Alma Magazine.com
Martes 21 de Abril de 2009

Sospechas de magnicidio en Bolivia

¿Quién quiere matar a Evo?

/ Fotos: EFE

La policía boliviana desbarató una banda que habría planeado asesinar al presidente del país sudamericano. Entre los muertos y detenidos hay hombres con pasaportes de Hungría, Rumania, Croacia e Irlanda.

 

El Ministerio de Exteriores de Rumania confirmó en un comunicado oficial que uno de los tres mercenarios abatidos por la policía boliviana el 16 de abril en una operación antiterrorista tiene la ciudadanía rumana. Según el comunicado, las autoridades bolivianas no han ofrecido ninguna información sobre las circunstancias de la muerte del ciudadano rumano, a pesar de que Rumania viene solicitándola desde el 18 de abril.


La cancillería rumana se ha puesto en contacto con los familiares del fallecido, que residen en Hungría, para hacer las gestiones para la repatriación del cadáver. De acuerdo con informaciones de la prensa rumana, el compatriota muerto en Bolivia responde al nombre de Magyarosi Arpak y es de origen magiar.


Arpak y los otros dos mercenarios fallecidos, de nacionalidad croata, húngara e irlandesa, formarían parte de un grupo terrorista que planeaba el asesinato del presidente boliviano, Evo Morales. Los tres hombres perdieron la vida en un enfrentamiento con la policía en la ciudad de La Paz cuando ésta irrumpió en el cuarto piso del Hotel Alvear para atrapar a la banda.


Las autoridades bolivianas informaron la semana pasada de que tres "mercenarios" extranjeros murieron cuando integraban una banda que pretendía matar al mandatario boliviano en la que también participarían ex militares “carapintadas” argentinos, varios de ellos acusados por crímenes de lesa humanidad.

 

También el Gobierno húngaro exigió información oficial a Bolivia sobre los supuestos integrantes de la banda de "mercenarios". No obstante, el ministro de Exteriores, Péter Balázs, expresó sus dudas sobre la versión oficial boliviana y aseguró que no ha "oído ni conocido ninguna prueba que documentara esta versión" y agregó: "Expreso mis dudas al respecto. Los piezas del mosaico no encajan". El ministro reiteró que Hungría sigue sin recibir informaciones oficiales de La Paz, pero espera "que las autoridades bolivianas" les informen.


En la operación murieron Eduardo Rózsa Flores (boliviano, con ciudadanía húngara y croata), Árpád Magyarosi (rumano de origen húngaro) y Dwyer Michael Martin (irlandés), y fueron detenidos Mario Francisco Tadic Astorga (boliviano, con pasaporte croata) y Elöd Tóásó (húngaro).


Por tal motivo, el embajador húngaro acreditado en Buenos Aires viajó a Bolivia para informarse sobre los detalles del incidente y cooperar con su homólogo irlandés, que también está implicado en el asunto.
Balázs informó que Hungría ofreció su ayuda a Rumania para trasladar el cadáver de Magyarosi y que también cuentan con el apoyo de la Cruz Roja húngara, mientras que subrayó que el país colaborará con todos los que se lo pidan.


Rózsa, de padre húngaro y madre española, según la prensa magiar, creció en Bolivia y más tarde fue voluntario en el Ejército croata, por lo que obtuvo esa ciudadanía también. Trabajó para el diario catalán La Vanguardia y para la versión española de la BBC desde la antigua Yugoslavia, pero más tarde se convirtió en combatiente voluntario.

Calificar artículo

132 Votos

Espacio de lectores Deje su comentario

Seguir los comentarios por email.

2009-04-27 18:52:49

Este hombre es poco serio...

Cantidad de Comentarios: 1