CERRANDO EL AÑO

0

La ciudad cierra este 2015 con índices positivos en lo que se refiere a su macroeconomía. Miami ha evolucionado y ha crecido. Y no me refiero sólo a esa desmesurada explosión de desarrollos inmobiliarios que ocupan cada espacio disponible como hongos que se apresuran a salir después de la lluvia. Me refiero a lo que también está allí, pero que goza de menos visibilidad. Miami es una ciudad que suele definir sus valores con una vara estrictamente cuantitativa. Sin embargo, nosotros pensamos que ese criterio no es necesariamente válido. O por lo menos, no del todo. Para construir una comunidad mejor debemos trabajar expandiendo el campo de las oportunidades. Apoyando proyectos de largo plazo que garanticen una mayor participación a más personas. En el campo de la cultura, el arte, la innovación, la tecnología y, por supuesto, la educación. Y cuando decimos educación nos referimos a algo que excede largamente los establecimientos educativos. La transferencia de conocimiento es un hecho que puede producirse en cualquier ámbito y en cualquier momento. La educación bien entendida es una práctica cotidiana. Estés donde estés. Un hogar, la oficina, la calle, un campo deportivo, una escuela. Compartir y apoyar a otros hace a una comunidad mejor. Por eso es tan importante la mirada cualitativa para emitir un juicio sobre el desarrollo de la ciudad. Después de todo, la fisonomía de una urbe no es más que la suma de las conductas individuales de aquellos que la habitan. Y es pensando en esa mirada que decidimos finalizar el año con un reconocimiento. En ALMA MIAMI pensamos que la voluntad y la determinación de hacer algo por los demás que trascienda un hecho puntual y se instale como una herramienta sostenible de cambio en la comunidad debía ser nuestra elección para la cubierta de esta edición de diciembre. Y lo hemos hecho seleccionando diez personas cuyos comportamientos queremos destacar y, por qué no, agradecer. Personas que dedican mucho de su tiempo y sus recursos a ayudar a otros. A crear espacios, foros, planes o ideas para compartir con otros. Hombres y mujeres que trabajan incansablemente para producir un cambio. Para alentar a todos los que les rodean a ser mejores. Educando, creando conciencia, luchando por acercar herramientas productivas a aquellos que no las poseen. Generosamente. Admirablemente. Y quiero destacar que estas diez personas no están solas. Ellos son sólo la punta de un iceberg que crece y se potencia con cada logro. Detrás de estas personas hay miles que, como ellos, hacen nuestra vida mejor. Valga este pequeño reconocimiento para todos aquellos que no están en la foto, pero sí en nuestro reconocimiento cabal. ALMA MIAMI es una revista diferente. Un producto editorial que trabaja promoviendo la pluralidad y la integración. Un medio que persigue la ruptura de los estereotipos. Que desalienta el prejuicio. Un espacio para la libertad de opinión, la crítica constructiva y para la comprensión. Una herramienta para rescatar los valores de una comunidad desde un punto de vista cualitativo. Para nosotros, estas personas, y todos aquellos que están representados por ellos, son de verdad los más influyentes, los más ricos y los más bellos. Sencillamente porque estas personas son las que en realidad están construyendo el futuro de nuestros hijos. A ellos, nuestra gratitud.

Hasta la próxima,

Alex Gasquet

 


Compartir.

Dejar un Comentario