como dormir en un tren cuando las vías están en buen estado. Una pegatina en la caja metálica dice que puedes instalar Magic Fingers en tu propia casa. No conozco a nadie que lo haya hecho.

Trabajo para un periódico sensacionalista, el Standard Evening Sun. Desde que tengo este empleo, he salido con cuatro hijos de famosos, dos hombres de negocios con novelas inacabadas, tres escritores con la costumbre de preguntarme “¿Puedo usar eso?”, cuando decía algo que les parecía típico, y un director revolucionario que me daba unos golpecitos en el pelo y decía “Eres muy dulce”, cada vez que le preguntaba algo. Me he sentado en peldaños fríos, temblando, con una banda de quince radicales de los cuales diez se psicoanalizaban y seis llevaban lentillas. Las cosas han cambiado mucho, varias veces, desde mi infancia y, como todo el mundo en Nueva York salvo los intelectuales, he vivido varias vidas y todavía vivo algunas de ellas.

Durante un tiempo, pensé que no tenía intereses reales: ni teatro ni conciertos ni museos ni colecciones de sellos. Sólo ambiciones y lazos personales de cierta intensidad. Con diferentes clases de personas. Me estaba convirtiendo en una sanguijuela de la vida emocional. Ahora las ambiciones han derivado hacia los intereses. He perdido mi percepción del conjunto. Espero a que los sucesos tomen forma. Recuerdo a alguien que dijo: “Has de macerarte en las cosas”. Así que me maceré, en thrillers, en anuncios, en revistas de actualidad. Esa misma persona anotaba “atemperado” y “discutible” en todos los márgenes de lo que escribían nuestros redactores de necrológicas. Ahora pienso en “atemperado” y “discutible” varias veces al día.

Barullo.

Barullo.

En el campo, donde crecí, no había tantos acontecimientos. Las cosas nunca se salían demasiado de tono. La casa estaba casi siempre dormida y hablábamos muy bajo. Cuando mi padre se levantaba a las seis para dar su paseo o nadar antes del desayuno, los niños, que nos habíamos acostado mucho después de medianoche, estábamos durmiendo. Cuando mi padre volvía de su oficina a mediodía, los niños, pálidos y silenciosos, nos uníamos a él mientras comía, y desayunábamos. Después de comer, mi padre echaba la siesta, y, a las tres, mi madre, habiéndolo visto marcharse otra vez a la oficina, subía a descansar una hora. La familia sólo estaba despierta y reunida en la cena, después, mi padre se iba a su cuarto y mi madre se quedaba un rato abajo para hablar con los niños. En resumen, veinte horas de veinticuatro, el silencio del sueño flotaba sobre la casa. Nadie pensaba en despertar a nadie. En ocasiones, un niño estúpido ataba un petardo a un cangrejo de río o a una rana y encendía la mecha. O le daba un terrón de azúcar a un mapache, que a su manera extraña y obsesiva lavaba ese azucarillo en un arroyo hasta que no quedaba nada.

En cambio aquí… Pensaba en por qué las víctimas de alguna pequeña tragedia extraordinaria –los padres de una niña a la que un chico mayor trastornado acababa de lanzar desde el tejado de su vivienda o el hijo modélico que había perdido la cabeza y matado a un amigo– nunca me cerraban la puerta en las narices cuando iba a pedir una entrevista. Nunca lo hacen. Abren la puerta, sacan el álbum familiar y cuentan las anécdotas del bebé. Pensaba que se debía a una lealtad al recuerdo, o a una voluntad de ordenar los papeles. Sigo pensando que es en parte eso y en parte consecuencia de estar anonadados por la publicidad y el dolor. Pero ahora sé que sobre todo se trata de una desesperación por intentar complacer, de una disposición tan arraigada y amable que está marcada a fuego en la conciencia.

Creo que un tono de indignación moral, usado con demasiada frecuencia, es desagradable.

En la cuestión de los dóberman, me gustan los perros que son más grandes, peludos y simpáticos y duermen un montón, los que tienen ojos tristes debajo del pelo. Cuando era niña, había una señora en nuestra calle que tenía un dóberman, criado para ser anguloso, fiero y estilizado, como lo son todos, como un lobo afilado. Eso significaba que cuando el hijo de un vecino iba en bicicleta por la calle asfaltada, si el dóberman estaba suelto, el niño tenía que saltar de inmediato desde la bicicleta y, con las rodillas magulladas, agazaparse detrás de un muro alto de piedra hasta que el propietario llamara a su perro. El perro estaba consagrado a la señora, que resultó que tenía cáncer. Durante años, pensé en la devoción de los dóberman por sus propietarios y su salvajismo frente a otras personas como algo casi en su favor. Casi. Luego leí un artículo de periódico sobre un dóberman que, después de muchos años, se había vuelto contra su dueña, una señora anciana. Cuando la encontraron a la mañana siguiente resultó que la señora había corrido de habitación en habitación, tratando de cerrar la puerta antes de que el perro llegara a ella, simplemente demasiado débil o demasiado desconcertada para escapar del animal. Una historia de amor había ido por mal camino, podría decir alguien en un momento de desilusión. Por muy mal camino.

Comedia con fantasmas.

De vez en cuando trabajo con Will en la fundación, reescribiendo solicitudes de subvenciones. Técnicamente no existe un trabajo así, pero eso es lo que hago. Trato de reciclar a la gente de “el cine es el medio” y “la televisión por cable para el gueto” y ayudo a fanáticos de Blake y a reformadores de la calle que trabajan con tesón. En ocasiones, me despisto o pierdo el hilo. Los utópicos que se despiertan tarde, sobre todo, son persistentes como el mercurio. Yo misma soy fanática, aunque no sea una mujer de temperamento. Me pongo nerviosa cuando se monta una escena. Robé un mantel de un motel en Angkor Vat en una ocasión. El botones se indignó. Tuve que devolverlo. Para fomentar el bienestar general y garantizar las bendiciones de libertad para nosotros mismos y la posteridad; creo en todo eso. Voy a fiestas casi siempre que me lo piden. Creo que un tono de indignación moral, usado con demasiada frecuencia, es desagradable. Me levanto a las ocho. Muchas veces me tomo una copa antes de las once. En cierto modo, he superado con creces mis propias marcas en esta vida.

Estaba tumbada en la cubierta de un barco en el Mediterráneo en un día sin viento. Era extraño que tuviera que estar allí, pero no más extraño que mi trabajo, o que los barrios bajos o los sitios donde la gente se encuentra cuando cambia su suerte. Una chica de dieciocho años tomaba el sol con gran seriedad. El resto de nuestro grupo estaba nadando o jugando a cartas bajo cubierta o bebiendo mucho. La chica era rubia, tímida y lacónica. Después de dos horas de silencio bajo ese sol, habló:

–Cuando te pones morena –dijo–, ¿qué es lo que te pones?

He dado muchas vueltas en los cortos períodos entre meses de inactividad. Tengo tendencia a quedarme atrapada en los sitios. En la primavera de 1967 estaba atrapada en Luxor, Egipto. El periódico me había enviado a El Cairo. Había altavoces y manifestaciones airadas en las calles. Fui a las pirámides y monté en camello. Luego asistí a una reunión en la embajada. El ministro de Exteriores habló de las opciones israelíes y de la guerra de desgaste. Yo lo apunté. Tomé un avión a Luxor, un Iliushin, y visité las tumbas. Llegué a mi vuelo de regreso a El Cairo con tres horas de antelación. Lo mismo hicieron los demás. Nos dijeron que nuestro avión había sido asignado a un grupo de estadounidenses en visita bíblica llamado “Nueve días en Tierra Santa”, cuyo vuelo se había cancelado. La gente que tenía reservas se quedó sin avión. Yo estaba desesperada. Empecé a gritar ante el mostrador de un funcionario del aeropuerto. Lo apuntó. Uno de los dos guías de la visita bíblica dijo que si una sola persona de su grupo se quedaba en tierra, la visita nunca volvería a Egipto. Me pregunté adónde más los llevaría su “Nueve Días en Tierra Santa”. Anaheim, Azusa, Cucamonga. Estaba desesperada. El piloto egipcio me miró un segundo. Justo antes de despegar me condujo a la cabina de mando, donde me senté, con uno de los dos guías del grupo, detrás de él. El guía de viaje amenazante se quedó en tierra. Volamos con cierta euforia. Al cabo de unos días estalló la guerra.

Traducción: Javier Guerrero

Libros recomendados del mes

El fin

Soledad Puértolas

(Anagrama)

Comedia con fantasmas

Marcos Ordóñez

(Libros del Asteroide)

Tangomán

Kepa Murua

(El Desvelo)

El cielo oblicuo

Belén García Abia

(Errata Naturae)

Barullo

Rodrigo García

(La Uña Rota)


Compartir.

Dejar un Comentario