FENGHUANG: LA CIUDAD MÁS BONITA DE CHINA

0

Atrapada en el tiempo, esta pequeña ciudad antigua, de casas de madera, a orillas del río Tuo Jiang y en la provincia china de Hunan, es considerada una de las más hermosas del país. Patrimonio de la Humanidad, algunos de sus edificios y calles, perfectamente conservados, reflejan la belleza de las construcciones de las dinastías Ming y Qing. Para los viajeros hay numerosos establecimientos que brindan alojamiento, restaurantes para comer y barcas que ofrecen paseos para contemplar las atracciones del lugar sin prisa alguna.

Texto: Ulises Parigi / Fotos: Phuong D. Nguyen / Phurinee Chinakathum / Mihaiulia / Peter Stuckings

“Diaojiaolou”, así se llama a las casas de madera construidas sobre pilotes que se encuentran a lo largo de la orilla del río.

“Diaojiaolou”, así se llama a las casas de madera construidas sobre pilotes que se encuentran a lo largo de la orilla del río.

La provincia de Hunan es donde nació Mao Zedong, que fue el máximo dirigente del Partido Comunista de China y de la República Popular China. En esta provincia, muy cerca de la de Guizhou y la ciudad de Chongqing, los viajeros pueden conocer un sitio que ha conseguido escapar de las grandes reformas urbanísticas que han sufrido muchas urbes chinas. Se trata del antiguo poblado de Fenghuang, ubicado en el oeste de Hunan.

El estado de conservación de su arquitectura, de sus dialectos y costumbres, convierte a Fenghuang en una de las ciudades más atractivas para el turismo local y extranjero. Se puede recorrer en un día, apreciando escenas como las de las mujeres que lavan la ropa en el río, hombres con chalecos chinos antiguos y niñas en trajes tradicionales que se pasean por las calles y hacen sentir a los turistas como si estuvieran emprendiendo un viaje en el tiempo. Es que algunas de sus casas de madera, callecitas y puentes, perfectamente mantenidos, revelan la belleza del legado de las dinastías Ming y Qing.

Fascinante. La magia de este pequeño paraíso se enciende cuando termina el día y las luces nocturnas tiñen la atmósfera.

Fascinante. La magia de este pequeño paraíso se enciende cuando termina el día y las luces nocturnas tiñen la atmósfera.

Alabada como “la ciudad más bonita de China” por el escritor neozelandés Rewi Alley, es la tierra natal de tres célebres personalidades de la China moderna: Xiong Xilin, primer ministro del gobierno de la República de China; Shen Congwen, un escritor muy importante y autor de un estudio sobre la vestimenta de la antigua China, obra de prestigio internacional; y Huang Yongyu, pionero de la innovación de la pintura tradicional china.

Fenghuang está rodeada de montañas lo cual la transforma en un lugar hermoso, no sólo en lo histórico sino también en lo natural.

Ave fénix. “Fenghuang” es la palabra que se utiliza en China para designar al ave fénix, aquel que renace de sus cenizas, y también el nombre de esta ciudad. Se encuentra dividida en dos partes por las aguas claras del río Tuo Jiang, que la cruzan de Oriente a Occidente y que, además de ser un medio de transporte, ha sido el sustento de la vida de esta población durante generaciones y el responsable de un paisaje que enamora a las cámaras.

Los turistas pueden tomar un bote para pasear por la comarca y disfrutar de la belleza natural que se esparce a las orillas.

Los turistas pueden tomar un bote para pasear por la comarca y disfrutar de la belleza natural que se esparce a las orillas.

No hay imagen de Fenghuang sin el Tuo Jiang.

Arquitectura. Fenghuang es hogar de varios grupos étnicos minoritarios como los miao y los tujia, que viven entre casas de madera y tejados que parecen colgados sobre el río, y en el entorno de un paisaje de montaña por demás pintoresco. Las casas que bordean el río, construidas sobre pilotes de madera, son los hogares de los miaos –un grupo étnico que habita en China, Vietnam y Tailandia, y que salió de las cuevas y llegó hasta estas tierras en los tiempos de la dinastía Qing–, y sus colores rojizos hacen un juego impresionante con el espeso verde de las montañas que rodean la población. En las épocas en que la niebla se posa sobre la superficie del agua y a duras penas se logra ver a los pescadores dirigiendo sus pequeños botes con remos que, como en Venecia, tocan el fondo, el ambiente se torna especial. A su vez, se preservan más de 20 calles antiguas, con pasajes y residencias intactas, preservando el estilo y la apariencia del lugar desde las dinastías Ming y Qing hasta la actualidad.

 

Su hechizo reside en la conservación de la arquitectura, que se mantiene intacta al igual que sus dialectos y costumbres.

Su hechizo reside en la conservación de la arquitectura, que se mantiene intacta al igual que sus dialectos y costumbres.

A pesar de su belleza histórica, Fenghuang no fue siempre una ciudad para el turismo. De hecho, en los años anteriores a la década de 1980, esta actividad era escasa y sus habitantes tenían un nivel de vida bastante bajo. La principal fuente de ingreso era la explotación de los bosques y los lugareños trocaban madera y algunos productos típicos por artículos de uso diario. Decidido a proteger el medioambiente y a fomentar el crecimiento económico, en los últimos años el gobierno local ha apoyado el desarrollo del turismo. Muchas familias han establecido hoteles y restaurantes para alojar a los turistas y ofrecerles comidas típicas. El desarrollo económico ha hecho surgir una ciudad moderna que convive junto a la antigua.

La ciudad china es un lugar que se resiste al paso del tiempo: inusual, misteriosa y a la vez absolutamente encantadora.

La ciudad china es un lugar que se resiste al paso del tiempo: inusual, misteriosa y a la vez absolutamente encantadora.

Casco histórico. Casas viejas, barcas de palo largo y puentes conectando ambos extremos decoran un sitio del que sólo permanece el sueño de una localización mágica y oculta que los aventureros en busca de pueblos desconocidos podrían considerar un tesoro. Durante el día, Fenghuang parece una ciudad tranquila donde, si uno se aleja del núcleo fuerte de turistas, puede hasta escuchar cómo rebotan los palos de los barqueros en el fondo del río, y puede observar también cómo los noveles estudiantes de arte se ven inspirados por su paisaje melancólico. Por otro lado, el maravilloso casco antiguo es la zona con mejor ubicación para hospedarse, no sólo por la variedad de opciones que se adaptan a todos los presupuestos, sino por su cercanía con puntos turísticos de interés, como la casa centenaria del escritor Shen Congwen; las tumbas de Ting Taoshan y del citado Congwen, el monasterio Zhunti, el templo de los Tres Reyes, el palacio Chaoyang, el puente Estrecho, tan angosto que con esfuerzo lo pueden cruzar dos personas al tiempo, y decenas de calles donde las artesanías populares están por todos lados.

Fenghuang es una ciudad histórica diagramada en cada detalle, donde la planificación urbana está en armonía con el paisaje.

Fenghuang es una ciudad histórica diagramada en cada detalle, donde la planificación urbana está en armonía con el paisaje.

Shen Congwen. La antigua vivienda de Shen Congwen tiene ya más de cien años de historia, y fue construida por su abuelo cuando era funcionario. En sus ocho habitaciones se exhiben manuscritos, fotos y diversas ediciones de las obras del escritor. Shen nació en este lugar en 1902 y permaneció aquí hasta los 15 años, momento en que se trasladó a otra provincia. Desde entonces, su casa ha tenido varios dueños. En 1982, año en que Shen regresó a su pueblo natal, se encontró con que en su antiguo hogar vivían varias familias. En 1988, el gobierno local recuperó la vivienda y, tras restaurarla, colocó en ella un letrero que atestigua: “Antiguo hogar de Shen Congwen”.

 

Arquitectura. Las construcciones típicas de esta ciudad son las viviendas de madera de los miao, que suelen tener dos pisos.

Arquitectura. Las construcciones típicas de esta ciudad son las viviendas de madera de los miao, que suelen tener dos pisos.

La Gran Muralla del Sur. Otro punto de álgido movimiento turístico. Situada a unos diez kilómetros de Fenghuang, la Gran Muralla del Sur tiene 2,3 metros de alto, 1,7 de ancho y atalayas de más de diez metros de altura, construidas con enormes bloques de piedra. Posteriormente estos bloques fueron utilizados para levantar viviendas y diques. Hasta el año 2000, cuando un grupo de arqueólogos descubrió un tramo de 200 kilómetros, se puede decir que era muy poco conocida. Las investigaciones han demostrado que fue construida en tiempos de la dinastía Ming para impedir el paso a los miao, que mantuvieron incesantes conflictos y guerras con dicha dinastía. En la actualidad, este vestigio de antiguas guerras recibe casi la totalidad de los viajeros que se animan a conocer Fenghuang.

Castillo Huang Si Qiao. Emplazado a unos 24 kilómetros al oeste de Fenghuang, es el castillo de piedra mejor conservado de China. Su nombre antiguo era otro –Feiyang–, y fue erigido en el año 687 de la dinastía Tang para uso militar. Era el puesto de avanzada de los gobiernos de las dinastías del pasado para evitar que los miao se rebelasen.

Costumbres. Una postal típica de un recorrido por Fenghuang: los restaurantes tienen la comida expuesta en la puerta.

Costumbres. Una postal típica de un recorrido por Fenghuang: los restaurantes tienen la comida expuesta en la puerta.

Sabores. Durante un breve recorrido por el centro histórico es posible probar el sabor amargo y picante de la comida característica de la zona. Los platos célebres incluyen rábano en vinagre, queso de soja en la sopa de verduras en escabeche y el pescado en escabeche al estilo miao. Además, no deje de probar la carne salada, el arroz glutinoso, el vino de arroz y la gelatina de frijol. Mayo y octubre es la temporada de los kiwis y a fines de julio comienza la de las sandías, los melones y el maíz. Sana advertencia: comer es muy económico. Una comida para cinco personas suele costar entre 30 y 50 yuanes.


Compartir.

Dejar un Comentario