FERNANDO BOTERO: FIEL A SUS IDEAS

0

Es el artista colombiano vivo más célebre. Pintor y escultor, es también un ícono pop conocido en todo el mundo. Sus figuras voluptuosas son consideradas uno de los pilares del arte contemporáneo. El mercado lo valora en millones de dólares. Este año exhibió una gran muestra en la ciudad italiana de Spoleto donde por primera vez sus obras y sus modelos previos en yeso se mostraron al público. Fernando Botero, con 83 años bien vividos, reflexiona en esta entrevista sobre su arte, su país y el proceso de paz con las FARC.

Texto: Alberto de Filippis (Euronews) / Fotos: Gentileza Spoleto Festival dei 2Mondi (Italia) / Américo Gómez / Joaquín Rodríguez

ALMA MAGAZINE: Nosotros conocíamos sus obras en bronce, ¿por qué, en esta ocasión en Spoleto, se ha centrado en sus esculturas en yeso?

Artista de paleta, pintura y pinceles, sus manos nunca han perdido contacto con la obra. Su arte figurativo exalta el volumen.

Artista de paleta, pintura y pinceles, sus manos nunca han perdido contacto con la obra. Su arte figurativo exalta el volumen.

FERNANDO BOTERO: Bueno, antes que nada porque hacer una exposición de bronce es muy complicado ya que muchas de las esculturas están en colecciones privadas o públicas. En cambio, cuando uno hace una escultura, siempre le queda al artista el yeso, que es el original de la escultura. Yo tengo toda esta colección en mi estudio en Pietrasanta, en Italia, y tuve esta oportunidad que me brindó la invitación del festival de Spoleto; de poder mostrar cincuenta de estos yesos, que es un material muy bello, muy noble, muy luminoso. Para mí fue un placer porque el festival tiene un gran prestigio y tuve la posibilidad de tener un bello espacio para mi exposición.

AM: ¿Cómo nace la inspiración en su pintura?

F.B.: Es muy difícil de precisar. Yo empecé a hacer mis obras con un gran interés por el volumen de una forma intuitiva. Me daba satisfacción crear estas formas llenas. Después, con el conocimiento de la historia del arte, con mi viaje a Italia, tuve la oportunidad de ver la pintura del cuatrocientos y del trescientos; Giotto, Masaccio, Piero della Francesca, tantos artistas, Paolo Uccello, y esto me ayudó a racionalizar la importancia del volumen en la pintura. Mi obra viene de muchas cosas, del arte etrusco, del arte precolombino, del arte popular. Es una mezcla, un gran cóctel que se produce en la mente de un artista. Pero después, cuando el público ve la obra, no puede venirle más que un solo nombre: Botero. Es decir que es un Botero y no tienes necesidad de empezar a buscar. Es una obra que me pertenece. Claro que, si uno busca, encuentra mil cosas que están allí mezcladas.

AM: Usted una vez dijo: “Yo no pinto mujeres gordas”. Entonces, ¿de dónde le viene su interés por el volumen?

F.B.: El volumen en realidad es una forma de expresar cierta sensualidad, cierta plasticidad y la causa de la más importante revolución en el arte fue la introducción del volumen. Es decir, la ilusión de crear en la superficie plana la idea de espacio y la idea de existencia de las cosas en volumen fue una revolución extraordinaria. Pero más allá de esto, es la sensualidad de las formas la que produce una excitación especial cuando se mira un cuadro. Por lo menos así lo siento yo, esta es mi manera de pensar: tener una gran reflexión sobre el arte. Y me sigue pareciendo importantísimo el volumen como elemento plástico y sensual en la pintura.

“Mi obra viene de muchas cosas, del arte etrusco, del arte precolombino, del arte popular.”

Opulencia formal. La escultura junto con la pintura y el dibujo tiene un puesto relevante en su producción artística.

Opulencia formal. La escultura junto con la pintura y el dibujo tiene un puesto relevante en su producción artística.

AM: Pintar es un placer, pero recuerdo un cuadro que usted dedicó a su hijo fallecido. Un niño sobre un caballo y la tristeza en los ojos del animal. ¿Es muy duro a veces descubrirse a través de un cuadro frente a los demás?

F.B.: El cuadro al que usted se refiere es una obra que para mí es muy importante. Considero que tal vez es la pintura más importante que he hecho en mi vida y es el retrato de mi hijo Pedrito que murió en un accidente de automóvil. Sí, es el primer cuadro que pinté después de este terrible accidente y creo que puse mi alma y mi corazón expresándome en esa obra; total que sí, es un cuadro que considero que ha dicho más sobre lo que soy y sobre lo que pienso y sobre la pintura. Es un cuadro que tenemos en el museo Antioquia en Medellín.

AM: Dar con su propio estilo debe ser algo dramático porque el peor crítico es uno mismo. ¿Cómo encontró el coraje para arriesgarse?

F.B.: Empecé hacer lo que hago, pintura figurativa, que le da importancia al tema, a la forma, en un momento en el que todo el mundo pintaba abstracto; es decir, cuando empecé a surgir como artista no se podía conseguir una galería, nadie miraba los cuadros, todos tenían que ser abstractos que era la gran moda del momento. Y sí, fue muy difícil. Afortunadamente mantuve mis convicciones. La pintura debe ser en cierta forma, tal como lo hago, y gracias a esto obtuve el éxito que tengo. Es decir por haber sido fiel a mis ideas.

Ultimas noticias

Las distintas etapas de su proceso creativo, sus convicciones estéticas y la variedad de técnicas que utiliza en sus obras como son la escultura, la pintura y el dibujo, se encuentran en el contenido de El arte de Fernando Botero, libro que se presentó recientemente en el Museo de Antioquia, en Medellín. Por otro lado, el octogenario pintor colombiano está a punto de vivir uno de los reconocimientos internacionales más importantes de su carrera. Se trata de dos exhibiciones retrospectivas de su obra que tendrán lugar en este mes de noviembre y en enero de 2016. La primera se desarrolla en Beijing, en el National Museum of China, donde se han exhibido las obras de los grandes de la historia como Anton Van Dyck, Rubens y Pablo Picasso, pero nunca la de un artista vivo. Esa misma muestra ampliada será trasladada en enero a Shanghái donde se presentará en el China Art Museum, el museo más visitado del país con un promedio de 30 mil personas al día. El reconocimiento es particularmente importante porque China se ha convertido hoy en el primer mercado mundial del arte, por encima de Estados Unidos, Europa y Rusia. En cuanto a la presencia de su obra en Miami, el Museo de Arte Erótico del Mundo (WEAM) en Miami Beach, el segundo más grande en su tipo, alberga más de cuatro mil objetos eróticos y obras de arte, que incluyen creaciones de artistas reconocidos como Rembrandt, Picasso, Salvador Dalí y el mismísimo Botero, además de piezas étnicas y documentos históricos que hablan de algo inherente a la naturaleza humana: la sexualidad.

AM: ¿Cuál ha sido una lección que ha aprendido después de ser un artista por tanto tiempo?

Colombiano y global. La obra de Fernando Botero forma parte de las colecciones de 50 de los museos más importantes del mundo.

Colombiano y global. La obra de Fernando Botero forma parte de las colecciones de 50 de los museos más importantes del mundo.

F.B.: He aprendido que es la mejor profesión del mundo. El acto de pintar es maravilloso. No todos los artistas hoy en día tienen el placer de pasar tiempo con sus brochas, ya que muchos trabajos actualmente son hechos por asistentes. Pintar es increíble.

AM: He visto que usted no es indiferente a lo que sucede en el mundo. ¿Ha hecho política a través de su obra?

F.B.: He pintado temas políticos. He realizado una serie sobre la violencia en Colombia, he armado una serie sobre la tortura en Abu Ghraib, la prisión de Irak. He pintado mucho de dictadores, de juntas militares en la época en la que había muchas en América Latina. Me interesa la política como le interesa a todo el mundo. Vivo muy informado de todo lo que está pasando y me conmueven muchas de las cosas que suceden hoy en día; el tema de la inmigración de los países pobres a Europa es un tema dramático y de una gran actualidad. Tengo los intereses que tiene todo el mundo. A veces me expreso pictóricamente para decir algo sobre un tema.

AM: Usted ha vivido gran parte de su vida fuera del país. ¿Cuál es su relación con Colombia?

F.B.: La relación es excelente, tengo una casa allí, paso un mes al año por lo menos en Colombia. Tengo dos museos: el museo de Bogotá, que fue una donación que hice, y el Museo de Antioquia, en Medellín, que fue una creación mía; en éste hay doscientas obras mías; es más, inventé el nombre del museo y conseguí que el gobierno encontrase una sede extraordinaria. Es un poco mi creación. Estos dos museos son las grandes satisfacciones que he tenido en la vida, poder hacer esto para mi país.

La muerte en un accidente de tráfico de su hijo, de tan sólo 4 años, llevó a su padre a representar al niño en un cuadro azul.

La muerte en un accidente de tráfico de su hijo, de tan sólo 4 años, llevó a su padre a representar al niño en un cuadro azul.

AM: Actualmente se está llevando a cabo un proceso de paz entre las FARC y el gobierno. ¿Cuál es su posición frente a estas negociaciones?

F.B.: Soy optimista y estoy esperanzado en que se firme la paz definitiva. Esto le va a dar un gran alivio al país. Va a crecer seguramente muy rápidamente si se logra esto. Y admiro lo que está haciendo el presidente Juan Manuel Santos. No todo el mundo participa de este interés en Colombia por alguna razón, hay muchos opositores a este proceso de la paz, aunque creo que es formidable.


Compartir.

Dejar un Comentario