CONSTRUYENDO EL FUTURO

0

Miami es una ciudad de muchas facetas. Y esto probablemente se deba a la pluralidad de culturas, orígenes y conductas que cohabitan aquí. Pero una cosa es cierta: Miami mejora. Crece. Evoluciona y expande su visión de sí misma. Lucha contra sus viejos estereotipos y crea nuevos escenarios antes ausentes. Desembarca de lleno en el ámbito de la cultura, la innovación y el desarrollo intelectual recreando su presencia en el mundo. Y esta realidad tiene su origen en la actitud de muchas personas que día a día dedican sus esfuerzos a hacer de esta ciudad un mejor lugar para vivir, trabajar, estudiar, crecer, innovar o emprender. Culminando este 2015, quisimos destacar a diez personas que con su trabajo, dedicación y esfuerzo nos brindan una ciudad mejor. Un ejercicio justo aunque seguramente insuficiente. Sólo diez personas, pero que representan a muchísimas más que comulgan la misma filosofía. La de ayudar, compartir, planificar y hacer. Convencidos de que la educación va mucho más allá de una función académica, escogimos a personas que eligieron como forma de vida el ayudar a los demás. Personas que creen que la creación de riqueza va más allá del dinero. Gladiadores de una lucha que protagonizan cotidianamente con el único objetivo de crear una comunidad mejor. Reinventando la distribución de conocimiento, para llegar a aquellos sectores que más lo necesitan. Al hablar con estas personas descubrimos que entre ellas existe un lenguaje común. Palabras como armonía, educación, innovación, sustentabilidad, cambio, desarrollo, unidad, respeto o conciencia han estado presentes en el diálogo mantenido con todos ellos. Y es a través de estas personas que en ALMA MIAMI queremos rendir tributo a todos aquellos que con su esfuerzo cotidiano ayudan a construir el futuro de nuestros hijos y de las generaciones por venir. Educando, innovando, emprendiendo. Creando espacios de oportunidad para aquellos que más lo precisan. Ampliando la mirada hacia ámbitos que resultan invisibles para un establishment que a veces está demasiado ocupado observando su propio ombligo. A estas personas y a todos aquellos que trabajan esparciendo generosamente su carácter inclusivo les damos las gracias. A ellos, y a todos los que éstos representan. Porque ellos son el motor de nuestro optimismo y de la absoluta certeza de que, en Miami, lo mejor está aún por venir.

Textos: Claudia Solís / Fotos: Ricardo Mejía – RM Studio

Eduardo Padrón

Por las nuevas generaciones

Eduardo Padrón rector del Miami Dade College.

Eduardo Padrón rector del Miami Dade College.

Para Eduardo Padrón, rector del Miami Dade College (MDC), Miami es una ciudad instalada ya en el siglo XXI y dada su juventud aún está en búsqueda de una identidad que pasa por tener ciudadanos con mayor acceso a una educación que les brinde las destrezas necesarias para navegar la cambiante economía actual. “Me entusiasma ver cómo en tan poco tiempo esta mezcla de culturas que se reúnen en Miami han logrado formar algo muy especial. Miami es una ciudad que de por sí le da la bienvenida a todo el que llega, aquí nadie se siente extraño porque todos los somos”, dice este cubano que llegó exiliado a este país a los 15 años.

El rector desde 1995 del sistema universitario de Estados Unidos con mayor número de alumnos –cerca de 175 mil estudiantes repartidos en una veintena de centros de investigación y ocho campus–, está dedicado desde hace más de 40 años a la educación. Aunque su primera intención no era dedicarse a la docencia, este economista de profesión terminó involucrándose con el MDC como una forma de devolver a la institución lo que ésta había hecho por él.

“Miami es una ciudad que permite a quien llegue y se involucre con la comunidad ser parte del círculo de decisiones y eso es algo muy hermoso que no se consigue en otras como Nueva York, Boston, Detroit o Los Angeles. Por muy duro que yo trabajara no llegaría a ser parte de ese engranaje que permite que podamos contribuir de una forma sustancial al desarrollo de la ciudad”, recalca.

Y desde el MDC esa ha sido su visión: contribuir al engranaje de la comunidad al ofrecer a todo ciudadano la oportunidad de adquirir las destrezas, la educación, el entrenamiento necesario para sortear los retos de una economía en constante cambio. “La economía del mundo ha cambiado radicalmente; hemos vivido en los últimos años una revolución en la que las personas no se pueden conformar con hacer trabajos manuales porque muchos de esos trabajos han desaparecido y los que quedan pagan salarios muy mínimos y con eso no se puede mantener a una familia ni progresar”, reconoce.

La educación hoy en día, sostiene Padrón, es más que nunca necesaria porque vivimos en la economía del conocimiento, de la innovación, lo cual implica que “para poder progresar se tienen que tener ciertas destrezas que permiten al individuo participar en esa faceta increíble de oportunidades que sólo se logran a través de la educación”.

Elegido en 2009 por la revista Time como uno de “Los diez mejores presidentes de colleges y universidades” de Estados Unidos, y premiado en 2011 por su liderazgo académico por la Carnegie Corporation of New York, Padrón se ha esforzado por democratizar la educación en Miami: “La universidad hoy en día es lo más elitista que se puede encontrar. Las universidades escogen a los estudiantes con los que quieren trabajar y se vanaglorian de cuántos dejan fuera de sus procesos de selección: esa una visión incorrecta porque los números deben contabilizarse por cuántos lograron entrar al sistema de educación superior”.

Esta fórmula, opina, es desastrosa para un país que quiere triunfar en el siglo XXI: “Hoy en día tenemos la obligación de educar a todo el mundo, no todos al mismo nivel, pero sí con la base para poder navegar por una economía cambiante que evoluciona constantemente. La única forma es adquiriendo destrezas a las que antes no le dábamos importancia pero que en la actualidad son vitales”.

Según el rector, sus mejores maestros son los alumnos de hoy que le han demostrado ser una generación muy independiente, pero que a la vez le gustan los retos: “Y eso es maravilloso. Vivo enamorado de esta generación que es mucho mejor que la mía”.

Manny Ruiz

El poder de la unidad

Manny Ruiz empresario de Miami, fundador de Hispanic PR Wire.

Manny Ruiz empresario de Miami, fundador de Hispanic PR Wire.

Manny Ruiz es uno de los empresarios de Miami que confió en un sueño y que hoy es el orgulloso artífice de que una vez al año esta ciudad sea el punto de encuentro de las industrias del entretenimiento, las plataformas digitales, el periodismo y el cine durante la conferencia Hispanicize. Este evento, que empezó en 2009 como un “experimento” destinado a los medios sociales y las relaciones públicas, contó en su edición de 2015 con 2 mil participantes. La primera se realizó en Dallas, luego en Los Ángeles y finalmente arribó a Miami en 2011, donde definitivamente encontró su sitio: “Inicialmente pensé que el evento iba a viajar cada año a diferentes ciudades de gran concentración hispana, pero al traerlo a Miami me convencí de que ésta era la ciudad para Hispanicize”.

El evento de cinco días que cuenta con la presencia de las grandes marcas de consumo ha evolucionado al integrar a varias industrias las cuales por mucho tiempo habían operado por separado. “En Hispanicize estas industrias se unen primero por el hilo conductor del tema latino y luego se han aprovechado las sinergias de los medios sociales que han traído colaboración entre actores que antes no encontraban los puntos en común”, asume.

Nacido en Miami hace 45 años, Ruiz proviene de una familia cubana obrera. Se crió entre la Pequeña Habana y Hialeah, y en casa hablaba español con sus abuelos. Estudió periodismo y luego su carrera la dirigió hacia las relaciones públicas, los medios sociales y el entrepreneurship. “Era muy mal estudiante en una época en que las escuelas tenían también serios problemas de disciplina. Sin embargo, esos problemas me dieron la oportunidad de contarlos en el periódico escolar y fue así que nació mi inclinación por el periodismo”, recuerda.

Ruiz trabajó en la sección de Policiales de Miami Herald, un puesto que dejó para fundar su primera empresa, Hispanic PR Wire, la que vendió a su competencia directa, PR Newswire, en 2008. Persuadido del poder de los hispanos en Estados Unidos, Ruiz se inspiró en el festival South by Southwest (SXSW) que se realiza en Austin, Texas, y que agrupa a exponentes de la música, el cine y el mundo interactivo. “Lo que hicimos fue ‘hispanizarlo’, llevarlo a los retos que como comunidad tenemos con la confluencia de diversas industrias que tienen en común el hecho de ser creadoras de contenidos en el contexto latino de Estados Unidos, lo que es muy importante para todas las marcas que buscan acercarse a este codiciado mercado”, explica.

Con un poder de compra que ronda los 1,5 billones de dólares, la comunidad hispana es poderosa y Miami es para Ruiz una suerte de laboratorio de lo que se debe hacer en el país para que esta comunidad explote su potencial. “Durante mi infancia y adolescencia, Miami solamente ofrecía turismo. Recuerdo cuando varias aerolíneas que hoy en día no existen dejaron de operar desde Miami: la gente lamentaba que no había industria, que sólo nuestra fuerza estaba en el turismo”, repasa.

Sin desestimar una industria millonaria como el turismo, Ruiz es un convencido de que Miami ha evolucionado hasta transformarse en el mercado más interesante de América Latina, así como del mundo hispano de Estados Unidos, además del espacio donde convergen estos mercados. Por eso, la próxima edición de Hispanicize en 2016 tiene como leitmotiv “Power in Unity”, porque “Miami es el lugar donde los hispanos van a encontrar su voz y el punto de partida para crear el movimiento de unidad que necesitamos”.

Bárbara Palacios

Por el amor y el respeto a los animales

Barbara Palacios ex reina de belleza, empresaria, motivadora y activista incansable en defensa de los derechos de los animales.

Barbara Palacios ex reina de belleza, empresaria, motivadora y activista incansable en defensa de los derechos de los animales.

Bárbara Palacios es una mujer de muchas facetas. Ex reina de belleza, empresaria, motivadora y activista incansable en defensa de los derechos de los animales. Sus “hijos peludos”, como llama a sus tres perros, son para la ex Miss Universo de 1986 una “bendición que me dan una felicidad que no puedo describir”. Palacios rescata perros y gatos desde los 15 años y su compromiso con los animales es parte del camino que ha elegido como portadora de un mensaje positivo a las personas respecto la importancia de dar lo mejor de sí mismas.

“Yo vengo de una familia disfuncional. Viví la violencia doméstica, y mi infancia y mi adolescencia fueron muy duras. Por eso entendí muy temprano en mi vida que si hubiera más oportunidades para que la gente comprendiera sus problemas emocionales y para que se ayuden a sí mismos, el mundo sería un lugar mejor”, evoca. Hoy, aprovecha su figura pública para hacer llegar el mensaje en el que cree firmemente: no se debe “buscar” sino “dar” felicidad; ayudar es la piedra angular de esa filosofía.

“Con una palabra o con una acción puedes ayudar a cambiar la vida de una persona; no hay nada material que pueda darte más felicidad que eso. Todo sería diferente si las personas entendieran que uno viene al mundo a ayudar, a cooperar, ese el verdadero proyecto de vida”, asegura.

De su forma de entender la vida, y de su inquebrantable vocación viene su compromiso con la defensa de los derechos de los animales. “Mi sueño es tener una granja llena de animales rescatados”, dice esta venezolana que vive en el sur de Florida desde hace dos décadas con su esposo y dos hijos. Reconoce que en Miami ha encontrado “personas e instituciones generosas que hacen mucho por salvar a los animales del abuso y la calle”, pero aún hay quienes cometen crímenes terribles contra ellos. “Lo mío es concientizar. No me canso de decirle a quien me quiera oír que un animal trae mucha alegría a un hogar, especialmente a los niños. Ese interés, ese cariño, ese cuidado, es parte de la formación que nuestros hijos están adquiriendo en casa”, señala.

Su misión es aprovechar su plataforma de figura pública para que las personas entiendan que se puede salvar a los animales, no sólo los domésticos sino también aquellos que están amenazados en sus hábitats naturales, aunque sea con pequeños gestos; y las anima a que se den la oportunidad de tener uno en casa: “Muchos dicen que tenerlos cuesta dinero o que requieren una atención que no pueden dar por falta de tiempo, pero es que no se han permitido experimentar un amor como el que un animal te brinda”.

La gran ventaja de vivir en Estados Unidos, destaca, es que hay muchísimas formas de tener animales y existen innumerables redes de apoyo, lo que no se ve en países de Latinoamérica: “Estuve hace poco en Guatemala apoyando a la organización Global Smile (que opera gratuitamente a niños con labio leporino y paladar hendido) y regresé feliz de poder ayudar a los niños, pero con el corazón lleno de tristeza por todos los perros abandonados que he visto en las calles y con una gran frustración por no poder hacer nada”.

Por eso, dice, en una ciudad como Miami donde hay recursos y una vocación clara de mirar hacia el futuro, el tema de la protección de los animales debe ser parte de los intereses de sus habitantes: “Yo le digo a la gente que, como para todo en la vida, antes de decir que no que se informen y que se den la oportunidad de ayudar. Todos podemos hacer algo”.

Wifredo Fernández

El teacherpreneur que promueve la innovación

Wifredo Fernández se define como un teacherpreneur, un maestro que desde el Idea Center del Miami Dade College (MDC) apuesta por la educación, aunque con una mentalidad decididamente emprendedora.

Wifredo Fernández se define como un teacherpreneur, un maestro que desde el Idea Center del Miami Dade College (MDC) apuesta por la educación, aunque con una mentalidad decididamente emprendedora.

Wifredo Fernández se define como un teacherpreneur, un maestro que desde el Idea Center del Miami Dade College (MDC) apuesta por la educación, aunque con una mentalidad decididamente emprendedora. Conocedor de ambos mundos, Fernández ha sido profesor desde que acabó la universidad y también emprendedor dentro del ecosistema de innovación de Miami. Hijo de padres cubanos, Fernández dejó la ciudad para seguir la carrera de Educación y tras graduarse en la Universidad de Pennsylvania en 2009 se unió a Teach for America para enseñar en una escuela chárter ubicada en un barrio pobre de Washington D.C.: “Esa experiencia transformó mi percepción sobre la gran desigualdad en la educación que hay en el país. Fue una experiencia que marcó mi futuro”.

Pero Fernández quiso regresar a Miami y en 2011 fue uno de los fundadores de The Lab Miami, uno de los primeros espacios que se crearon en Wynwood para el coworking y que ha servido como un “campus” para emprendedores. “Wynwood es una zona donde confluye gente creativa. Empezamos The Lab en un cuarto y la respuesta fue tan buena que poco después ya estábamos en un local de 10 mil pies cuadrados en los que se distribuyen zonas de trabajo, oficinas y espacios para eventos”, rememora.

La idea de este emprendimiento que recibió el apoyo de inversores locales y distintas instituciones como el Knight Foundation es servir de punto de encuentro entre emprendedores, mentores, inversores y empresas interesados en apoyar el crecimiento del ecosistema de Miami. No obstante, Fernández nunca dejó la enseñanza y desde que volvió a Miami se unió al MDC para enseñar un curso para los alumnos de primer año.

“Toda esa energía y creatividad que veía en The Lab las encontraba en mis alumnos también, lo que es una buena señal para la ciudad. Sin embargo, a diferencia de los emprendedores de Wynwood, los alumnos no tenían el mismo acceso a las redes de apoyo y eso fue lo que me di cuenta que había que llevar a las aulas”, fundamenta.

Aunque sigue vinculado a The Lab, ha dejado el día a día de su funcionamiento para dirigir Create Miami, la aceleradora de proyectos del MDC, desde donde persigue el objetivo de generar –otra vez– un espacio en el que confluyan el talento, las redes de mentores, las oportunidades de trabajo y donde se piense con una mente excluyentemente emprendedora: “Ser emprendedor es una mentalidad que no significa sólo lanzar un negocio, sino saber identificar un problema y crear una solución. La economía de hoy nos reta a que la educación esté dirigida a enseñar a sus alumnos a adquirir diferentes habilidades”.

En Create Miami, los alumnos tienen la oportunidad de interactuar, aprender de otros emprendedores que han tenido éxito y todos los programas poseen un vínculo con los empleos en startups: “Porque lo que se oye con frecuencia es que no hay el talento suficiente en Miami dentro del ecosistema de innovación, tecnología y emprendimiento. Nuestro reto es atraer, mantener y promover el talento humano para que trabaje en los problemas más acuciantes que tenemos en nuestra comunidad como la educación, el medioambiente o la desigualdad”.

En el mayor sistema de educación pública del país, el Idea Center tiene como cometido democratizar no sólo la educación, sino también el acceso a redes de mentores y ayudas para sus emprendedores: “De los chicos que llegan a nuestras aulas en el MDC, dos de cada tres vienen de un barrio pobre, pero están llenos de creatividad porque los problemas los viven en sus comunidades y quieren buscar soluciones”.

En una ciudad que mira hacia el porvenir, la educación, dice Fernández, ocupa un lugar primordial y confía en que en unos años se diga que lo que menos hace falta en Miami es talento humano, “porque ese talento es el que hoy se está formando en las aulas”.

Antonio Orlando Rodríguez

Por amor a la literatura

Antonio Orlando Rodriguez creo su Fundación Cuatrogatos para fomentar la literatura en español.

Antonio Orlando Rodriguez creo su Fundación Cuatrogatos para fomentar la literatura en español.

El escritor Antonio Orlando Rodríguez sabe de la estereotipada imagen de Miami. Y se ha propuesto hacer su aporte para cambiar esa percepción que existe respecto de que la ciudad no tiene un perfil cultural de envergadura. Su Fundación Cuatrogatos nació para fomentar la literatura en español. Tanto para quienes la escriben como para los que la leen: “Miami es la capital del español en Estados Unidos y me gustaría contribuir a que los niños, los jóvenes y los adultos de esta ciudad también puedan leer y escribir buena literatura en nuestro idioma”.

Junto al también escritor y editor Sergio Andricaín, la Fundación Cuatrogatos trabaja sin descanso para el deleite de los amantes de la lengua de Cervantes. “Cuando uno va a un estadio de fútbol y pregunta a quién le gusta este deporte se levantan muchísimas manos, pero si pregunta a cuántos les gusta la literatura probablemente cuatro gatos lo hagan, por eso llamamos así a nuestra fundación porque somos pocos los que amamos la literatura”, admite.

Pocos pero que pueden ir creciendo gracias a esfuerzos como los de Rodríguez, ganador en 2008 del premio de Novela Alfaguara con la obra Chiquita y el único autor hispano de Estados Unidos que ha obtenido este galardón. Nacido en Cuba en 1956, emigró a Costa Rica y luego vivió en Colombia, aunque su destino final lo encontró en Miami: “Llegué a Miami hace 16 años porque para un exiliado cubano Estados Unidos es el país más amable en términos migratorios, y a pesar de que me sentía muy feliz viviendo en Colombia nunca tuve el estatus legal que yo necesitaba”.

Si bien Miami es una ciudad joven, Rodríguez asegura que está llamada a ser una gran capital del arte y la cultura, y ya se ven señales de eso con la realización de eventos como la Feria Internacional del Libro, el surgimiento de revistas literarias, organizaciones que promueven el arte, o espacios como Books and Books, considerada en 2014 como la mejor librería del país. “Cuando Sergio y yo vinimos a vivir a Miami en el año 2000, queríamos darle continuidad al trabajo que habíamos hecho en Cuba, Costa Rica y Colombia de promoción de la lectura y del surgimiento de nuevos lectores y escritores; esa fue la génesis de un proyecto como Cuatrogatos”, afirma.

La Fundación Cuatrogatos atiende tanto a un público infantil como adulto y ya ha realizado tres ediciones del evento anual Fiesta de la Lectura / The Reading Festival. Cada año otorga el Premio Fundación Cuatrogatos a 20 libros iberoamericanos de literatura infantil y juvenil publicados en español, “porque nuestra idea es no sólo que se hable el español de manera utilitaria sino que se lea y se escriba correctamente”.

El autor, que combina su trabajo literario con la promoción de la cultura, ha publicado las novelas Querido Drácula y Aprendices de brujo, así como la pieza teatral El león y la domadora y los cuentos para niños Los helados invisibles, Abuelita Milagro y Conoce a José Martí, entre otros. “Las novelas para adultos me llevan mucho tiempo porque suponen una gran investigación, por ello las alterno con libros para niños que son más cortos y menos demandantes”, indica.

Antonio Orlando Rodríguez, que organiza con su fundación visitas a las escuelas para que los niños “acribillen” a preguntas a autores, o monta campañas como la del libro viajero que pasa de mano en mano para que la gente lea más, escribe libros que están cargados de fantasía, humor y absurdo: “Porque son los antídotos por excelencia contra la solemnidad y los estereotipos. Son elementos de ruptura y creo que es importante que los niños se salgan de lo establecido, vean el mundo con ojos nuevos y salten por encima de las barreras de los estereotipos porque a fin de cuentas ellos son los ciudadanos del futuro”.

Raquel Regalado

La educación ante todo

Raquel Regalado miembro de la Junta Escolar del condado en representación del sexto distrito.

Raquel Regalado miembro de la Junta Escolar del condado en representación del sexto distrito.

Raquel Regalado es digna hija de su madre. Y lo dice con orgullo porque de ella, la desaparecida y célebre periodista y locutora de radio Raquel Ferreiro, aprendió a decir lo que piensa y a luchar por dar a las mujeres un lugar en las decisiones, no sólo de la familia sino de la sociedad. “Mientras mi abuela me decía que calladita estaba más bonita, mi mamá me dejaba claro que cualquier cosa que yo hiciera me diese la suficiente autonomía como para no depender de nadie”, dice Regalado, hija también de otra reconocida figura pública, el alcalde de Miami, Tomás Regalado.

Con 40 años, Regalado, que podría convertirse en la primera mujer frente a la alcaldía de Miami-Dade el próximo año, actualmente es miembro de la Junta Escolar del condado en representación del sexto distrito. Esta republicana “moderada” admite que su posición, como hija de un político y una comunicadora social muy populares en la comunidad, le ha dado una ventaja que busca capitalizar en su carrera hacia la alcaldía del condado: “Mis padres fueron personas del exilio que tuvieron que rehacer sus vidas, como muchos de los actuales residentes de Miami que dejaron sus países por diferentes motivos y que en esta ciudad se han reinventado”. Y asegura que con un padre con más de 20 años en la política, “como familia hemos estado por muchos años expuestos al escrutinio público, la única parte que tenía reservada para mí eran mis hijos”.

Pero Regalado decidió sacar a la luz ese pequeño espacio de privacidad cuando se atrevió a contar qué fue lo que le motivó a lograr un puesto en la Junta Escolar. “Mi hija Isabela es autista y cuando estuve buscando escuelas públicas que pudieran atender sus necesidades encontré muchas dificultades. Conversando con mi papá, me dijo que por qué no buscaba una solución desde dentro y fue así que me lancé”, reconoce.

Regalado ganó el puesto sin oposición y con el 60% de los votos, aunque el camino no ha sido fácil: “He llevado la realidad de padres como yo a la Junta. Desde la necesidad de programas after school a campamentos de verano accesibles para todos”. Y ahora busca dirigir el futuro del condado con la visión de que no es sólo una ciudad de lujo y diversión, sino un buen lugar para vivir. “En el Miami de los años 70 en el que crecí había mucho racismo. Cuando veía los anuncios de English Only, como niña me dolía mucho porque mis abuelas en casa sólo hablaban español. Como comunidad hemos superado eso y hoy la diversidad que tenemos es una de las mejores cosas de esta ciudad”, señala.

Sin experiencia en temas de administración pública, Regalado se presenta como una “outsider” cuya agenda política está enfocada a retener a los residentes de Miami para que no se vean tentados a irse porque el condado no les ofrece las mejores condiciones. “Miami-Dade es muy caro para vivir. El 40% de sus residentes destina más del 50% de sus ingresos a pagar su vivienda. También debemos atraer industrias y no vivir sólo del turismo. Todo esto se hace desde la educación para retener a nuestro talento”, analiza.

Con una cargada agenda que la abogada reparte entre su trabajo en la Junta, su programa de radio en la estación La Poderosa (670 AM) y su campaña electoral, Regalado resalta que es una madre como cualquier otra que compra la leche en el supermercado y que al llegar a casa supervisa las tareas de los niños y prepara la cena para sus hijos. “Muchas personas me recomendaron que esperara a que mis hijos, hoy de 11 y 9 años, se vayan al college para empezar mi carrera política, pero he dicho que no. Como mi madre, que no renunció ni a su carrera ni a su familia, no voy a esperar el momento de hacer algo, porque el futuro de ellos es ahora”, concluye.

Ralph Patiño

Por la paz y la reconciliación

Ralph Patiño es un prominente abogado de Miami.

Ralph Patiño es un prominente abogado de Miami.

“Patiño, ¿te has preguntado por qué estás aquí?”, le preguntó a Ralph Patiño el hoy embajador de Cuba en Washington, José Ramón Cabañas, durante una reunión secreta entre personas privadas y miembros del gobierno cubano antes de que se restablecieran las relaciones entre ambos países a comienzos de este año. Patiño, un prominente abogado de Miami, es uno de los hispanos que forman parte de un círculo de allegados al presidente Barack Obama que trabajan de manera independiente junto al mandatario para dar soluciones a problemas que afectan a la comunidad latina. Uno de los temas de interés para la Administración Obama ha sido Cuba y Patiño, hijo de una pareja de inmigrantes cubanos que se establecieron en Nueva York en 1956, ha sido uno de los artífices de las conversaciones de acercamiento entre los gobiernos de ambos países.

“Conocí a Barack Obama en 2006, entonces era senador y tenía aspiraciones presidenciales. Conversamos y en esa reunión me di cuenta de que era una persona muy preparada y un individuo socialmente responsable. Ese mismo día giré un cheque por 32,500 dólares, lo máximo que se podía donar en ese tiempo a una campaña política, y continué con mi vida”, recuerda.

Patiño nació en Nueva York en 1957. Cuando su padre murió en un accidente automovilístico en 1971, la familia se mudó a Miami. “Vinimos a vivir con mi abuela. Teníamos muchas necesidades y me tocó trabajar desde muy joven. He hecho de todo: he sido maletero, actor aficionado y he limpiado los baños de los aviones de Delta durante las madrugadas para poder estudiar en la universidad”, rememora.

Con casi 30 años de práctica legal, el fundador de la firma Patino & Associates empezó su carrera litigando casos de productos defectuosos: “En 1999, un cliente mío se volcó en una Ford Explorer con neumáticos Firestone. Murió su esposa y su hijo quedó gravemente herido. Me pidió que me encargue del caso que marcó mi vida profesional”. La demanda se interpuso contra ambas compañías, y al ganar notoriedad nacional se conocieron de otras similares en el resto del país en un caso que provocó el retiro masivo de más de 6,5 millones de neumáticos Firestone y disparó indemnizaciones para las víctimas que superaron el billón de dólares.

Como resultado de ese trabajo, Patiño fue elegido para liderar el mayor grupo de litigio multidistrito que se haya reunido jamás en la historia de Estados Unidos. Ya con Obama en la Casa Blanca, el abogado fue llamado por Henry Muñoz para fundar junto a otros hispanos como Eva Longoria The Future Fund, una organización que recaudó 36 millones de dólares para el Comité Nacional Demócrata en 2012. Pero el aporte de Patiño no estaba vinculado sólo al dinero, sino que estaba dirigido a un tema mucho más cercano a su corazón: Cuba.

Patiño reconoce que el camino para normalizar las relaciones con Cuba es largo y hay mucho por hacer, pero se siente satisfecho de haber colaborado a que se den lo primeros pasos para crear armonía entre ambos pueblos: “Yo he venido de la nada. Y pienso que es un deber ayudar a la comunidad. Si me metí en esto ciegamente fue porque soy una persona con responsabilidad social y pienso que el mejor futuro pasa por vivir en armonía”. El renombrado abogado es también uno de los fundadores de Cuba Ahora, la Junta Ejecutiva de la Cámara de Estados Unidos-Cuba y del Proyecto Victoria Latina, una organización bipartidista para apoyar a los candidatos hispanos que aspiran a cargos públicos.

Quizá la respuesta de por qué hace todo esto se encuentre en el profundo amor que Patiño tiene por su país, Estados Unidos, pero también por el de sus padres y que siente como suyo: “Cuando bajé del avión por primera vez en la isla me sentí muy cubano, entendí que también pertenecía a esa tierra y ahí estaba la respuesta a la pregunta de Cabañas”.

Gabriela Rachadell de Delgado

Comenzar por los niños

Rachadell trabaja de manera voluntaria para Boys & Girls Clubs, una organización sin fines de lucro que proporciona programas educativos después de la escuela y campamentos de verano a casi diez mil jóvenes de bajos recursos a través de cinco sedes.

Rachadell trabaja de manera voluntaria para Boys & Girls Clubs.

La abogada venezolana Gabriela Rachadell de Delgado está convencida de que la educación es la base del desarrollo de toda sociedad, pero sostiene que lo mejor es comenzar temprano; por eso, su misión es trabajar para que 8 mil niños del condado Miami-Dade tengan esa oportunidad que a ella nunca le faltó. Rachadell trabaja de manera voluntaria para Boys & Girls Clubs, una organización sin fines de lucro que proporciona programas educativos después de la escuela y campamentos de verano a casi diez mil jóvenes de bajos recursos a través de cinco sedes.

“En mi familia me inculcaron que la educación es la piedra angular de todo individuo y toda sociedad, por eso en mi vida me enfoqué primero en mi propia educación y luego me he ido comprometiendo con proyectos educativos para ayudar a los demás”, manifiesta esta abogada graduada de la Universidad de Harvard. Como Chair de la gala anual Wild About Kids, ella coordina el comité ejecutivo, colabora en darle visibilidad a la tarea que se realiza en los clubes y trabaja intensamente para sumar patrocinadores de alto nivel.

Boys & Girls Clubs of Miami-Dade ha estado sirviendo a la juventud en la comunidad desde 1946. Lo que antes funcionaba en una sola sede, en la actualidad se hace en cinco clubes que sirven a miles de niños y niñas durante todo el año, ofreciendo programas en las áreas de liderazgo, mejora educativa, preparación profesional, habilidades de vida y salud, artes, deportes y recreación.

El apoyo incondicional a la educación de esta abogada comenzó en su Venezuela natal y cuando se instaló con su esposo en Miami la pareja buscó rápidamente involucrarse con alguna organización que apoyara la educación. “Cuando mi esposo y yo nos mudamos a Miami, empezamos a realizar trabajo comunitario como lo hacíamos en Venezuela y analizamos el impacto que ciertas fundaciones tenían en la educación infantil”, alega. Eligieron Boys & Girls Clubs porque las iniciativas y los programas están diseñados para inspirar y proporcionar a los niños los recursos necesarios para tener éxito: “Creo que cada individuo tiene un propósito en la vida, un talento y unas cualidades que hay que desarrollar para que esos niños se conviertan en ciudadanos productivos que les importe su comunidad”.

Pero todo eso, afirma, sólo se puede lograr si se empieza muy temprano en la educación. “El trabajo que hace Boys & Girls Clubs of Miami-Dade es reforzar lo que los niños aprenden en la escuela y alimenta cualquier talento que puedan tener; es un trabajo necesario dadas las situaciones actuales”. Entre los factores determinantes para que los Delgado se involucren con esta organización fueron las horas de servicio que dedica a los estudiantes, su amplia red de voluntarios, además de que el 90% de los ingresos que Boys & Girls recibe se destina a los niños y se administra sólo con el 10%.

La abogada señala que en los 15 años que lleva en Miami ha visto un gran cambio que puede observarse en todos los ámbitos, lo que llevado al terreno de la organización que apoya es cada vez más necesaria la educación “porque tenemos que preparar a nuestros niños para el futuro de una ciudad competitiva”. Rachadell comprendió que quería ayudar a la mayor cantidad de niños que pueda “ya que Dios no me dio la oportunidad de tener hijos. Hace tiempo que dejé atrás la tristeza, por eso cuando entendí que mi misión era ayudar a los niños, la realidad me hizo comprobar que tenía 8 mil hijos”.

Laura Maydón

La importancia de la evolución

Laura Maydon es la directora de Endeavor Miami.

Laura Maydon es la directora de Endeavor Miami.

Laura Maydón es una ejecutiva que trabaja para que el tan mentado espíritu emprendedor de Miami alcance su mayoría de edad y se empiecen a asentar empresas que hagan de esta ciudad de grandes promesas, una realidad sustentable en el tiempo. Desde su posición como directora de Endeavor Miami, esta mexicana dirige una organización que apoya a las empresas que han superado la etapa de startups para que den un salto cualitativo y se establezcan sólidamente en la economía.

Endeavor Miami ofrece una red de mentores, acceso a capital, talento, mercados y guía para promover el crecimiento. La organización sin fines de lucro fue creada en 1997 en América Latina para ayudar a pequeños negocios en países emergentes y está presente en 25 naciones en todos los continentes. “El perfil que buscamos es el del emprendedor de alto impacto; esto es, que tenga el potencial de liderazgo para escalar su empresa a un nivel más alto, pero también que esté comprometido con su comunidad”, subraya.

El objetivo de la organización mundial más grande de apoyo a emprendedores es que se genere un círculo virtuoso basado en el modelo de pay it forward; es decir, que quien reciba el apoyo luego se convierta en mentor o inversor de otros emprendimientos. “Lo que realmente necesitamos para crear un ecosistema es que todos nos ayudemos. Desde la mentoría, la inversión, la educación. Que nuestro trabajo tenga un impacto y que no quede sólo en el tema económico”, alega.

Aunque Miami ha sido tradicionalmente una tierra de emprendedores y posee una de las mayores tasas de creación de nuevas empresas entre las quince mayores áreas metropolitanas de Estados Unidos, el panorama cambia cuando éstas tienen que jugar en otra liga. Y es en este punto donde según la organización Kauffman el número de empresas consideradas grandes –por el número de empleados– ha decaído en un 20% desde el año 2000. Por eso la labor de líderes de la comunidad como Maydón es que estas cifras se reviertan y se creen las condiciones para que no sólo las empresas crezcan, sino que sus individuos se ayuden unos a otros para el bien de la región.

Pese a que la carrera de esta graduada de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard empezó en un fondo de inversiones con una cartera de clientes de Latinoamérica, su espíritu en todos sus trabajos ha sido el de un emprendedor, ese que busca soluciones a los problemas que va encontrando: “Llegué a Miami para trabajar en una embotelladora de Coca-Cola en el área de fusiones y adquisiciones, pero esta empresa fue comprada por una más grande. Yo me quería quedar, aunque en ese momento no había ninguna empresa de ese nivel que tuviese en esta ciudad sus sedes corporativas. Fue cuando di un giro en mi carrera y comencé a trabajar en Visa donde vi desarrollo de mercados y nuevos productos”.

Cuando dejó el mundo corporativo –en el que además de crear nuevos productos le tocó lidiar con inversionistas– se dio cuenta de que su objetivo era ayudar a que los diferentes actores de la rueda empresarial se conecten. “Yo quería que mi trabajo genere más impacto, que pueda ayudar a encontrar nuevas oportunidades y hacer crecer los negocios”, reflexiona. Esa oportunidad llegó de la mano de Endeavor que hace un par de años estaba buscando a la persona que abriese una oficina en Miami.

“Endeavor es un súper proyecto en cuya misión creo firmemente porque ayudamos a empresas que van a crecer y son rentables, y que a su vez apoyan al desarrollo económico de su región”, señala. Maydón, que quiere para sus hijas una ciudad que ofrezca más oportunidades, está convencida de que de cara al futuro Miami tiene todos los ingredientes para consolidar ese potencial.

Henry Briceño

El creador de conciencia

geólogo y profesor de la Universidad Internacional de Florida

Henry Briceño es geólogo y profesor de la Universidad Internacional de Florida.

Ser el portador de malas noticias no es una tarea agradable, pero como científico consciente de que su labor es proporcionar información para la toma de decisiones, el profesor Henry Briceño no se cansa de advertir de las consecuencias del aumento del nivel del mar en el sur de Florida. El geólogo y profesor de la Universidad Internacional de Florida dice que está cansado de que la discusión sobre el aumento del nivel del mar se centre en el número de pulgadas o pies y se desatienda el problema de fondo, que no es otro que uno que nos afecta a todos y que como comunidad debemos entender y actuar.

“Estamos ante un problema mundial que afecta a todas las ciudades costeras del mundo, en mayor o en menor medida, pero que es parte de los efectos del cambio climático y del calentamiento global”, señala el profesor venezolano. El punto a considerar para este especialista en el tratamiento del agua ya no es cuántos pies aumentará el nivel del mar –los más pesimistas lo ponen entre 10 y 30 para finales de este siglo–: “Lo que tenemos que pensar es en el futuro. Cómo y hacia dónde nos vamos a mover. La mayor parte de las poblaciones del mundo vive en zonas costeras y mirando a largo plazo hay que empezar a proyectar la mudanza de cientos de millones de personas”.

Desde 1870, el nivel del mar ha aumentado unas 8 pulgadas y según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OECD), Miami es la ciudad en el mundo que ocupa el primer lugar entre las más vulnerables en términos de daños a la propiedad, con más de 416 mil millones de dólares en riesgo por las potenciales inundaciones ocasionadas por el aumento del nivel del mar. Una ciudad en la cual los enormes intereses económicos en juego vienen mostrando una inconcebible resistencia a aceptar que estamos frente a un desafío que determinará el futuro del sur de Florida, donde de los 5,5 millones de sus habitantes, el 75% vive mirando al mar.

Sin embargo, hay otro problema: las condiciones del suelo son especialmente difíciles por su topografía plana y por su geología, ya que Miami está asentada sobre un terreno de caliza porosa y permeable. Briceño piensa que es un avance que los condados de Miami-Dade, Broward, Palm Beach y Monroe se hayan unido para analizar y trazar políticas conjuntas para enfrentar este contratiempo. “Para buscar la solución de un problema primero hay que aceptar que éste existe. Tenemos tiempo para buscar soluciones, pero no hay que perderlo”, indica Briceño, quien ha hecho estudios y ha encontrado que en los próximos 20 años el sur de Florida enfrentará serias dificultades de tratamiento del agua, debido a que las bombas existentes no darán abasto para evitar que nuestras fuentes de agua se salinicen cada vez más.

La propuesta de Briceño se basa en identificar las zonas de las cuales ya no valdrá la pena sacar el agua, y abandonar y sanear el terreno. “Hay mucho dinero en juego. A los políticos no les gusta hablar de un problema que quizá sea más urgente en 20 o 50 años, pero como comunidad debemos exigir esta conversación, tomar conciencia de qué futuro le vamos a dejar a nuestros hijos”, advierte.

Con todo esto, Briceño es optimista respecto de la posibilidad que cada día se tome mayor conciencia del problema y se empiece a aceptar que el desplazamiento de las ciudades ha ocurrido en la historia de la humanidad y que puede representar una gran oportunidad de desarrollo económico. “Sé que lo que digo suena a tragedia, pero veo que a largo plazo tenemos frente a nosotros una gran oportunidad de crecimiento económico si empezamos desde ya a planificar un nuevo Miami que esté construido de manera responsable y en armonía con los cambios que se vienen”, sintetiza.

 

 

 

 

 


Compartir.

Dejar un Comentario