Alma Magazine.com
Lunes 4 de Mayo de 2009

Reclamo por la periodista detenida en Irán

Libertad a Roxana

por Silvina Batallanez / Fotos: EFE

Todos piden por ella. Las redes sociales, los blogs y las páginas de los diarios, radios y tv más importantes del mundo reclaman la liberación de Roxana Saberi, la periodista iraní - estadounidense arrestada y condenada en la cárcel de prisioneros políticos de Teherán.

Reclamo por la periodista detenida en Irán - Libertad a Roxana

 

Roxana Saberi, de 31 años, fue arrestada el 31 de enero pasado por razones aún demasiado turbias para confirmar una hipótesis certera, y tras un breve juicio celebrado a puertas cerradas, fue condenada a ocho años de prisión acusada de espiar para Estados Unidos. Hoy lleva más de quince días de huelga de hambre y tres de no ingerir líquido alguno. Por la debilitación de su salud, fue internada en el hospital de la cárcel Evine.

 

Ante este panorama, el 3 de mayo pasado, cuando se celebró el Día Internacional de la Libertad de Prensa, los periodistas del mundo alzaron sus voces; la asociación Reporteros sin Fronteras entregó en la Embajada iraní en Francia una petición de liberación de la joven periodista con doble nacionalidad.

 

El caso ha prendido tanto entre la población mundial, que en internet abundan los blogs y páginas dedicadas a suscitar una campaña a favor de la liberación de la periodista y en contra de los argumentos iraníes para mantenerla cautiva. Las redes sociales también han hecho lo suyo: mientras Twitter promueve la casilla postal y mail del embajador de Irán en Estados Unidos para que los usuarios del mundo escriban demandando por la liberación de Sabari: Writte to His Excellency Ambassador Mohammad Khazaee, Permanent Mission of the Islamic Republic of Iran 622 Third Ave. New York, NY 10017. e-mail: iran@un.int; Facebook ha reunido casi 7.000 "fans" de Roxana.


Incluso algunos integrantes de Reporteros sin Fronteras, incluido su secretario general Jean-François Julliard, llevan a cabo una huelga de hambre de seis días en apoyo de Saberi y juntaron unas mil firmas mientras reparten panfletos apostados en las puertas de la aerolínea iraní con sede en París. Con esta manifestación simbólica pretenden demostrarle a la prisionera que no está sola en su lucha, y, según los reportros, que puede contar con relevos.

 

“Vamos a continuar la movilización, de otras maneras. Roxana Saberi no ha cometido ningún delito. Debe quedar en libertad lo antes posible. El presidente iraní no puede utilizar a la joven para su campaña electoral, ni como moneda de cambio en sus relaciones con Europa y Estados Unidos”, comunicaron los RSF. La movilización periodística se extendió rápidamente hacia Londres, Nueva York, Washington, Madrid y Bruselas.

 

El padre de la reportera, Reza Saberi, residente de la ciudad estadounidense de Fargo, aseguró que su hija fue detenida por comprar una botella de vino, cuyo consumo está proscripto y penado bajo la rígida versión de la ley islámica que rige en Irán. Desde entonces, los cargos escalaron comenzando por acusarla de “trabajar de forma ilegal” ya que su acreditación de prensa se había vencido, hasta llegar a la acusación de espionaje.

 

Algunos especialistas advierten que esta condena es un buen caballo de batalla para el gobierno iraní, pues se produjo en un momento de relevancia en las relaciones entre Estados Unidos e Irán, quienes habían roto sus lazos diplomáticos en abril de 1980 tras consolidarse el triunfo de la revolución islámica que acabó con la monarquía del último Sha de Persia, el pro occidental Mohamad Reza Pahlevi. Después de casi treinta años, Barack Obama demostró su deseo de entablar nuevas conversaciones con Irán si el régimen de los ayatolá está dispuesto al diálogo. Y aunque la respuesta por parte del régimen en principio fue favorable, algunos de los sectores más conservadores se han mostrados inquietos por las perspectivas que pudieran causar las conversaciones entre el nuevo presidente estadounidense y el gobierno iraní.

 

Por eso, la mayor parte de las organizaciones de defensa de los derechos humanos y de la libertad de prensa expresan con ahínco su temor a que el caso Saberi sea ni más ni menos que una jugada política para ser utilizado como partida de una eventual negociación entre Irán y Estados Unidos.

 

El portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Robert Wood ha calificado de "infundada" la acusación de espionaje; la secretaria de Estado Hillary Clinton ha enviado una carta al Gobierno iraní solicitando la liberación de Saberi. No obstante, son las editoriales de los medios más prestigiosos como el New York Times, los medios para los que ha trabajado Roxana, como la BBC, la National Public Radio (NPR), las cadenas norteamericanas ABC, Fox News y el digital Feature Story News (FSN), el actor Charles Berling, la Premio Nobel de la Paz Shirin Ebadi y un sinfín de anónimos los que golpean virtualmente las puertas de Mahmoud Ahmadineyad y los ayatolá que conducen y rigen la estricta justicia iraní para que le devuelvan la libertad a la periodista. Ni siquiera la condena y reciente ejecución en la horca de la joven iraní Delara Darabi ha causado tanto revuelo mediático.

 

Fuentes: IPS, EFE, Twitter, Facebook

Calificar artículo

54 Votos

Espacio de lectores Deje su comentario

Seguir los comentarios por email.