CIUDADES INNOVADORAS: LABORATORIOS DEL FUTURO

0

En el siglo XXI, el mundo se construye a partir de nuevas tendencias tecnológicas que inciden en la vida cotidiana de las personas. Estas se desarrollan en espacios denominados ciudades innovadoras. Aquí pasamos revista a algunas de las más destacadas.

Silicon Valley es la ciudad innovadora pionera por excelencia. Ubicada al sur de San Francisco, en California, e impulsada en sus orígenes por la Universidad Standford, esta zona aloja a muchas de las mayores corporaciones de alta tecnología del planeta y miles de pequeñas empresas en formación (start-ups). Originalmente, la denominación se relacionaba con el gran número de innovadores y fabricantes de chips de silicio afincados en la región, pero acabó haciendo referencia a todos los negocios de alta tecnología. Hasta el punto de que se ha convertido en objeto de peregrinaje para responsables y expertos en desarrollo de muchos países, hecho que ha generado una geografía de varios “Silicon” alrededor del mundo: “Silicon Glen” en Escocia, “Silicon Wadi” en Israel, “Silicon Dragon” en China, entre otros. Aunque el desarrollo tecnológico no está sólo en Estados Unidos: Asia y Europa se alzan con excelentes lugares para desarrollar negocios en tecnología.

Zúrich (Suiza)

Cuando en sus inicios Google buscó establecer su sede de ingeniería europea, pensó en Zúrich. Y Yahoo la siguió. A los gigantes de la tecnología de Estados Unidos no sólo les gustó la infraestructura del ancho de banda de la ciudad, sino también el talento local: Suiza es el país número uno en el mundo en materia de patentes. Además, el gobierno suizo tiene programas para invertir en pequeños negocios. De modo que Zúrich se transformó en el hogar de cientos de start-ups, entre ellos el fabricante del software Doodle.

Estocolmo (Suecia)

Esta ciudad fue la cuna de plataformas como Spotify y SoundCloud, aparte de albergar a casi 700 compañías de tecnología en un barrio llamado el “Wireless Valley” de Suecia. Este país emplea el 3,6% de su PIB para trabajos de investigación y desarrollo. Con uno de los mejores sistemas educativos del mundo, cuenta con uno de los círculos más prolíficos en materia de ciencia. Intel, Symantec y Oracle poseen sus oficinas allí. Incluso el fabricante de Angry Birds, la compañía Rovio, abrió un estudio en esa ciudad escandinava.

Singapur (República de Singapur)

Se aguarda que esta ciudad-estado se convierta en un nicho en materia de tecnología médica a corto plazo, ya que ha desarrollado un paquete de incentivos para atraer una gran masa de empleados e incentivos tecnológicos en este aspecto. Sus programas incluyen impuestos a créditos para gastos en investigación, acceso a una infraestructura de telecomunicaciones de última generación, así como también capital humano graduado de las universidades de ingeniería mejor posicionadas. Gigantes farmacéuticos como GlaxoSmithKline, Novartis, Abbott y Roche han establecido sus operaciones de mayor envergadura en Singapur.

Dublín (Irlanda)

Con un costo de vida más económico que el de Londres, tasas bajas en materia de impuestos corporativos y profesionales que hablan a la perfección la lengua inglesa, los “Silicon Docks” hospedan a grandes de la tecnología mundial. Google, Facebook, Linkedin, Zynga y Twitter son sólo algunas de las compañías tecnológicas que han hecho base en esta ciudad. Asimismo, la Cumbre Web Anual de Dublín es una de las conferencias de tecnología con crecimiento más acelerado en Europa.

Copenhague (Dinamarca)

Founders House es un lugar de trabajo creado por ejecutivos de la industria tecnológica al que se accede bajo exclusiva invitación. Con sede en esta capital escandinava, su finalidad es acrecentar el número de perfiles de empresarios de tecnologías. A un puñado de kilómetros del campus de Nokia, auspicia a marcas como Ge.tt (con presencia en la nube) y la plataforma de aplicaciones AppHarbor. Esta ciudad posee normativa legal amigable para la formación de negocios, al mismo tiempo que brinda apoyo por parte de los desarrolladores más talentosos de la región.

Oulu (Finlandia)

A casi 500 kilómetros al norte de Helsinki, capital de Finlandia, Oulu cuenta con 18 mil habitantes dedicados de manera exclusiva al trabajo en compañías tecnológicas (sobre un total de 140 mil residentes). En esta urbe se encuentran oficinas descentralizadas de Nokia, Wipro y Pulse. El gobierno local trabaja en forma conjunta con la Universidad de Oulu y diversas empresas a los efectos de promover la innovación por medio de programas como Xpolis, que conecta a inversores con iniciativa de negocios locales.

Eindhoven (Países Bajos)

Cuna de Philips en 1891, este municipio ubicado al sur de los Países Bajos, en la frontera con Bélgica, se halla en el primer puesto del último ranking de la revista Forbes de los lugares más innovadores del mundo. Precursor en la creación de tecnologías, impulsadas por su prestigioso Instituto de Alta Tecnología, es el hogar de más de 100 compañías e institutos, así como de unos 8 mil investigadores, desarrolladores y empresarios que producen alrededor del 50% de todas las aplicaciones de patentes de los Países Bajos.

San Diego (Estados Unidos)

Esta ciudad estadounidense, segunda en la lista del mencionado ranking de la revista Forbes, produce 8,9 patentes por cada 10 mil habitantes. En la actualidad, se encuentra presentado de manera formal el proyecto “San Diego-Tijuana Innovadora”, que busca el desarrollo tecnológico conjunto de esa región, más allá de las fronteras políticas y tornándolo en una meta binacional. El proyecto se afianza con fuerza de la mano de Jerry Sanders, presidente de la Cámara Regional de Comercio de San Diego y ex alcalde de la ciudad.

Medellín (Colombia)

La capital antioqueña fue la ciudad ganadora del concurso City of The Year, organizado en 2013 por el periódico estadounidense The Wall Street Journal y el Citigroup. Medellín ganó la prueba mencionada por encima de otras urbes como Tel Aviv (Israel) y Nueva York (Estados Unidos), las otras dos finalistas, y resultó escogida por encima de 200 ciudades de todo el mundo. Según el jurado, algunas de las claves residen en que Medellín ha buscado respuestas tecnológicas a las necesidades concretas de la población, hecho que la convierte en una ciudad emprendedora.

Songdo (Corea del Sur)

A 40 kilómetros de Seúl, se construyó esta ciudad, con una inmensa impronta tecnológica. Dueña de una suerte de “hardware futurista”, fue diseñada con sensores para controlar la temperatura, el uso de la energía y el tráfico. Muchas de sus innovaciones están en sintonía con el cuidado del medio ambiente: estaciones de recarga de autos eléctricos, un sistema que impide que el agua potable se use en los inodoros o el modo de tratamiento de los residuos domésticos, que son aspirados desde las cocinas hasta un centro de procesamiento. Hay un detalle: Sondgo aún no tiene habitantes.


Compartir.

Dejar un Comentario