ADEL AL JUBEIR: “EL ESTADO ISLÁMICO ES UN GRUPO DE CRIMINALES”

0

 

Desde 2015, Adel al Jubeir es ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí y el primer canciller que no pertenece a la familia real. Estudió en diferentes países y habla correctamente árabe, inglés y alemán. En 2011 sobrevivió a un intento de asesinato. Siria y la atrocidad de la guerra, la inestable situación en Turquía, un país como Yemen también en conflicto… Oriente Medio está viviendo un momento complicado. Para hablar acerca de lo que está ocurriendo en la región, conversamos con Al Jubeir.

Texto: Olaf Bruns (Euronews) / Fotos: Abdullah al Alem / Salem al Anbar

 

 

ALMA MAGAZINE: Durante décadas la política exterior saudí se trató con mucha cautela. Ahora vemos que están llevando a cabo una postura mucho más valiente. Están interviniendo en Yemen, tienen una posición clara con respecto a Irán, en Siria luchan contra el grupo Estado Islámico, Al Qaeda y el presidente Bashar al-Asad. ¿Hay que acostumbrarse a ver esta nueva Arabia Saudí?

ADEL AL JUBEIR: Vemos que existe un vacío, por eso hay que hacer algo. Vemos una falta de liderazgo y tiene que haberlo, así que trabajamos junto a nuestros aliados para parar esto y proteger nuestros intereses. Tenemos una milicia radical que además se ha aliado con Irán e Hezbolá. Se está apoderando de Yemen. Tienen misiles balísticos y fuerzas aéreas. Se convirtieron en una amenaza directa para el Reino de Arabia Saudí y el resto de países del Golfo. Alguien tenía que hacer algo y por eso intervinimos. Con respecto a Irán, creímos que ya era suficiente. Llevaban 35 años agrediendo a Arabia Saudí y sus aliados, así que creímos que también teníamos que actuar, no íbamos a seguir tolerándolo. En cuanto a Siria, nuestro objetivo es apoyar a las facciones moderadas de la oposición y provocar un cambio en el sistema.

AM: Cuando usted habla de “vacío”, ¿cree que la presencia de Estados Unidos ahora es más débil en la región?

A.A.J.: No necesariamente. Hemos visto cómo los hutíes se fueron apoderando de Yemen muy lentamente en los últimos nueve años. Y nadie se enfrentó a ellos, así que tuvimos que hacerlo nosotros. También vimos cómo atacaban a inocentes en Siria durante años y nadie hizo nada, por eso también tuvimos que actuar.

AM: La tentativa de golpe de Estado en Turquía ha traído más inestabilidad a la región. ¿Cómo evalúa el papel de Turquía con respecto a la política exterior después del golpe?

“Si en Siria hay un proceso político, perfecto, sino apoyaremos el proceso militar.”

A.A.J.: El desafortunado incidente, el fallido golpe en Turquía, no creo que tenga ni un impacto duradero ni generará bienestar en Turquía.

AM: Sin embargo, los países occidentales están preocupados porque creen que Turquía puede volverse un país demasiado autoritario. El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, incluso dio a entender que la permanencia de la OTAN en Turquía podría estar en peligro. ¿Tiene miedo de que esto debilite la lucha contra el autodenominado Estado Islámico?

A.A.J.: No lo creo. Turquía es una democracia y se hará lo que el pueblo turco quiera. Ankara debe tomar las acciones necesarias para garantizar la seguridad. Nadie cuestiona a Estados Unidos cuando envían a miles de personas a Guantánamo en Cuba, nadie.

AM: Usted ha dicho más de una vez que está seguro de que el presidente Bashar al-Asad se va a ir. ¿Lo sigue pensando, incluso viendo la debilidad de algunos actores regionales y lo que pasa en el campo de batalla?

A.A.J.: Al final habrá una nueva Siria sin Bashar al-Asad. Es cuestión de tiempo. Se puede llevar a cabo a través de un proceso político de forma rápida o más despacio, con una intervención militar, que costará más tiempo y dinero, y provocará más destrucción y muerte.

AM: Ahora el proceso político parece estar atascado por lo que podrían continuar utilizando las armas. ¿Qué camino ve como el más realista?

A.A.J.: Nosotros apoyamos a la oposición moderada siria militarmente. Si hay un proceso político, perfecto, sino apoyaremos el proceso militar.

AM: ¿Hasta dónde van a seguir apoyándoles en términos de ayuda militar?

A.A.J.: Hay un grupo de países que ofrecen ayuda militar a la oposición. Nosotros sabemos a qué grupos, cuándo y cómo les damos apoyo. Les ofrecemos cada vez más un buen equipamiento, así que en un momento van a poder con Bashar al-Asad.

AM: ¿Debería Arabia Saudí enviar soldados al país?

A.A.J.: Estamos preparados para enviar fuerzas especiales a Siria dentro del marco de las operaciones de la coalición para luchar contra el Estados Islámico.

AM: Usted habla del llamado Estado Islámico, en lugar de utilizar el acrónimo árabe Daesh, supongo que no es una coincidencia. ¿Qué es el Daesh para usted? ¿Es islámico? ¿Es un estado?

A.A.J.: Ni es islámico ni es un estado. Es un grupo de criminales, psicópatas y perversos. El Daesh para el islam es como el Ku Klux Klan para los cristianos de América. No tiene nada que ver con ellos. Son un caso aparte. Cada religión tiene a sus fanáticos pero no reflejan la religión a la que pertenecen. Y el Daesh, cree que forma parte de la creencia y no. Es intolerable.

AM: Si es un grupo de psicópatas, ¿cómo pueden seguir existiendo y teniendo un área geográfica durante tanto tiempo y por qué siguen siendo un problema incluso para los militares?

A.A.J.: Existen muchos ejemplos en la historia de psicópatas que hacen cosas indescriptibles. Adolf Hitler era, por ejemplo, un psicópata.

AM: Meses atrás se ha llegado a un acuerdo nuclear con Irán. Arabia Saudí fue muy escéptico, ¿cómo ve la situación en la actualidad?

A.A.J.: Ya hemos dicho que todo acuerdo que evite que Irán obtenga armas nucleares, que haya sólidos mecanismos de inspección y que haya cláusulas que permitan restablecer las sanciones si Irán viola los términos acorados, posibilitaría que aceptemos el acuerdo. Lo que nos preocupó y nos preocupa son los fondos a los que Irán tendría acceso. Lo que veo es que Irán continúa con las acciones hostiles apoyando a Hezbolá en el Líbano, en Siria, en Irak e intentando dar armas a los hutíes. Por eso seguimos preguntándonos si Irán ha cambiado de actitud porque no lo vemos de ese modo.

AM: Si ustedes tienen grandes sospechas de que Irán no se va adherir a los términos que se acordaron, ¿Arabia Saudí podría adquirir armas nucleares?

A.A.J.: Arabia Saudí va a hacer lo necesario para proteger a su pueblo y su país. Cómo lo vamos a hacer o cómo lo hacemos, es algo que no voy a decir.

AM: ¿Cómo son las relaciones entre Israel y Arabia Saudí después del acuerdo nuclear?

A.A.J.: No tenemos relaciones con Israel.

“Aquellos que dicen que los saudíes financiamos el extremismo o su ideología… es absurdo.”

AM: ¿No hay contacto ni extraoficialmente?

A.A.J.: No.

AM: A menudo se acusa a Arabia Saudí de ser responsable de manera implícita del terrorismo islámico. El argumento es que Arabia Saudí financia mezquitas por todo el mundo, instruye imanes y esos imanes propagan una versión muy conservadora del islam. ¿Cuál es el caldo de cultivo de los terroristas? ¿Qué responde a esto?

A.A.J.: ¿Por qué vamos a apoyar ideas que nos están matando? Nosotros también somos el objetivo de los extremistas. Ellos quieren acceder a la Meca y a la Medina, y por ello también hemos sufrido ataques, los hemos padecido. Porque hemos perdido personal de seguridad que intentaban defender a inocentes. Nosotros también luchamos para eliminar el terrorismo en la región y en el mundo. Y aquellos que dicen que los saudíes financiamos el extremismo o su ideología… es absurdo. Luchamos contra los hombres, el dinero y el modo de pensar que está detrás de todo esto. No vamos a tolerar el extremismo. Si existe un problema en una ciudad tienen que solucionarlo pero no culpar a otros. Lo que pasa en un país es culpa de los que gobiernan esa nación.

Demandan a Arabia Saudí

Riad ha abierto la caja de los truenos contra EE.UU. por la aprobación de la “ley del 11-S” (Jasta, por sus siglas en inglés).

Riad ha abierto la caja de los truenos contra EE.UU. por la aprobación de la “ley del 11-S” (Jasta, por sus siglas en inglés).

En Washington, el Congreso votó en abrumadora mayoría para permitir que los estadounidenses demanden a Arabia Saudí por los atentados del 11 de septiembre de 2001. Esto anula el veto del presidente Barack Obama al proyecto de ley. Es la primera vez durante la presidencia de Obama que su veto es anulado por el Congreso. El Senado rechazó el veto con 97 votos contra 1, mientras que la Cámara de Representantes lo rechazó con 348 votos contra 77. El proyecto “Justicia contra los patrocinadores del terrorismo” (Jasta, por sus siglas en inglés) había sido aprobado a principios de este año y ahora se convirtió en ley. Esta legislación permitirá a los tribunales pasar por alto la inmunidad soberana extranjera cuando se produzca un acto de terrorismo dentro de las fronteras de Estados Unidos.

El presidente Obama en declaraciones a CNN dijo: “Si eliminamos esta noción de inmunidad soberana, entonces nuestros hombres y mujeres uniformados en todo el mundo podrían verse sujeto a leyes recíprocas. Y mi preocupación no tiene nada que ver con Arabia Saudí de por sí, o mi compasión hacia las familias víctimas del atentado del 11 de septiembre de 2001; sino que se relaciona con que no quiero una situación en la que estemos repentinamente expuestos a ser juzgados por todo el trabajo que estamos haciendo alrededor del mundo”.

En julio pasado, el gobierno de Obama desclasificó 28 páginas del informe del 11 de septiembre de 2001 que detallan los posibles vínculos entre el gobierno de Arabia Saudí y estos atentados. Los documentos desclasificados plantean nuevas preguntas sobre el papel de un oficial consular saudí ubicado en el área de Los Angeles, quien ayudó personalmente a dos de los secuestradores tras la llegada de estos a esa ciudad a principios del año 2000. Quince de los diecinueve secuestradores de los atentados del 11-S eran de Arabia Saudí.

“Finalmente, tenemos un ejemplo del Congreso que pone a los ciudadanos estadounidenses por encima de la relación con el gobierno saudí”, afirmó Medea Benjamin de la organización CodePink, en respuesta a la votación del Congreso. “Si los familiares de las víctimas inocentes (de ataques con aviones no tripulados) pudieran demandar a Estados Unidos, en lugar de ver la incorporación al Estados Islámico o Al Qaeda como su único recurso, eso sería algo muy positivo”, resaltó Benjamin, autora del libro Kingdom of the Unjust: Behind the U.S.-Saudi Connection (El reino de lo injusto: detrás de la conexión EE.UU.-Arabia Saudí).


Compartir.

Dejar un Comentario