CADA VEZ MAS ALUMNOS EXTRANJEROS EN UNIVERSIDADES ESTADOUNIDENSES

0

Estados Unidos es el país que más estudiantes universitarios recibe en todo el mundo: acogió a casi un millón de estudiantes durante el curso 2014/2015, lo que lo convierte en uno de los principales destinos del planeta entre quienes buscan cursar estudios superiores. Las cifras surgen del informe Open Doors publicado por el Instituto Internacional de Educación, que también expone los números de alumnos estadounidenses en el extranjero. Los mayores incrementos en estos flujos se registraron entre estudiantes provenientes de China, seguida por la India, México y Brasil.

Texto: Thalif Deen / Fotos: Nick Faure / Ellis Searcey

El número de estudiantes extranjeros en las universidades de Estados Unidos continúa en aumento y se aproxima al millón en el actual año académico, un récord según las últimas cifras publicadas por el Instituto Internacional de Educación (IIE). La mayor cantidad de alumnos extranjeros procede de China, la India y Brasil, respectivamente, y América Latina es “la región de más rápido crecimiento” como proporción del alumnado en las instituciones educativas estadounidenses, según el IIE, una organización independiente con sede en Estados Unidos.

La cantidad de estudiantes procedentes de Brasil creció un 78% este año, a 23.675, lo que representa un 12% del crecimiento total en la matrícula extranjera en Estados Unidos. Según el informe Open Doors (Puertas Abiertas), divulgado el lunes 16 de noviembre por el IIE, América Latina y el Caribe fue la región de mayor incremento en el origen de los alumnos extranjeros en Estados Unidos, con el 19% más que en el año anterior. Los estudiantes latinoamericanos se benefician de la ayuda que les brinda 100,000 Strong in the Americas, una asociación público-privada dirigida por el Departamento de Estado de Estados Unidos, así como de otras iniciativas puestas en marcha por los gobiernos de la región.

“La experiencia internacional es uno de los componentes más importantes de la educación del siglo XXI. Estudiar afuera es una de las mejores maneras en que los estudiantes pueden lograr la experiencia internacional necesaria para tener éxito en la fuerza laboral global actual”, dijo Allan E. Goodman, presidente del IIE. La difusión del reporte coincidió con la celebración de la Semana de la Educación Internacional, una iniciativa conjunta de los Departamentos de Estado y Educación que busca preparar a los jóvenes estadounidenses para un entorno de interacción global.

Cifras y futuro

El gasto correspondiente a los estudiantes extranjeros en los 50 estados de este país aportó más de 30 mil millones de dólares a la economía estadounidense en 2014, según el Departamento de Comercio de Estados Unidos. El IIE confirma que el número de estudiantes extranjeros creció un 10% en el año académico 2014/15, su mayor crecimiento en 35 años, hasta llegar a los 974.926 alumnos. “Este fuerte crecimiento confirma que Estados Unidos sigue siendo el destino preferido en la educación superior”, asegura el IIE.

De los 4,5 millones de estudiantes que asisten cada año a instituciones de enseñanza superior en países extranjeros, Estados Unidos, que tiene una población de 319 millones de habitantes, es la nación que capta más, y casi duplica en ese sentido a Gran Bretaña, que ocupa el segundo lugar en la lista. El informe Puertas Abiertas, que el IIE publica anualmente en colaboración con la Oficina de Asuntos Educativos y Culturales del Departamento de Estado de Estados Unidos, indica que en 2014-2015 este país tuvo 88.874 más alumnos extranjeros matriculados en la educación superior que en el año académico anterior.

Aunque China sigue siendo el principal país de origen de los estudiantes extranjeros en Estados Unidos, con una expansión de un 11% y un total de 304.040 alumnos, el crecimiento de la India superó al chino este año, con un 29,4% y 132.888 estudiantes. Esta constituye la tasa más alta de incremento de los estudiantes indios en la historia del proyecto Puertas Abiertas, que se remonta a 1954-1955. La última vez que la India se desarrolló a un ritmo comparable, con un 29,1%, fue en 2000/2001 cuando el número de sus estudiantes en Estados Unidos sobrepasó los 50 mil por primera vez.

En 2014/15, China y la India juntas acumularon el 67% de la multiplicación en el alumnado extranjero en este país, y ahora constituyen casi el 45% del total. “Estamos entusiasmados con el número récord de estudiantes que aprovechan las oportunidades de educación internacional, y aplaudimos los esfuerzos de la enseñanza superior de Estados Unidos en el trabajo conjunto para aumentar el número de alumnos estadounidenses que estudian en el extranjero”, declaró Evan Ryan, subsecretario de Estado para Asuntos Educativos y Culturales del Departamento de Estado.

“La experiencia internacional es uno de los componentes más importantes de la educación del siglo XXI”, dijo Allan E. Goodman, presidente del IIE.

“Es fundamental que sigamos haciendo que los estudios en el extranjero sean más accesibles. Estos intercambios fortalecen los lazos entre Estados Unidos y países de todo el mundo. Al aumentar la accesibilidad a los estudios en el exterior, estamos invirtiendo en nuestro futuro y brindando un foro para resolver los desafíos globales”, afirmó Ryan. El IIE concluyó que el número de alumnos de Estados Unidos que estudian en el extranjero aumentó un 5% en 2013/14, la mayor tasa de crecimiento desde la crisis económica de 2008.

#StudentBlackOut

Las protestas que estallaron en Ferguson en 2014 tras la muerte de Michael Brown han llegado a los campus universitarios. En Yale (Connecticut), varias estudiantes aseguran que no pudieron entrar a una fiesta porque era “sólo para blancas”. En Missouri, el presidente de los estudiantes denunció en Facebook que le habían insultado llamándole “nigger”. Por eso decenas de miles de estudiantes de docenas de universidades de todo Estados Unidos se manifestaron el miércoles 18 de noviembre en protesta contra el racismo en los predios universitarios, en el marco de un día de acción llamado #StudentBlackOut. Las instituciones educativas incluyen la Universidad de Princeton, la Universidad de Yale, la Universidad de Harvard, la Universidad Estatal Dixie en Utah, la Universidad de California en Berkeley, la Universidad Tufts y la Universidad de Stanford, donde los alumnos portaron globos negros que, según explicaron los organizadores, simbolizan el peso y la carga de no tener voz. El día de acción fue convocado por la agrupación Black Liberation Collective, que emitió una serie de demandas antes de las movilizaciones, entre ellas, indemnizaciones en forma de matrícula gratuita para estudiantes afroestadounidenses y nativos, y retiro de inversiones por parte de las universidades en compañías de prisiones con fines de lucro. Cada institución educativa emitió un conjunto de demandas locales que van desde el incremento de los fondos destinados a servicios de salud para estudiantes afroestadounidenses hasta el cambio de nombre de edificios universitarios nombrados en honor a destacadas figuras partidarias de la esclavitud, como el hogar universitario de Calhoun College en la Universidad Yale, llamado así en honor al vicepresidente John Calhoun, una de las más destacadas figuras partidarias de la esclavitud de la historia estadounidense. En la Universidad de Princeton en Nueva Jersey, los alumnos ocuparon la oficina del presidente en demanda de formación en competencia cultural para todo el personal, y que la universidad cambie el nombre de edificios nombrados en honor a Woodrow Wilson –por su legado racista– y de que exista un espacio cultural específicamente dedicado a estudiantes afroestadounidenses. En la oficina del presidente, los estudiantes de Princeton recordaron que las ganancias provenientes del comercio de esclavos contribuyeron a la construcción misma de la universidad. “Tener que caminar por edificios (que tienen el nombre de Wilson), tener que pasar por su mural, tener que vivir en residencias colegiales que no querían nuestra presencia en el campus, eso es marginar. La gente está perjudicada por eso. Todo esto importa porque, a fin de cuentas, los sentimientos de la gente negra importan tanto como los sentimientos de otras personas”, esgrimió Asanni York, un joven afroestadounidense de tercer año que se especializa en políticas públicas.

Según Kara Madden, asesora académica de Education USA en España, “los estudiantes son conscientes de la importancia de abrirse paso y explorar territorios. Su motivación a la hora de aprender idiomas y formarse bajo otros sistemas de educación es admirable. En un futuro pondrán en práctica la experiencia adquirida y serán mejores competidores en el mercado europeo, demostrando ser adultos con gran capacidad de entendimiento, una mente abierta y una perspectiva amplia sobre su propio país y su propia cultura, con mejores competencias a la hora de desarrollar su labor profesional”.

La Universidad de Nueva York, la Universidad del Sur de California y la Universidad de Columbia fueron las tres instituciones que inscribieron más estudiantes foráneos. Y los estados de California y Nueva York son los que cuentan con más estudiantes internacionales. En tanto, la Universidad Estatal de Arizona (ASU) clasificó como la mejor institución pública de investigación y en cuarto lugar para estudiantes extranjeros. Además, ASU exhibió el mayor porcentaje de aumento en población estudiantil internacional, recibiendo 11.330 alumnos en 2014/15 –un crecimiento de más del 30%–.

Por otro lado, el número de estudiantes estadounidenses en el exterior se triplicó en los últimos 20 años y alcanzó el récord de 304.467 este año. No obstante, sólo un 10% de los alumnos de Estados Unidos aprenden en el extranjero antes de graduarse. El informe también destacó los grandes incrementos en el número de estudiantes de Arabia Saudita, Brasil y Kuwait en Estados Unidos. Los gobiernos de estos países realizan una gran inversión en becas internacionales para sus alumnos y envían a decenas de miles al exterior para desarrollar una fuerza de trabajo que sea competente a nivel mundial.

En el caso del gigante sudamericano, esto se debe, sobre todo, al programa Ciencia sin Fronteras del gobierno brasileño, que desde hace tres años otorga becas a estudiantes graduados para que cursen un año en universidades estadounidenses, en algún programa STEM –de ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas–, realicen una pasantía y regresen a su país. Los estudiantes brasileños contribuyeron con 408 millones de dólares a la economía estadounidense, y los mexicanos con 473 millones de dólares.

El reporte del IIE asimismo mencionó que los estudiantes internacionales no son los únicos que se benefician. Su investigación concluye que ambos –tanto los alumnos nacionales como los extranjeros– desarrollan las habilidades necesarias para tener éxito en una comunidad mundial. Estas competencias incluyen tener conciencia internacional, la comprensión de diferentes puntos de vista y la oportunidad de fortalecer lenguas extranjeras; todos las cuales mejoran la competitividad económica de la persona.


Compartir.

Dejar un Comentario