Alma Magazine.com
Jake Gyllenhaal - El hijo de Hollywood

Jake Gyllenhaal

El hijo de Hollywood

Mujeres boxeadoras en los slums de Kampala, Uganda - Luchando por una vida mejor

Mujeres boxeadoras en los slums de Kampala, Uganda

Luchando por una vida mejor

Jueves 8 de Octubre de 2009

Utopías y barbarie, de Silvio Tendler

Ideologías contemporáneas

por Eduardo de Diego / Fotos: captura

Tras 19 años de trabajo, el director Silvio Tendler presenta en el Festival de Paraná de Cine Brasileño y Latino su documental sobre los sueños de libertad que movieron a toda una generación. Vo Nguyen Giap, Susan Sontag y Eduardo Galeano, entre sus testimonios.

Utopías y barbarie, de Silvio Tendler - Ideologías contemporáneas

Tras 19 años de trabajo, el realizador brasileño Silvio Tendler presenta estos días su último documental, una obra "inacabada e inacabable" sobre las ideologías contemporáneas y asegura que "todas las utopías acaban en barbarie, aunque se pueden regenerar de nuevo en utopía".

Tendler compite estos días en Curitiba con Utopia e barbarie en la cuarta edición del Festival de Paraná de Cine Brasileño y Latino, y confesó que nunca imaginó tardar tanto en realizarlo, "aunque sabía que era un rompecabezas difícil de montar".

El realizador comenzó a trabajar en 1990 en esta pieza que "busca discutir la historia del mundo y de las ideologías" y para ello ha condensado en dos horas de montaje cerca de 400 horas de entrevistas a personajes como el general vietnamita Vo Nguyen Giap, la ensayista norteamericana Susan Sontag y el escritor uruguayo Eduardo Galeano.

Una historia madurada por casi 20 años en la que Tendler aborda los grandes conflictos ideológicos y las barbaridades que asolaron el siglo XX, pero también una creación sobre los sueños de libertad que movieron a toda una generación, tomando como eje el año 1968, "que no es un año sino la construcción de una época".

"Todas las utopías acaban en barbarie. El socialismo, por ejemplo, lo fue y el sionismo está caminando hacia la barbarie si no lo es ya", sentenció el director quien, sin embargo, se considera un "utopista optimista" y matizó que "eso no significa que no se pueda regenerar en una nueva utopía".

El documentalista reconoció también que en este largo tiempo de trabajo "cambió todo, cambió mi manera de ver el mundo y el público al que se destinaba el filme, que ahora es 19 años más viejo que cuando comencé a trabajar y nunca sufrió los efectos de las cosas que yo hablo". A pesar de esto, Tendler asegura que nunca hace sus películas para sus contemporáneos.

"Lo hago para la gente que tiene 19 años hoy, siempre para una generación nueva, quiero conversar con el público y que entienda de lo que estoy hablando", dijo.

Estas dos décadas cambiaron también la perspectiva del filme, apuntó el autor, ya que la idea original era analizar la historia hasta el punto de la disolución del socialismo, el fin de la Unión Soviética y la caída del muro de Berlín. "Cuando llegué a ese punto, cayeron las Torres Gemelas en Nueva York y cambió toda la historia. Entendí que tenía que continuar", explicó.

Pero cuando de nuevo estaba acabando el montaje del documental "llegó la jubilación de Fidel Castro, las victorias electorales de Lula y Evo Morales y la crisis del capitalismo", afirmó.

Durante todos estos años antes de acabar su obra "más internacional", Tendler viajó por todo el mundo y entrevistó a personalidades de toda índole, aunque reconoce que uno de los que más le impresionó fue el militante comunista brasileño y fundador del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), Apolonio de Carvalho.

Carvalho, fallecido en 2005, luchó también con las Brigadas Internacionales para defender a la República española y combatió con la Resistencia francesa contra la ocupación nazi, además de ser torturado por la dictadura militar brasileña. "La suya es una utopía posible, una lucha que no fue en vano, diferente de aquellos que vivieron todo el tiempo con miedo a comprometerse y llegan al final de la vida sin nada para contar", afirmó el realizador.

Entre los que faltan, el director destaca dos nombres "muy emblemáticos de la época"; el cineasta francés Jean-Luc Godard y la activista afroamericana Angela Davis.

Pero al fin, después de 19 años, el filme ya ha sido estrenado ante el público y Tendler confiesa sentirse "anestesiado" estos días. "Ahora ya no es más mío, lo comparto con los ojos de la gente que lo ve, que tiene el derecho a decir lo que piensa y yo la obligación de escuchar", comentó.


 

Fuente: EFE

Calificar artículo

7 Votos

Espacio de lectores Deje su comentario

Seguir los comentarios por email.