AVIONES HIPERSÓNICOS: EL FUTURO DE LA AVIACIÓN

0

Doce años después del paso a retiro del Concorde, Europa y Japón trabajan en los nuevos súper aviones que serán capaces de alcanzar velocidades de crucero ocho veces mayores que la del sonido (8.500km/h). El futuro llegó… volando.

Texto: Angeles Couto

La industria de la aviación siempre ha sido un campo fértil para el desarrollo tecnológico en relación al confort del público. Desde las mejoras en los aviones, las facilidades que otorgan las aerolíneas y el diseño de los aeropuertos, la carrera por ofrecer mejores experiencias de vuelo ha sido un interés constante por parte de quienes manejan los hilos del mercado. Pero luego del accidente del vuelo 4590 de Air France en 2000 y la consecuente retirada de los aviones en 2003, la innovación en el área se encontraba estancada.

Sin embargo, en voz baja pero a paso firme, en Japón y Europa fueron trabajando en paralelo en lo que llaman aviones hipersónicos. Se trata de aviones capaces de alcanzar los 8500 km/h con un diseño menos dañino para el medioambiente e igual de seguros y costosos que los aviones actuales; y que le permitiría transportar a pasajeros entre Bruselas y Sydney en 2 horas y 55 minutos.

Una de estas aeronaves fue presentada por el proyecto Lapcat-II en la Conferencia de Aviones Hipersónicos del American Institute of Aeronautics and Astronautics (AIAA, por sus siglas en inglés), que se llevó a cabo en Glasgow, Escocia, en julio pasado. El Mach 5 como el Mach 8 son los dos prototipos de Lapcat-II que irrumpirían en el mercado. Sin embargo, el equipo del Lapcat-II no está solo en su campo. Está compartiendo ideas y conceptos con investigadores al otro lado del océano Pacífico. En Asia, la Agencia de Exploración Aeroespacial (Jaxa, por sus siglas en inglés) está trabajando en una aeronave hipersónica llamada Hytex, con la que pretende cruzar el Pacífico en dos horas. Tanto Lapcat-II como Jaxa forman parte de un proyecto de transferencia de conocimiento hipersónico entre Europa y Japón llamado Hikari.

Mientras los científicos atienden a cuestiones relacionadas al consumo de combustible, las altas temperaturas que generan y la contaminación sonora, los más optimistas aseguran que para mediados de siglo los aviones hipersónicos atravesarán los cielos de todos los países del mundo.

El legado de los Concorde y los Tupolev –el prototipo desarrollado por la antigua Unión Soviética, que dejó de volar en 1999–, aviones que hoy acumulan polvo en los museos, se presenta más palpable que nunca y más temprano que tarde usted podría estar superando la barrera del sonido mientras atraviesa las nubes sentado en uno de estos soñados aviones hipersónicos.

 


Compartir.

Dejar un Comentario