FRIDA DEL PUEBLO: 100º ANIVERSARIO DE SU NACIMIENTO

0

Vastas exposiciones y homenajes en todo el mundo tomaron impulso durante este 2007 dedicado a Frida Kahlo, artista y personaje. Pero su sensibilidad social adquirió una dimensión inédita que sus herederos planean continuar. En exclusiva para ALMA MAGAZINE, su sobrina nieta Mara Romero Kahlo explica por qué esa fiebre de merchandising denominado “Fridamanía” tiene una función humanitaria, y comparte algunos recuerdos familiares.

Texto: Marcela Mazzei / Fotos: Gentileza Frida Kahlo Corporation, George Eastman House / Calif D. Weller (Flickr.com) / AFP / AP

EXPOS DE FRIDA KHALO

Kahlo pinta bajo la mirada de su marido, el muralista Diego Rivera.

Si Frida Kahlo aún viviera, ya habría cumplido cien años (nació el 6 de julio de 1907) y vería al mundo recordarla como uno de los iconos más representativos de su país. En su homenaje, dos grandes muestras fueron récord de público este año en México: una gigantesca con más de 350 obras y documentos se exhibió en el Museo Nacional de Bellas Artes; y otra en Casa Azul, la casa-museo de la artista donde nació y luego vivió su gran amor con el muralista Diego Rivera, montada con un inabarcable tesoro de objetos inéditos hallado recientemente. Otros 45 óleos con su fi rma recorren Estados Unidos, así como cartas de su puño y letra llegan a Washington junto con 25 fotografías desconocidas de objetos personales y frescos de su vida cotidiana; mientras que en Cuba hasta el 24 de este mes la exhibición Frida y Diego, voces de la tierra toma a la pareja como motivo de inspiración para artistas locales y para un concurso infantil. Incluso el centro español en Filipinas organizó un ciclo homenaje con proyecciones y espectáculos; y la compañía Aeroméxico bautizó a dos de sus aviones Frida y Diego, en los cuales se proyecta el cortometraje Frida y Diego, una travesía, de los realizadores mexicanos Diego López y Gabriel Figueroa. Hasta el movimiento global contra la comida basura Showfood conmemora su centenario por su “faceta gastronómica”. “La principal fue la exposición de Bellas Artes, que realmente ha sido un homenaje nacional”, explicó Mara Romero Kahlo, sobrina nieta de Frida y miembro del directorio de Frida Kahlo Corporation, la empresa con capitales privados que gerencia la imagen, vida y obra de su pariente más famosa. Más allá de la magnitud, lo que hizo signifi cativo el evento fue la locación: el Museo de Bellas Artes. Allí velaron a Frida para su muerte en 1954, y de allí mismo retiraron el féretro que Diego Rivera había cubierto con la bandera del Partido Comunista, episodio que le valió el puesto al entonces director del museo. “Como todo regresa en la vida, muchas fi guras estuvieron con nosotros en la inauguración, donde se cantó el himno nacional. Sentí el honor de pertenecer a esta familia y ver cómo se abrieron las puertas de Bellas Artes otra vez para sus pinturas, sus cartas y sus fotografías”, completa Mara de Anda, que debe su nombre al seudónimo con que Frida firmaba su correspondencia. Una vida breve pero intensa, marcada por el dolor físico y la búsqueda por mitigarlo a través del arte fue la pulsión vital que marcó su pintura. Contraer poliomelitis de niña fue el comienzo de una serie de diversas enfermedades, lesiones, accidentes y operaciones que la aquejaron por el resto de sus días. El aburrimiento que le provocaba su postración la llevó a la pintura: en 1926, todavía en su convalecencia, pintó su primer autorretrato, instante inicial de una larga serie en la cual señalará los eventos de su vida y sus reacciones emocionales. A través de ellos, y de los retratos que muchos fotógrafos hicieron de ella, se desvela una de las creaciones más intrigantes de la artista: la construcción de una imagen de sí misma tan cuidadosamente elaborada e inventada como cualquiera de sus obras. Una faceta que muchos críticos intentan revalorizar como emblema de la pintura testimonial, un camino poco frecuente entre los artistas contemporáneos.

Watchf Associated Press International News   MEXICO APHS58068 KAHLO GREETS TROTSKY

Refugiados. Frida recibe a Trotsky y su esposa en Tampico (1937).

ALMA MAGAZINE: El personaje Frida Kahlo parecía haber opacado el valor artístico de su obra. ¿Cree que la muestra en Bellas Artes lo recupera?

MARA ROMERO KAHLO: Frida fue autodidacta en cuanto al aprendizaje de técnicas pero hizo unos cuadros bellísimos que testimoniaron su vida. Si bien a sus pinturas las han defi nido como surrealistas, ella retrató su propia vida a través de ellas, hecho que le sirvió de terapia y le dio fuerzas para seguir adelante. Pero Frida Kahlo es ya un personaje, y su grandeza se debe no sólo a sus pinturas y su arte sino que se vincula con su espíritu, su corazón y su labor social. Creo que realmente ella rompió reglas en su tiempo y eso le ha valido seguir hoy por hoy viva. Ahí reside su atractivo, que le permite continuar presente en la historia.

AM: ¿Se ha convertido ya en un mito?

M.R.K.: Realmente es un icono. No sólo fue una mujer muy fuerte e independiente, sino que además luchó por sus ideas. Es un modelo a seguir. Su pintura funcionó como una terapia para superar sus operaciones y difi cultades. Era una persona sumamente positiva, con un gran espíritu. Y su pasión por la vida fue la que la sacó adelante. Y este entusiasmo le ha servido para ser el referente en que se transformó.

AM: ¿Cuál es el mensaje que la familia quiere destacar en este centenario?

BRITAIN-TATE MODERN-FRIDA KAHLO

Experiencia mágica. Una visitante observa Las dos Fridas, uno de sus famosos autorretratos.

M.R.K.: De Frida Kahlo siempre se ha hablado de su obra y del personaje, pero ella también tenía un costado social fundamental, ayudaba mucho. Mi abuela (N. de R. Isolda P. Kahlo) y ella tenían una tarea que llamaban “La Ayuda”, que consistía en que todos los sábados daban una despensa básica a mujeres solteras, en la cual yo también participé de chiquita. Y nosotros, como homenaje a ella, queremos conservar esta tradición humanitaria. El 12 de octubre último entregamos alimentos a una asociación de mujeres solteras y abandonadas, y deseamos ampliar esta tarea que es muy importante para la familia.

AM: En todo el mundo se habla de la “Fridamanía”, esta tendencia que da a la imagen de Frida Kahlo una visibilidad masiva, con un tono crítico. ¿Cuál siente que es el aporte de la difusión de su vida y obra por este medio?

M.R.K.: En principio, esto sirve para que toda la imagen de mi tía sea fi el a sus principios y valores, y asimismo se regularice un poco. Para que las empresas que se acerquen y quieran tener algunas cosas con el nombre y la imagen de ella los hagan representativos y de calidad. Y sobre todo para que colaboren con esta obra social que le hubiese encantado a mi tía. Ella estaría muy de acuerdo con que todas estas cosas que provienen de su fi gura sean muy mexicanas, muy características de ella; y más que nada con el aporte a esta causa de ciertas empresas. Es bueno que se conozca a Frida Kahlo; no sólo a través de sus pinturas sino de todo lo que sale de ella.

AM: ¿Qué recuerdos o relatos familiares conserva de ella?

M.R.K.: Yo tenía un año cuando murió. Pero siempre se comentaba que cuando nací, ella le decía a mi madre que yo era la niña más bonita que había estado delante de sus ojos. La que realmente tuvo mucho contacto con ella fue mi madre, que vivió cuatro años con Frida. Y ella decía que, a pesar de todas sus enfermedades y complicaciones, era una mujer muy alegre, que de tanto en tanto se ponía a cantar en alemán. Mi mamá era bailarina y lo hacía de puntitas, y Frida se paraba y bailaba un poquito con ella a pesar de su difi cultad. Es que a pesar de todo, era muy alegre y agradecida de la vida. En ese punto, sus privaciones la ayudaron a ser lo que fue.

CUSTODIO ARRANGES DRESSES

Algunos de sus objetos personales expuestos en Casa Azul, el museo de la artista.

AM: ¿Y de su vida cotidiana qué le contaron?

M.R.K.: Que ella era una persona muy culta. Diego también lo era, y ambos hablaban varios idiomas, entonces sus tertulias eran muy interesantes. Cuenta mi madre que a su casa llegaban muchos intelectuales y en lugar de apartar a los niños, como generalmente se hace, que se los excluye, ella decía: “Vengan y escuchen porque es muy importante que ustedes convivan con esto”. Fue una persona muy liberal para esos tiempos, con una madurez, una fortaleza y sobre todo una pasión por la vida maravillosas. Esa misma pasión es la que nos ha legado, y con ese ímpetu hemos tratado de hacer todo esto, para que su imagen crezca y se reconozca a Frida cabalmente.


Compartir.

Dejar un Comentario