MITOS: ¿PENSAR QUEMA CALORIAS?

0

Sin dudas, el cerebro es el órgano del cuerpo humano que más incógnitas despierta. Su funcionamiento, sus mecanismos internos y sus actividades, motivan tantos estudios como mitos a develar. Uno de ellos afirma que los esfuerzos mentales y excesos de pensamientos hacen que el cerebro queme más calorías de lo habitual. Según varios estudios, la respuesta no es tan simple y el mito sólo sería cierto de una manera relativa.

Si se tiene en cuenta que el cerebro consume el 20% de la energía corporal y su peso representa solo el 2% de todo el cuerpo, es lógico pensar que se trata de un órgano que consume mucha energía. Pero esto es válido para cualquier caso en el que el cuerpo esté quieto. Claude Messier, profesor de la Universidad de Ottawa, Canadá, explicó: “En teoría, sí, una tarea mental más difícil requiere más energía, porque hay más actividad neuronal, pero cuando la gente lleve a cabo una tarea mental no verá un gran aumento del consumo de glucosa de manera significativa en el promedio global. El nivel de base es ya de por sí un montón de energía, incluso con muy poca actividad todavía hay un nivel básico de consumo elevado de glucosa”.

De hecho, durante la noche el cerebro está ocupado soñando y durante el día procesando la información que le traen los sentidos, y en ambas situaciones consume menos de una caloría por minuto. Por eso, pese a que cuando hacemos esfuerzo para pensar se duplican las calorías que gastamos, esto representa un aumento muy pequeño si lo comparamos con cualquier actividad coporal dado que la glucosa que llega al cerebro lo hace en un nivel y una cantidad constantes, sin alteraciones significativas, por mucho que pensemos.

En definitiva, el ejercicio físico exige un gasto mucho mayor de calorías para activar los músculos, mientras que el pensamiento requiere sólo algunas. Es por ello que, incluso aunque estudiar mucho nos haga sentir hambrientos, pensar no es la vía más rápida para perder peso.

 

 


Compartir.

Dejar un Comentario