BRIAN ENO: LOS CINCO DISCOS QUE CAMBIARON MI VIDA

0

Tal vez sin la ayuda del inglés Brian Eno (Woodbridge, 1948), el grupo irlandés U2 no hubiese dado con ese sonido que lo ha hecho célebre. En 1984, y con la ayuda de Daniel Lanois, Eno produjo The Unforgettable Fire, un antes y un después en la carrera de Bono y Cía. Ese fue el comienzo de una colaboración copiosa que se extendió en el tiempo: No Line On The Horizon (2009), la última; Achtung Baby (1991), quizá la cima. Sin embargo, la huella de Eno detrás de los controles en un estudio de grabación también hay que rastrearla en la trilogía berlinesa de David Bowie, en varios discos de Talking Heads y hasta en Coldplay.

Pensador visionario y artista multidisciplinario, Eno es el no músico por antonomasia. Estudiante de arte en sus tiempos universitarios, estuvo ligado en esos años –fines de los 60– a las búsquedas de la vanguardia musical que encarnaban La Monte Young y John Cage. Por eso cuando se integró a principios de los 70 a Roxy Music –con el dandy Brian Ferry al frente–, no solo se encargó de los sintetizadores –a los que manipulaba; su conocimiento del instrumento era nulo– sino también de mezclar sobre el escenario el sonido del grupo como si fuese un productor en vivo.

Con sus cuatro álbumes solistas de rock (entre 1973 y 1977), Eno vislumbró algunas de las tendencias sonoras que más tarde desarrollaron el post punk, la no wave y otros retos radicales. Su interés no estaba en el virtuosismo, sino en las posibilidades que brindaba el universo infinito de los sonidos. Junto a David Byrne estrenaron el uso del sampler en el universo pop con un disco seminal, My Life In The Bush Of Ghosts (1981). No obstante, la gran epifanía de Eno fue haber inventado a mediados de los 70 el ambient, género catalizador de la música electrónica de fines del siglo XX en todas sus variantes. Además, creó el archivo de sonido de inicio de Windows 95.

Mientras dos de sus instalaciones sonoras y obras audiovisuales (77 Million Paintings y The Ship) andan dando vueltas por el mundo, Eno lanza este 1 de enero un nuevo álbum ambient, Reflection. El disco cuenta solo con un track que dura 54 minutos. En un amplio comunicado el artista manifestó: “Reflection es el último trabajo de una larga serie. Que empezó (hablando de lanzamientos discográficos) con Discreet Music en 1975 (¿o empezó con el primer disco de Fripp & Eno en 1973? ¿O empezó con la primera pieza musical que jamás hice en la Ipswich Art School en 1965? De cualquier modo, es la música que más tarde llamaría ‘ambient’. No creo ya entender qué significa ahora el término, pero todavía lo uso para distinguirlo de piezas musicales que tienen una duración determinada, que están rítmicamente conectadas y que tienen elementos opuestos entre sí”.

Aquí los cinco discos que le cambiaron la vida.

Fela Ransome-Kuti & The Africa 70 – Afrodisiac

 Fela Ransome-Kuti & The Africa 70 – Afrodisiac

Afrodisiac tiene cuatro canciones y todas son absolutamente brillantes. No hay desperdicio alguno en él. Y si bien era la música del futuro en 1973, todavía lo es. Además, contaban con quizás el más grande baterista de todos los tiempos, Tony Allen. Su forma de tocar es tan personal, que aún me pregunto cómo lo hace.

Joni Mitchell – Court And Spark

Joni Mitchell – Court And Spark

Un álbum casi perfecto. Salvo por un error: Joni grabó una canción en plan bromista. Creo que las bromas no hay que grabarlas. Más en un disco como éste. Ella está hablando de cosas serias y sumergiéndose en situaciones emocionales complicadas. Es de los pocos discos donde escucho con atención las letras.

Sly And The Family Stone – Fresh

Sly And The Family Stone – Fresh

En 1973, un álbum como Fresh supuso un cambio en la historia de la grabación, donde los instrumentos rítmicos, sobre todo el bombo y el bajo, de pronto se convierten en los instrumentos importantes en la mezcla. Escucharlo me generó las mismas sensaciones que cuando vi por primera vez un Jackson Pollock.

Steve Reich – Early Works

Steve Reich – Early Works

Durante mucho tiempo fui la única persona, de todas las que conocía, que pensaba que “It´s Gonna Rain” es una hermosa obra musical. Esta pieza cerraba el disco y es muy interesante porque es muy simple. Cualquiera podría llegar a hacerla. Pero los resultados, desde el punto de vista sonoro, son muy complejos.

The Velvet Underground – The Velvet Underground

The Velvet Underground – The Velvet Underground

Este fue probablemente el álbum pop más importante de mi vida. Hasta ese momento, yo tocaba en bandas de música experimental. Después de escucharlo en 1969, me di cuenta de que quería ser músico. Si bien el disco era tan dulce y hermoso, uno podía inferir su trasfondo de violencia y rabia. Algo estaba tratando de estallar.


Compartir.

Dejar un Comentario