EL GRECO: 400 AÑOS DE INFLUENCIA

0

No era español, aunque su larga residencia en Toledo lo convirtió en un ícono de la pintura local. A cuatro siglos de su muerte, las ciudades de Madrid y Toledo han declarado este 2014 como el año del ilustre pintor. Pero su influencia supo cruzar el Atlántico y algunos museos de Nueva York y Washington se suman a las celebraciones. Recorrido por la obra de un artista que influenció a los grandes héroes de la pintura moderna.

Texto: Florencia Rolón / Fotos: Gentileza The Metropolitan Museum / The Hispanic Society of America / The Frick Collection

El Greco en Nueva YorkEl Greco in New York es la muestra que hasta el 1 de febrero de 2015 organiza The Metropolitan Museum of Art (Met), que en combinación con la Hispanic Society de Estados Unidos reúne la colección más importante del pintor al margen de la de El Prado de Madrid.

Si bien la Frick Collection ya albergó en sus paredes la exhibición Men in Armor –que cerró el 26 de octubre–, hará una extensión a la exposición del Met agrupando las tres obras que posee del artista: La purificación del templo (1600), San Jerónimo (1590-1600) y el retrato de Vincenzo Anastagi (1575).

Los retratos elaborados por El Greco suelen ser intimistas, interesándose por los rasgos psicológicos del personaje como más tarde harán Velázquez o Goya. Este estilo retratístico –tomado de Tiziano y Tintoretto– se ve alterado en la imagen de Vicenzo Anastagi, presentado de cuerpo entero para reforzar su estatus.

Su estilo no logró el reconocimiento unánime hasta llegado el siglo XX. “En la historia del coleccionismo de Estados Unidos, El Greco tiene un significado enorme. Ha sido señalado por muchas escuelas modernas como fuente de inspiración. Este 400 aniversario de su muerte es una gran oportunidad para revisitar a este maestro y para aprender más sobre su contribución al mundo del arte”, sostuvo el curador de la exposición en el Met, el coreano Jeongho Park.

Doménico Theotocópuli nació en Candía (Creta) en 1571. El Greco representa un caso único en la evolución de la historia del arte: hasta 1567, trabajó en Creta como pintor de íconos a la manera postbizantina. Tras conseguir el título de maestro en pintura, en 1567 viajó a Venecia, donde comenzó a recibir sus primeros encargos. En 1577 se estableció en Toledo, ciudad que hará suya y en la que vivirá sus mejores años como artista.

El Greco llega a NYComo reconoció el crítico de arte español Francisco Calvo Serraller, “el último entre los grandes maestros antiguos españoles en ser reconocido, El Greco, fue también la influencia más determinante para animar el movimiento más decisivo para el desarrollo de la vanguardia del siglo XX: el cubismo; o sea: que, al final, el pintor cretense resultó ser demasiado moderno para los antiguos y, a la par, fuente de inspiración para el arte contemporáneo, aunque previamente estuviese a la sombra durante casi tres siglos”.

En su gran obra, El entierro del Conde Orgaz (1586-1588), divide cielo y tierra con un friso de cabezas de las personalidades más importantes de la época.

“El Greco creó con sus pinceles un nuevo mundo de imágenes religiosas y una revolucionaria forma de tratar y mostrar a los individuos divinos o terrenales, de tal fuerza que hoy podemos fácilmente reconocerlo como propio del griego de Toledo”, señaló el experto Fernando Marías.

El griego de Toledo, como se le conoció en su tiempo, fue ese inmigrante que nunca llegó a dominar el español, firmó siempre en caracteres griegos y mantuvo el apodo de su nacionalidad de origen, llegando a ser el más universal toledano de todos los tiempos y una verdadera figura de la ciudad española.

El Greco in New York se exhibe hasta el 1 de febrero de 2015 en The Metropolitan Museum of Art, 1000 5th Ave, Nueva York.
www.metmuseum.org


Compartir.

Dejar un Comentario