ESPECIAL DESTINOS: VACACIONES EN LA MIRA

0

Se acercan las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Y ya se respira la emoción que provocan unas anheladas vacaciones. Para facilitar la tarea de nuestros lectores hemos producido una serie de búsquedas que hará las delicias de todos: tanto de los que desean la placidez de una playa paradisíaca como de los que eligen aventurarse en una pista de esquí. Además, recomendamos tres volcanes apropiados para visitar, un país a explorar y esas pequeñas gemas dignas de conocer.

Texto: Ulises Parigi

Sol y playa

Aruba: La isla feliz

Aruba es un pequeño edén emplazado en el Caribe, de paisajes poco comunes, frescas brisas y ritmos tropicales. Las curvilíneas playas, veneradas como las más bellas en el mundo, corren serpenteantes a lo largo de las costas del oeste: suaves terrenos ondulados, rodeados de palmeras, con aguas poco profundas y pequeñas bahías. En su costa suroeste existen kilómetros de blancas playas. El buceo es una de las actividades estrella de la isla. Los amantes del surf y el windsurf también tienen su lugar en sus playas: los vientos alisios favorecen la práctica de estos deportes. Como más del 20% del territorio es un parque nacional, sus senderos naturales nos arriman a las exuberantes flora y fauna de Aruba: cactus exóticos, áloes, flores tropicales, iguanas y más de doscientas especies de aves. Por otra parte, la isla cuenta con una gran infraestructura hotelera capaz de proporcionar al visitante todas las comodidades. En la costa pueden encontrarse pequeños y grandes centros de vacaciones y cabañas. Y la vida nocturna de la isla es muy animada: hay gran cantidad de bares, restaurantes y casinos, incluso algunos que no cierran nunca.

El Nido (Palawan), Filipinas: El paraíso existe

Hacia el oeste, una sucesión infinita de islas desaparece en el Mar de la China: es el archipiélago de Palawan. El lugar donde, entrelazado con esos pequeños retazos de piedra caliza que emergen entre las olas con playas de arena blanca hecha de polvo de algas, se guarda El Nido. Para muchos, Palawan es el último paraíso en la tierra. Y en El Nido se pueden hallar algunas de las calas y playas más vírgenes del sudeste asiático, con aguas cristalinas y de un color turquesa casi irreal.

Grace Bay, Islas Turcas y Caicos: La preferida de Jacques Cousteau
Localizado en Providenciales, una pequeña isla perteneciente a las Turcas y Caicos –territorio británico de ultramar–, Grace Bay es uno de esos sitios de los que nadie reclamaría volver. Arena fina y blanca. Mar turquesa. Alrededor, infinidad de islotes deshabitados. Y, en el interior, montañas o restos piratas para preparar un plan aventurado. Cerca de la costa, un arrecife de coral protege la playa y alberga la vida marina que se veía en los documentales de Jacques Cousteau.

Pequeñas maravillas

T89-698757

Majestuoso. Este mar de sal, reducto de épocas inmemoriales en las que el agua cubría la tierra, presenta un atractivo natural.

Salar de Uyuni, Bolivia: Superficies de placer
Ubicado al suroeste de Bolivia, el Salar de Uyuni es el más grande del mundo. Esta región semidesértica y de tierras volcánicas deposita en su interior recursos de gran valor económico como la reserva de 9 millones de toneladas de litio y otros minerales, y paisajes de extraordinaria belleza natural. El salar y las lagunas Colorada, Verde, Amarilla y Celeste son sus mejor exponentes, y sus nombres se atribuyen a las distintas tonalidades de colores que ostentan. Complementariamente existen formaciones rocosas, pozos volcánicos y los espectaculares géiseres, que remontan al visitante a la época de la formación de la tierra. Conducir en medio de este lago de sal es una experiencia extraordinaria, sobre todo durante el invierno austral, cuando el azul intenso del cielo contrasta con el blanco brillante de la costra de sal. Cuando el tiempo está nublado se produce el efecto whiteout, donde el horizonte se difumina hasta desaparecer, haciendo imposible diferenciar la tierra del cielo.

Cartagena de Indias, Colombia: Una ciudad fantástica
Cartagena de Indias trasmite todo el hechizo de su historia y el legado de ancestros que la hicieron grande y la transformaron en uno de los destinos turísticos más visitados de Colombia. Declarada por la Unesco Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1984, Cartagena suma a los encantos de su arquitectura colonial, republicana y moderna, los alicientes de una intensa vida nocturna, festivales culturales, paisajes exuberantes, magníficas playas, excelente oferta gastronómica y una importante infraestructura hotelera y turística. Es placentero recorrer las calles y observar las construcciones coloniales, el Palacio de la Inquisición, la Torre del Reloj, las murallas y el Castillo de San Felipe de Barajas, además de disfrutar la brisa cálida y tranquila desde sus parques y plazas. Las opciones de alojamiento son diversas. Es posible escoger hoteles coloniales o exclusivos boutique. No hay que olvidar que en Cartagena se desarrollan dos novelas de Gabriel García Márquez: El amor en los tiempos del cólera (1985) y Del amor y otros demonios (1994).

Un país por descubrir

Malasia: El sur asiático también existe
El continente asiático siempre es una opción más que válida a la hora de dar con un territorio nuevo y desconocido. En este punto, Malasia promete unas vacaciones realmente placenteras en cualquier momento del año. Sus principales encantos son la mayor reserva de aves del sureste asiático en Malaca –con 6 mil ejemplares de más de 400 especies–, y los parques temáticos Legoland Malaysia y Hello Kitty Town en Nusajaya. Por su parte, el Borneo malasio depara experiencias asombrosas, desde explorar la apartada Kudat –con sus playas prístinas– hasta dejarse mimar en el lujoso Gaya Island Resort de Pulau Gaya. La capital es Kuala Lumpur, una ciudad moderna que magnetiza a cualquiera por la variedad de espectaculares rascacielos. El símbolo de la fortaleza económica del país es el edificio Petronas Twin Towers (las Torres Gemelas de Kuala Lumpur). Entre sus playas, las más visitadas son Tioman y Langkawi, ambas presentan arenas blancas y aguas cristalinas. Esta última está ubicada al norte del estrecho de Malaca, en la frontera entre Malasia y Tailandia. Es la isla más importante del país y consta de un hermoso archipiélago que da nombre a más de 100 islas de piedra caliza, vegetación exuberante e impresionantes playas paradisíacas. Significativas son las visitas a las espesas zonas forestadas, donde hay todo tipo de especies de flora y fauna. Por otro lado, Penang es el nombre con el que se conoce la franja costera de la península del estrecho de Malaca. En contraposición a Langkawi, salvaje y natural, la ciudad de Penang es moderna, está mucho más poblada y asegura actividades más adecuadas al perfil de aquellos que prefieren la vida nocturna. Y por último, quienes ambicionan visitar una playa celestial y no tener que gastar una fortuna, Pangkor puede ser una elección magistral. Con sus abundantes playas de arena blanca y agua transparente, es otro de los destinos más populares de Malasia. Pero, además, los precios son sumamente bajos y se puede disfrutar de sus excelentes platos tradicionales a base de productos del mar por muy poco dinero.

Volcanes

Hawaii

Muy particulares. El Kīlauea es uno de los volcanes más grandes del planeta y el Yasur es uno de los más accesibles del mundo.

Kīlauea (Hawái), Estados Unidos: El más activo del mundo
La isla de Hawái está integrada por cinco volcanes: Mauna Kea, Mauna Loa, Hualalai, Kohala y Kīlauea. De ellos, el último es el más activo, con una erupción prácticamente constante. Eso implica que, a diferencia del volcán Bardarbunga de Islandia (que sufrió una explosión espontánea), éste emana lava de manera continua e ininterrumpida. Lo hace desde 1983 y, aunque de vez en cuando suelta sacudidas más fuertes, permite acercarse a él lo suficiente como para beneficiarse del espectáculo de fuego y magma líquido que brota de su interior. Uno de los aspectos más sorprendentes de este cráter es la oportunidad de ver cómo la lava se precipita hacia el océano consiguiendo que el agua del Pacífico hierva a su alrededor.

Yasur (Tanna), Vanuatu: Accesibilidad y belleza
El monte Yasur está en la isla de Tanna, en Vanuatu, que es un país insular del Pacífico, situado muy cerca de Nueva Caledonia. Este volcán lleva algo más de 100 años activo y las autoridades locales han creado una escala de niveles de accesibilidad (del cero al cuatro) que permiten o no el ascenso a su cima, a algo más de 300 metros de altura. Sólo el grado cuatro prohíbe por completo acercarse al volcán. Es aconsejable realizar la excursión a media tarde, cuando el contraste de colores alcanza su máximo estallido.

Pacaya, Guatemala: El ojo que mira el magma
Arrojando lava desde 1965, el volcán Pacaya, estacionado cerca de la colonial población de Antigua Guatemala (en el departamento de Sacatepéquez) es, tal vez, uno de los más preparados para atraer visitantes. Después de casi tres horas de recorrido a ritmo medio, es posible aproximarse a la cima y precipitar la mirada entre las entrañas de magma que alberga. La caminata puede dividirse en dos zonas de dificultad: una primera, de roca dura, que es relativamente fácil de subir; y otra, la más rayana a la cima, que al estar formada por los restos que emanan de su interior hacen más complicado el itinerario. Además del volcán, este viaje permite visitar la Laguna de Calderas. Con una extensión de 35 hectáreas, da cobijo en su interior a un antiguo cráter del que actualmente surge agua potable.

Nieve

Francia

Pista muy exigente. Val d’Isère es una de las mejores estaciones de esquí de Francia. La calidad de la nieve es muy buena.

Val d’Isère, Francia: Vacaciones en familia y con niños
Val d’Isère constituye junto a Tignes el llamado Espace Killy –en honor del ganador de los Juegos Olímpicos Jean-Claude Killy–, quizás el entorno para esquiar más hermoso del mundo. El primer indicio lo brindan las asombrosas cumbres de 4 mil metros que ciñen la estación. Las dos montañas de Val d’Isère, Solaise y Bellevarde, deparan desde laderas simples para principiantes hasta los recorridos fuera de pista más exigentes. La pista Bellevarde es uno de esos descensos míticos para esquiadores de élite. Los niños tendrán el privilegio de festejar la Navidad en Le Village des Enfants y la aldea de Papá Noel del municipio.

Telluride (Colorado), Estados Unidos: Una pista épica
El terreno de Telluride es legendario y siempre ha sido considerado como el mejor de Colorado. La estación de esquí está situada en las San Juan Mountains, al fondo de un gran cañón cuyo paisaje es de una belleza imponente. La región recibe más de 300 pulgadas de nieve cada año, y garantiza más de 2 mil acres para practicar esquí de todos los niveles. Si a esto se añaden 300 días de sol al año y una ausencia total de filas para subir a la montaña, se dan las condiciones para una experiencia de esquí y snowboard verdaderamente épica. Lo mejor de todo es que el tamaño masivo de Telluride y sus 18 estaciones de telesillas significan que usted rara vez tendrá que hacer cola para ascender a la cima.

Deer Valley (Utah), Estados Unidos: Primera clase
Pese a no permitir el paso de los snowboarders, Deer Valley ha sido durante años la mejor estación de Estados Unidos según los lectores de Ski Magazine. Aunque a años luz en cuanto a cantidad de esquiadores de los que tiene Colorado, las estaciones de Utah poseen una gran reputación por la calidad de sus centros y de la nieve. Deer Valley se extiende por seis montañas, cubre 2.026 acres y ofrece 21 telesillas, 101 pistas de esquiar y más de 500 instructores, lo cual lo clasifica como una de las escuelas de esquiar más grandes de Estados Unidos. Dado que más de la mitad de su sistema de telesillas es de alta velocidad, el centro cuenta con una de las capacidades de ascendencia más altas del país.


Compartir.

Dejar un Comentario