ILEANA SONNABEND: LA COLECCION DE UNA GRAN EMBAJADORA

0

Nacida en Bucarest en 1914, Ileana Sonnabend fue una de las grandes coleccionistas de arte contemporáneo del siglo XX. A comienzos de los años 60, abrió su primera galería en París y, tras abandonar la capital francesa, se estableció en Nueva York, inaugurando en el Soho en 1971 una nueva Sonnabend Gallery que después se trasladaría a Chelsea y continuaría activa hasta su fallecimiento en 2007. La exposición Ileana Sonnabend: Ambassador for the New –que hasta fines de abril se exhibe en el MoMA– incluye 50 obras de 41 artistas significativos de su época como Robert Rauschenberg, Jasper Johns y Andy Warhol.

Texto: Ulises Parigi / Fotos: Gentileza The Museum of Modern Art (MoMA)

Ileana Sonnabend: Ambassador for the New recoge las actividades comerciales de la gran embajadora del arte moderno que fue Ileana Sonnabend (Bucarest, 1914 – Nueva York, 2007) a partir de sus galerías de París y Nueva York en el período que va desde comienzos de la década de 1960 hasta finales de los años 80. Una selección de obras y artistas que demuestran el carácter profético de su criterio que estará abierta al público en el Museum of Modern Art (MoMA) neoyorquino hasta el 21 de abril con un total de 50 obras de 41 artistas: Robert Rauschenberg, Jasper Johns, Andy Warhol, Robert Morris, Mario Merz, Vito Acconci, Mel Bochner, John Baldessari y Jeff Koons, entre otros.

Silver livres

De origen rumano y casada durante un tiempo con Leo Castelli, Sonnabend vivió los últimos años antes de la guerra en París.

La devoción por lo nuevo
A lo largo de su medio siglo de carrera profesional, Sonnabend cooperó en dar forma a la evolución del arte de la posguerra tanto en Europa como en Estados Unidos. La apertura de su primera galería en París en 1962 –y su segunda en Nueva York en 1971– marcó su compromiso en exhibir arte moderno en ambas orillas del océano Atlántico, facilitando así el traspaso del arte moderno en una travesía de ida y vuelta para el arte pop norteamericano, el minimalismo europeo de los años 60 y el arte povera italiano de comienzos de los 70.
Para ello contó también con la colaboración de sus dos maridos (Leo Castelli y Michael Sonnabend), así como del segundo esposo de su madre, el pintor John D. Graham, mentor, entre otros, de Jackson Pollock, Willem de Kooning y Arshile Gorky. Muy vinculado a los artistas emergentes de Nueva York, Graham permitió a Sonnabend entrar en contacto con muchos artistas (Rauschenberg, Jasper Johns) a los que apoyó y con los que mantuvo una estrecha relación personal y artística.
La exposición incluye piezas que figuraron en las exposiciones llevadas a cabo en sus galerías como Device (1962) de Johns. Y también se presentan las principales obras de los artistas pop estadounidenses que debutaron en su espacio: Little Aloha (1962) de Roy Lichtenstein, Tartines (1964) de Claes Oldenburg, Volunteer (1963/64 ) de James Rosenquist, 1947 White (1963) de Andy Warhol y Great American Nude # 75 (1965) de Tom Wesselmann, entre otras.
La curadora de la muestra, Ann Temkin, observó: “Sonnabend tuvo un gran impacto en los artistas que vivían en París, así como en coleccionistas y otros distribuidores de arte, al llamar la atención sobre lo que estaba pasando en el mundo del arte. Y del mismo modo, una vez que estableció su galería en Nueva York en los 70, logró el mismo impacto e influencia”. Las actividades de las galerías de Sonnabend en París y Nueva York fueron pioneras en el intercambio de arte entre ambos continentes. Muchos artistas pop estadounidenses –como Rauschenberg– hicieron su debut internacional después de tener sus obras expuestas en las galerías Sonnabend en París y Nueva York. Por eso esta selección de obras manifiesta el gusto estético de Sonnabend y su perspectiva única en el arte contemporáneo.
arteEn 1987, con motivo de la exposición por primera vez de toda su colección en el Museo Reina Sofía de Madrid, Sonnabend le dijo al periódico español El País: “Sólo me interesan los jóvenes artistas. Después –una vez consagrados– la aventura espiritual desaparece. Nací en Rumania y salí de allí a los 18 años, nunca más volví. Estuve casada con Leo Castelli cuando abrió su galería en 1939 en París, trabajamos juntos, pero entonces no pensé en dedicarme a ello, me interesaba más la psicología. Durante la guerra conocí a muchos artistas, muchos exiliados y norteamericanos. Entre ellos a De Kooning, Pollock, Barnett Newman, Rothko y mucha otra gente interesante”.
Más adelante en la entrevista que le hizo la crítica de arte Fietta Jarque deslizó: “Me divorcié de Leo, me volví a casar un año más tarde y decidimos mi marido y yo pasar una temporada en Europa. Mi esposo era coleccionista y experto en arte. Conocíamos a los artistas del pop norteamericano y deseábamos mostrar su obra en Europa. Estábamos en París, y las galerías se negaban, no tenían dinero, no querían mostrar a estos artistas demasiado jóvenes y extraños, hacían pinturas abstractas y no los querían exhibir. Mi marido decidió alquilar un espacio por algunos meses y presentarlos”.
Para concluir: “Pensábamos que los trabajos eran tan buenos que deberían ser expuestos. Me gusta compartir mi entusiasmo por algo. Había trabajos de Jasper Johns y Rauschenberg, que ya eran un poco conocidos en Europa, pero había también trabajos de Warhol, Lichtenstein, Dine, Oldenburg, Segal, Rosenquist y otros que se hicieron conocidos después. Nuestra intención no era comercial porque pensamos que no se vendería nada. Desafortunadamente, sí vendimos”.
En la actualidad, el legado sigue en manos de la familia, la hija biológica de Ileana, Nina, y el adoptivo, Antonio Homem, que en 2008 tuvieron que vender algunas de las obras para, tras la muerte de su madre, pagar los impuestos del traspaso de derechos. En aquella operación se desprendieron de piezas de Nauman y de Warhol. La venta, que se realizó a dos galerías particulares –no quisieron subastarlas–, les supuso unos ingresos de 600 millones de dólares.

Ileana Sonnabend: Ambassador for the New se exhibe hasta el 21 de abril. MoMA, 11 W. 53 St., Nueva York.
www.moma.org


Compartir.

Dejar un Comentario