PIXIES: LOS CINCO DISCOS QUE CAMBIARON MI VIDA

0

Son un emblema del indie norteamericano que le cambió la cara al rock masivo allá a mediados de los años 80, principios de los 90. Desde Boston, unos mozalbetes Pixies prefiguraron la nueva cara del rock a base de guitarrazos chispeantes, voces entre angelicales y alienígenas, y una contundente base de bajo-batería. Sin ir más lejos, el recordado líder de Nirvana Kurt Cobain les juró amor y fidelidad eternos. Se separaron en 1993 aunque regresaron en 2004. Pasó una década de aquella vuelta pero recién en estos días está viendo la luz su primer álbum en 23 años.

El año pasado habían lanzado dos EPs y éste salió el tercero, por eso el flamante Indie Cindy consta de las canciones reunidas en EP-1, EP-2 y EP-3. Las antiguas bajistas Kim Deal y Kim Shattuck no participaron en el álbum, y lo mismo puede decirse de su actual bajista de gira, la argentina Paz Lenchantin. Black Francis, Joey Santiago y David Lovering estuvieron acompañados por el bajista Ding, aka Simon Archer, para la grabación. Indie Cindy ha sido producido por Gil Norton, quien ya trabajó con ellos en Doolittle (1989), Bossanova (1990) y Trompe Le Monde (1991). La ilustración de la portada es de Vaughan Oliver, otro antiguo colaborador. Una tirada limitada de 5 mil copias del nuevo trabajo está disponible en la web de la banda (ep3.pixiesmusic.com) con el añadido de un álbum que reúne 13 temas en vivo. Se trata de Live In The USA, y fue grabado en una de sus recientes giras.
Después de un tour por varios continentes a lo largo de los próximos meses (donde visitarán desde Australia y muchos países de Europa a Japón; en abril estuvieron tocando por Latinoamérica), se presentarán recién en Estados Unidos el 28 de septiembre en el Hollywood Bowl de Los Angeles. Aquí los cinco discos que le cambiaron la vida a su cantante, Black Francis (Boston, 1965).

Lou Reed – Sally Can’t Dance
Lou es uno de mis héroes del rock and roll. Tengo muchos de sus discos, pero éste me lo pasó Joey Santiago (guitarrista de Pixies) en la época de la universidad y sigue siendo importante. Lo he escuchado una infinidad de veces. Me encanta su sonido, su producción: ese aire de álbum de radio FM de los años 70.

Bruce Springsteen – Nebraska
Todas las noches a mi hija de seis años le leo letras de canciones. Una de las que más le gusta es State Trooper, que pertenece a este disco que me acompaña desde hace mucho. Un álbum sin desperdicio, brillante y crepuscular. Cada vez que escucho una canción como State Trooper, me lleva minutos reponerme.

Tom Waits – Franks Wild Years
Lo curioso de este álbum es toda la información que provee. Porque se nota que Tom Waits puso mucho del showbiz en las letras, pero también las texturas que trabajó son increíbles. A la vez, demostró que “menos es más”: él sabe cómo desnudar las cosas y darles un cuerpo nuevo a partir de pocos elementos.

Robyn Hitchcock & The Egyptians – Fegmania!
Este es un disco que conseguí cuando era joven y me fui tropezando con él en muchas ocasiones. Adoro cada una de sus canciones. Adoro sus melodías. Adoro su punto de vista surrealista. Estuve muy enamorado de su lenguaje y de sus armonías. Una extraña mezcla de Hitchcock y Lewis Carrol.

The Heptones – Peace & Harmony
Amo las voces de The Heptones. Aún en sus últimos discos. Soy un fanático a ultranza de los álbumes de los años 60. Si bien todas sus primeras grabaciones fueran editadas en singles, la primera vez que las compilaron fue a principios de los 70. Esta es genial. Contiene un gran tema como School Girls.


Compartir.

Dejar un Comentario