VACACIONES: SOLO SE VIVE UNA VEZ

0

Hay una época del año en que las maletas cobran vida y comienzan a mirarnos con la ternura y la ansiedad de un animal doméstico. Y como se hace irresistible tanta simpatía y animosidad, no podemos con nuestro genio y les damos el gusto. Entonces les proponemos diversas variantes de satisfacción garantizada: desde el descanso reparador del sol en playas imponentes hasta el deslizamiento por nieves perfectas; desde el aterrizaje en escenarios poblados de antiguas leyendas hasta la visita a un país completamente desconocido pero poblado de sorpresas. Larga vida a las vacaciones de verano.

Playas espléndidas

Huatulco

Bahías de Huatulco es un desarrollo turístico muy joven ubicado las costas oaxaqueñas conformado por nueve hermosas bahías y 36 playas de arena blanca a la orilla de las aguas azul índigo del Pacífico.

Huatulco, Oaxaca (México): Disfrutar del paraíso

El océano Pacífico acaricia las costas de las 36 impresionantes playas de Huatulco, repartidas a lo largo de nueve bahías, que están dotadas de cálidas aguas, dorada arena, cascadas prístinas, ríos impetuosos, fincas cafetaleras y biodiversidad insospechada. Cerros cubiertos de selva baja enmarcan este escenario, que de junio a noviembre son de un verde intenso, y de diciembre a mayo tienen el color café de la estación seca. Se dice que por aquí llegaron los toltecas y Quetzalcóatl, quien plantó una enorme e indestructible cruz. Tangolunda, Chahue, Santa Cruz, Conejos, Maguey, Cacaluta, San Agustín, Chachacual y Organo: las nueve inolvidables y tranquilas bahías de Huatulco son estupendas para practicar una amplia gama de deportes acuáticos, como natación, jet esquí, windsurfing y vela. Si lo que le gusta es bucear o practicar esnórquel, quedará sorprendido por las cristalinas aguas de Huatulco. La escarpada costa de la zona y muchos arrecifes de coral crean conjuntos de variada vida submarina que únicamente está a la espera de ser explorada. Las calmas aguas de bahía de Santa Cruz invitan a darse un chapuzón en familia y descubrir las riquezas submarinas en un tour de esnórquel o buceo. La acreditada bahía de Tangolunda, que alberga a la zona hotelera de Huatulco, se hermana con la bahía de Santa Cruz por un boulevard costero que desemboca en el pueblo de La Crucecita, sitio de reunión de los lugareños, donde la calidez de los oaxaqueños abraza al visitante. Aquí pueden encontrarse restaurantes con comida típica de Oaxaca, pequeños hoteles y un mercado de ropa, accesorios de playa y artesanías.

República de las Islas Fiji: El Edén tropical

Las de Fiji son 333 islas situadas en el sur del océano Pacífico que cuentan con preciosas playas, arrecifes de coral y selvas tropicales con una gran biodiversidad tanto terrestre como marina. Tras 96 años como colonia británica, la República de las Islas Fiji obtuvo su independencia en 1970. La democracia volvió a instalarse en 2001 y un número récord de turistas visita desde entonces el país. La mayoría de sus islas forman parte de una plataforma submarina con forma de herradura. Las más grandes, Viti Levu y Vanua Levu, están en el extremo más amplio, en el noroeste de dicha plataforma. El brazo oriental de ésta se extiende 500 kilómetros hacia el sur. Viti Levu, en la que se encuentra la capital, Suva, se caracteriza por sus montañas volcánicas formadas por el empuje vertical de las masas de magma desde debajo de la plataforma. La erosión ha formado deltas como el del río Rewa, cerca de la capital, y las colinas de arena de Kulu Kulu, cerca de Sigatoga. Los nativos de Fiji practican aún el artesanado y las artes tradicionales; algunos han resistido al impacto destructivo de la influencia occidental y la inexorable compañía de los misioneros cristianos. La danza continúa vigente en Fiji y las actuaciones narrativas meke descansan en fuertes tradiciones que se transmiten oralmente. La temperatura se mantiene durante todo el año entre los 20 y los 30ºC. Los meses menos lluviosos son junio, julio, agosto y septiembre. De todas formas, el clima varía de unas islas a otras, no sólo por su ubicación sino también por su relieve: las pequeñas suelen disfrutar de un clima más suave. De noviembre a abril son más probables los temidos ciclones que, periódicamente, asolan la zona.

Plakiás, Creta (Grecia): Más que una playa para nudistas

Ubicada al oeste de Galini, esta pequeña estación balnearia es uno de los sitios más agradables de toda Creta. Goza de un clima excepcionalmente suave y de un entorno preservado. Muy expuestas a los vientos marinos, sus playas seducirán a los adeptos a los deportes náuticos: bañadas por las cristalinas aguas del mar de Libia, son perfectas para nadar o bucear. Este antiguo pueblo de pescadores, enclavado entre las montañas majestuosas y el mar, encierra tesoros ocultos. Por lo pronto, conserva toda la tranquilidad y la belleza de los tiempos en los que era un lugar desconocido; de hecho, la población sólo tiene alrededor de 400 habitantes. Esto es así porque el pueblo se encuentra algo alejado de las vías de comunicación más importantes, aunque es fácil llegar allí por carretera. Plakiás forma parte de la municipalidad de Foinikas, perteneciente a la unidad regional de Rétino. A tan sólo 8 kilómetros al este se localiza uno de los edificios más emblemáticos de Creta: el monasterio de Preveli, fundado por primera vez en el siglo X. A lo largo de los siglos el templo ha sido destruido y reconstruido varias veces, habiendo jugado un papel fundamental en la historia de la isla. Aunque desde los años 60 ha ido modernizándose, la evolución de Plakiás va muy despacio y aquí la vida sigue siendo sencilla y relajante. Su urbanización consiste en una sola calle que va paralela a la playa, con una serie de edificios a ambos lados de la calzada. También tiene un pequeño puerto donde es posible alquilar embarcaciones o contratar excursiones en busca de playas recónditas. En las afueras de Plakiás hay muchas sendas y rutas que conducen a pintorescas poblaciones cercanas, situadas en las colinas; por ejemplo, a Mirthios y a Sellia. El área sudeste de la playa, situada cerca del cabo Kakomouri, es una zona nudista frecuentada por amantes del naturismo desde hace muchos años.

Pequeñas maravillas

Wellington

Wellington ofrece una inolvidable experiencia de ciudad en un espectacular entorno natural. Además, es un tesoro para niños y adultos.

Wellington (Nueva Zelanda): Espectacular entorno natural

La capital de Nueva Zelanda se ubica en el centro del país, en el extremo sur de la Isla del Norte, y es un anfiteatro natural ubicado entre el puerto y verdes colinas. Un asombroso centro de compras está a sólo minutos de un tranquilo camino por medio de bosques nativos o a lo largo de la playa de arenas doradas. Como sede del gobierno, con más de 46 embajadas y consulados, y asiento de organismos artísticos y culturales nacionales, Wellington depara el atractivo de un estilo de vida cosmopolita: un gran número de cafés y restaurantes, teatros, cines, museos, y muchas opciones para distenderse en parques, jardines, montañas, bosques, ríos, playas y granjas. La ciudad alberga más de 300 cafés y restaurantes –más per cápita que Nueva York–. Además, posee una excelente combinación de sabores de todo el mundo y de Nueva Zelanda propiamente dicho. Como cuna de la identidad nacional, Wellington cuenta con un museo de categoría mundial como el Te Papa; asimismo tiene con una red de galerías de artes y lugares históricos que ayudan a contar la historia de Nueva Zelanda mejor que cualquier otro lugar del país. También es muy popular para los amantes de la ópera y los deportes. Avenidas diseñadas acústicamente para actuaciones en vivo se levantan en conjunto con el moderno Westpac Stadium, anfitrión de constantes actuaciones y torneos que mantienen a Wellington burbujeante todo el año. Por otro lado, los fanáticos de la saga The Lord of the Rings no pueden dejar de visitar The Weta Cave Workshop Tour, de Peter Jackson, para adentrarse en la magia de la producción cinematográfica detrás de las cámaras.

Hilo, Hawái (Estados Unidos): La magia de los volcanes

Es la ciudad más grande de la isla grande de Hawái con unos 50 mil habitantes, en la cual muchas tiendas y bares aún conservan los antiguos escaparates de madera. Toda visita que amerite comienza en la Avenida Kamehameha, la más importante y donde el viajero podrá contemplar estos hermosos escaparates y la zona más moderna de la urbe. Pero en esta calle asimismo se aprecia el neoclásico Palace Theater construido en 1925 y el popular mercado de los granjeros. Hay lugar también para significativas galerías de arte y el East Hawaii Cultural Center, punto neurálgico del arte de Hilo. Una institución única es el The Pacific Tsunami Museum, con una panorámica de todos los desastres naturales de la ciudad entre 1946 hasta 1960, que finalmente obligaron a Hilo a asentarse más en el interior de la isla. Un momento de relax siempre es bienvenido y más si implica adentrarse en el Liliuokalani Gardens, un hermoso jardín japonés. La Bahía de Hilo es otro de sus principales atractivos, así como la cercanía con el Mauna Loa y el Mauna Kea. Ahora bien, uno de los grandes motivos para visitar Hilo es que está establecida entre dos célebres volcanes. El Parque Nacional de los Volcanes se halla aproximadamente a unos 45 minutos de la ciudad. A medida que vaya acercándose, podrá observar cómo el paisaje va cambiando poco a poco. Este parque se fundó en 1916 y tiene una extensión de 333 mil acres desde la cumbre hasta el mar. Si el viajero quiere demorarse más de un día en él podrá gozar de más de 241 kilómetros para recorrer los distintos senderos a través de los cráteres de los volcanes, desiertos de lava y selvas. Pero incluso es muy sugestivo conocer el museo, los petroglifos, los tubos de lava y los dos volcanes activos. El volcán Mauna Loa hizo su última erupción en 1984 y el de Kilauea está en erupción desde enero de 1983. Además, la extraordinaria biodiversidad que se encuentra en este parque nacional fue declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1980.

Messina

Llena de catedrales renacentistas, museos que tienen obras como el Caravaggio y las antiguas, Messina es también la puerta de entrada para el Monte Edna.

Mesina (Italia): Obra maestra de la naturaleza

Es la tierra del estrecho que divide Sicilia de Calabria. La naturaleza ha querido ser generosa con esta provincia, convirtiéndola en una obra maestra que encuentra en el mar su marco ideal. Una naturaleza espléndida bajo el cielo límpido, extraordinaria también por sus fondos marinos donde un mundo espera ser explorado. En el mar se sitúan otras maravillas: las islas Lípari, Panarea, Salino, Stromboli, Vulcano, Filicudi y Alicudi. Todas son de origen volcánico pero cada una se distingue por su propio encanto e identidad histórica. Una riqueza que se ha convertido en patrimonio de la humanidad. En su costa atracaron griegos, romanos, bizantinos, árabes, normandos y suevos que influyeron fuertemente en su cultura. Explorando los pequeños pueblos de la provincia se pueden descubrir preciosos tesoros de arte custodiados en iglesias y edificios o importantes huellas de grandes civilizaciones lejanas. En cuanto a su oferta culinaria, el ingrediente principal de la cocina local, y en general siciliana, es obviamente el pescado: frito, asado, en papillote o a la plancha, la preparación cambia aunque lo fundamental es que siempre es fresquísimo. Es particularmente sabroso el pez espada del estrecho de Mesina que es cocinado en muchos y apetitosos modos. Pescado, crustáceos y mejillones componen ricas sopas y son el aderezo para el risotto y para los espaguetis en papillote (spaghetti al cartoccio). Hortalizas y verduras son los otros elementos de relieve de su mesa. Caponata, parmigiana de berenjenas (una especie de lasaña de verdura) y frittata de papa son tres óptimos platos únicos preparados con los gustosos frutos de esta tierra. La pastelería propone las piezas clásicas que la han hecho famosa en todo el mundo: cannoli, cassata, pasta de almendra, fruta martorana y la pignolata (hecha con piñones), típica de Mesina.

República Dominicana

El tesoro del Caribe

El país del sol y la playa por excelencia ha logrado situarse entre los destinos favoritos de muchos turistas, alcanzado la cifra de diez millones de viajeros y un crecimiento del 3,6%. Este impulso ha venido de la mano de una potente campaña de publicidad que habla de las innovaciones tecnológicas e infraestructuras en las que se están invirtiendo. Este aumento en la industria turística dominicana se debe a la nueva Ley de Incentivos de Turismo que ha permitido que 34 proyectos turísticos, de todo el territorio nacional, cuenten con una inversión de 2.300 millones de dólares y salgan hacia delante.

Barahona. Es poseedora de las más hermosas zonas de costa de todo el país y es el único lugar donde se conjugan playas, montañas y ríos, formando entre los tres una perfecta combinación para vivir situaciones imborrables. Aún permanecen vírgenes sus playas, ríos y montañas, que aunque los visitan muchos ciudadanos dominicanos y extranjeros, todavía lo que falta por descubrir es mucho.

Las Terrenas. Ubicada en Samaná, es la zona que posee mayor cantidad de cocoteros por kilómetros cuadrados en el mundo; esto es notorio porque aquí se preparan todo tipo de comidas, bebidas y dulces con coco. Además, es el sitio donde anualmente se concentran una cantidad enorme de ballenas jorobadas que vienen a aparearse en invierno y primavera. Sus grandes playas soleadas se rodean con colinas verdes y mar de agua de una azul puro. La armonía entre los tres colores lo hará pasar momentos mágicos e inolvidables.

Puerto Plata. Popularmente es conocida como la Costa del Ambar debido a que está llena de esta resina vegetal fosilizada. Además, la ciudad cuenta con uno de los museos más importantes del mundo de ámbar. Similar a la capital Santo Domingo, Puerto Plata tiene un malecón o paseo marítimo de más de 6 kilómetros de longitud. En uno de sus extremos se encuentra el fuerte y la fortaleza de San Felipe, una de las primeras en Latinoamérica y mejor conservadas al día de hoy. Puerto Plata también es célebre por su ron, y más concretamente por la fábrica de Ron Brugal.

Punta Cana. Con más de 50 kilómetros de playas de arena blanca y fina, de aguas cálidas y cristalinas, de exuberantes cocoteros y algunos de los mejores campos de golf a nivel internacional. El mar presenta generalmente oleaje y la playa se hunde muy rápidamente en él. Si bien abundan las algas en algunas áreas, la climatología es constante, con temperaturas medias de 26°C. Son varias las playas que se disputan la atención de los turistas: Bávaro es una de las más conocidas a nivel mundial; Rincón está considerada una de las 10 mejores del Caribe; mientras que Las Galeras es una de las playas donde mejor se puede practicar buceo.

Samaná. Aquí se encuentra el Parque Nacional Los Haitises. La penetración de esta península en el mar hace muy fácil el observar a las ballenas jorobadas que llegan a esta zona huyendo de las frías aguas del Atlántico Norte en los meses de invierno. Durante su estancia en estas aguas se aparean y dan a luz a sus ballenatos. Esta región ha sido durante muchos años muy independiente del resto de la isla principalmente por sus dificultades de acceso. Muchos de los habitantes de esta región son descendientes de esclavos traídos desde Estados Unidos y otros países antillanos.

Santiago de los Caballeros. Está ubicado en el centro del Valle del Cibao y es un exponente cabal de todos los tipos de arquitectura desde la época colonial a la actual. Legado de la dominación española nos quedan las ruinas de Santiago Viejo en la localidad de Jacagua. Por otra parte, la dominación de los franceses por el Tratado de Basilea (que cedía la parte española de la Isla de Santo Domingo a Francia en 1795) dejó aquí su huella. La época victoriana fue el cenit de la arquitectura santiaguense. Se construyeron numerosas residencias en el elegante estilo neoclásico europeo que son las que conforman el centro histórico, cuyo representante más fiel es el Palacio Consistorial, construido durante los años 1892 a 1895.

Santo Domingo. Por ser la ciudad primada de América Latina, posee construcciones antiquísimas de valor incalculable. Basta con pasearse por la zona colonial, para darse cuenta de la importancia y la belleza de estas construcciones. Por las noches, se transforma en deleite de jóvenes y adultos, ya que cuenta con una gran cantidad de bares y zonas de esparcimiento. También es posible toparse con variados museos en los cuales se exhiben piedras preciosas y artículos utilizados por los primeros pobladores, entre otras cosas.

Sosúa. Es una de las playas más bellas del país y uno de los destinos turísticos más populares en el Caribe. Ofrece a sus visitantes alojamiento en hoteles de clase, centros turísticos, restaurantes de cocina internacional, un hermoso sol, buceo, esquí acuático, discotecas y entretenimiento excelente. Sosúa es insuperable para los exploradores y los viajeros que buscan una playa encantadora y una activa vida nocturna. No por nada Sosúa es el “Acapulco” de República Dominicana. Muchos extranjeros que hace unos años vinieron aquí por primera vez como turistas, actualmente están establecidos en la ciudad y administran prósperos negocios. Es por eso que en Sosúa encontramos a un gran número de alemanes, austríacos, canadienses y norteamericanos.

Un país a descubrir

Noruega

fiordos noruegos

Los increibles fiordos noruegos.

Verano en los fiordos

La región de los fiordos noruegos se encuentra en el suroeste del país europeo, entre Egersund en el sur hasta Kristiansund en el norte. Existen diferentes rutas ideales para explorar la gran variedad de paisajes y opciones que brinda esta mágica región, desde la costa hasta el interior. Los fiordos noruegos son un estrecho de agua salada, procedente del mar, que corre entre grandes montañas. Este pasadizo se formó por los glaciares de la era del hielo que llegaban al mar. En algunos puntos puede haber hasta más de mil metros de profundidad. Sin duda, la mejor época para visitar los fiordos es en verano, dado las numerosas actividades al aire libre de las que gozar. En invierno, se aprovecha la nieve densa de las montañas para el esquí de travesía y alpino.

Ålesundy Sunnmøre. La ciudad de Ålesund es conocida por su arquitectura art nouveau, sus fiordos y las elevadas cumbres de los Alpes de Sunnmøre. En un exhaustivo estudio, National Geographic evaluó todos los lugares patrimonio de la humanidad de la Unesco, y colocó los fiordos noruegos, con el Geirangerfjord a la cabeza, en el primer puesto de su prestigiosa lista. Cerca del célebre Geirangerfjord encontrará el llamativo Hjørundfjord, visitado por cada vez más viajeros de Noruega y del extranjero. Los Alpes de Sunnmøre son un lugar idóneo para la práctica del senderismo sin límite de edad. Esta zona también alberga una próspera industria del mueble, y el idioma y la cultura rural noruegas florecen en sus numerosas y activas comunidades pequeñas. Recomendable visitar Cylindra, el Centro Ivar Aasen y el museo Sunnmøre. A su vez, esta región propone muchas experiencias intensas en un entorno natural, ya sea en tierra o en agua. Hay muchas alternativas: desde capturar un pez grande en un mar repleto de peces hasta la contemplación de miles de aves marinas nidantes que invaden la isla de Runde, uno de los mejores lugares del mundo para la observación de aves. El Hotel Union Øye, cuya creación se remonta a 1891, cuenta con una larga historia como hotel elegido por monarcas de toda Europa. Ha sido restaurado en su estilo original, en que no hay dos habitaciones iguales. Ytste-Skotet, en Storfjord, es una granja de la era de los vikingos; ahora ha sido restaurada y está abierta al público.

Bergen. Rodeada de siete montañas y bellos fiordos que abrazan un ambiente histórico y moderno, en Bergen naturaleza y tradición se mezclan con una vibrante vida cultural. El legado del período hanseático se da la mano con la cara más moderna de esta ciudad y todo se ve en un simple paseo por sus calles. No puede perderse Bryggen, el barrio del puerto con sus casitas de madera, herencia de la época hanseática; tampoco el famoso mercado de pescado, como subir al funicular Fløibanen que le llevará al monte Fløyen desde donde disfrutará de las mejores vistas de la ciudad. Los habitantes de Bergen se sienten muy orgullosos de su ciudad y de sus tradiciones. Cuidan del pasado en una metrópoli contemporánea viva. Una ciudad con los pies en el mar, la cabeza en las nubes y el corazón en su justo lugar. No pasar por alto la oportunidad de conocer Bergen de forma práctica y económica. Con la tarjeta Bergen Card en el bolsillo usted viajará gratis en autobús y obtendrá acceso gratuito o descuentos en museos y atracciones, numerosas ofertas culturales, visitas guiadas por la ciudad, restaurantes y aparcamientos. Solicítela en la oficina de turismo local o resérvela online.

Flåm. Es un pequeño enclave situado en el fiordo Aurlandsfjord. Rodeado de montañas, cascadas y valles profundos, Flåm es un edén para todo el que busque una experiencia especial en contacto pleno con la naturaleza. Desde su puerto sale el famoso tren de Flåm, que asciende desde el fiordo hasta la estación de montaña de Myrdal, atravesando algunos de los paisajes más sobrecogedores de Noruega. Hasta puede pasar la noche en el coqueto Fretheim Hotel, fundado en 1870. Flåm es un lugar perfecto para practicar multitud de actividades al aire libre como cruceros o safari por el fiordo, kayak, senderismo, paseos en bicicleta, y todo en un escenario de fantasía.

Stavanger. Está situada en el corazón de los fiordos y se caracteriza por ser una ciudad de lo más cosmopolita y a la vez inmersa en la naturaleza más pura: desde cada esquina tenemos una vista panorámica de las altas montañas, con el agua cortando el horizonte. Stavanger está muy cerca del fiordo Lysefjord desde donde podrá acceder a la impresionante plataforma rocosa conocida como Pulpit Rock. Se puede subir andando en un paseo de unas dos horas y es muy aconsejable hacerlo; será una experiencia inolvidable. También se puede recorrer el fiordo y observar su majestuosidad desde un crucero. Si necesita una dosis de cultura después de tanta naturaleza, Stavanger se jacta de su rica vida cultural. Aparte, se destaca por la gastronomía y su vida nocturna: es la sede del Instituto Gastronómico Noruego, donde se forman los cocineros más renombrados de todo el país, y es una de las ciudades con mejores restaurantes de Noruega, especializados en pescado. Y muchos de ellos con terrazas con vistas al mar.

Nieve

El Colorado (Chile): Vistas impresionantes

Por su belleza y cercanía a la capital de Chile, El Colorado es el centro invernal más popular entre los chilenos y probablemente el más antiguo; desde la década de 1930 comenzaron a probarse en sus laderas los primeros esquíes traídos desde Europa. A escasos 39 kilómetros de la ciudad de Santiago, conforma, junto con los complejos lindantes de La Parva y Valle Nevado, uno de los mayores y mejores centros de esquí de América del Sur. Con una altura máxima de 3.333 metros sobre el nivel del mar y un desnivel de 903 metros, El Colorado posee un sistema para crear nieve artificial, garantizando así la duración de la nieve durante toda la temporada. Veintidós pistas y dieciocho medios de elevación permiten disfrutar del esquí y el snowboard con muy buena calidad de nieve, además de brindar la posibilidad de esquiar fuera de pista, tanto para principiantes como para expertos. En la villa de Farellones, la más antigua y tradicional, y en el moderno paraje de El Colorado se despliega una interesante infraestructura de servicios hoteleros y gastronómicos, entre los que se destacan el apart hotel Colorado y la Posada de Farellones, el primer hotel que se estableció en el lugar.

Cerro Bayo (Argentina): La desmesura de la Patagonia

Emblema de Villa La Angostura, desde 1978 Cerro Bayo enmarca a su centro de esquí en un bello paisaje natural. Rodeado de bosques y con una majestuosa vista del lago Nahuel Huapi, se encuentra muy cerca de la villa de montaña y ofrece cerca de 200 hectáreas para la práctica de esquí alpino, con un desnivel de 700 metros. Bayo constituye un entorno apropiado para principiantes y esquiadores avanzados, quienes disponen de 22 pistas señalizadas y 12 medios de elevación. Buenas pistas negras, nieve honda en el Cañadón y fuera de pistas inigualables que recorren bosques vírgenes desde la cumbre hasta la base. En un hábitat natural privilegiado, la hotelería y gastronomía de La Angostura, que se conjugan con el ambiente familiar de Cerro Bayo, aseguran unas excelentes vacaciones practicando esquí. Calidez, servicio y un panorama extraordinario para vivirlo todo.

Termas de Chillán (Chile): Un sitio prodigioso

En la ladera del volcán Chillán, a 1.650 metros, se emplaza este importante complejo de esquí, que incluye hoteles, spa, piscinas termales y canchas. Es un paraíso con bosques que rodean los 35 kilómetros de pistas abiertas al público y que hacen de cada descenso una experiencia distinta. Se puede disfrutar de una variedad de pistas, ya sea usted esquiador novato o experimentado, como Las Tres Marías (13 kilómetros), la más extensa de Sudamérica. Hay múltiples opciones como snowpark (tobogán de nieve), circuitos para motos de nieve, heliski y terrenos fuera de pista. Desde la cima, la vista es privilegiada: el volcán Antuco y el Domuyo, en Argentina. Es recomendable terminar la jornada deportiva sumergiéndose en las tibias aguas termales de las piscinas, cubiertas y al aire libre, o dándose el gusto de un masaje con piedras calientes o fango mineral.


Compartir.

Dejar un Comentario