JULIE BURTON: MUJERES ANTE UNA CRISIS DE REPRESENTACION

0

Es la presidenta del Women’s Media Centre (WMC). Reconocida por su incansable tarea, Julie Burton es una férrea activista por los derechos de las mujeres y las causas progresistas. Al frente de la organización, Burton ha creado las condiciones necesarias para una mejor inserción de las mujeres en los medios de comunicación. En su vasto currículum sobresale su participación en organizaciones sociales como Voters For Choice y Choice USA. En el mes que se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa, esta experta nos sumerge en una problemática que atañe al 51% de la población estadounidense.

Texto: Joan Erakit / Fotos: Gentileza WMC

5713214099_554ba40533_b

Alerta. Si bien las mujeres representan el 51% de la población de EE UU, todavía no existe una participación igualitaria.

Que las mujeres estén poco representadas en la industria de los medios de comunicación debería sorprender a pocos. Sin embargo, la severidad de este desequilibrio y sus consecuencias son menos obvias. Estas desigualdades fueron objeto de una investigación del Women’s Media Centre (WMC). El informe anual 2013 de la organización, “The Status of Women in the U.S. Media” (El estatus de las mujeres en los medios de Estados Unidos) también sugiere maneras de abordar estas disparidades. El reporte fue compilado por Diana Mitsu Klos, estratega de medios, y debería servir como “un llamado de alerta para la industria de los medios, y para los consumidores, en cuanto a que no estamos viendo, oyendo o leyendo la historia completa”, sostiene la presidenta de WMC, Julie Burton. La entidad que dirige considera que, para proteger la cultura democrática, las audiencias tienen que entender la gravedad de este problema, y que una representación desigual de mujeres en el periodismo y las demás áreas de la comunicación hace más difícil brindar perspectivas justas y diversas sobre los hechos.
WMC trabaja para superar la persistente brecha de género, capacitando a mujeres para que estén listas para trabajar en los medios, controlar el sexismo y las prácticas injustas, además de organizar campañas y peticiones para que quienes están en el poder asuman su responsabilidad. Burton expone en esta entrevista las conclusiones del informe y se explaya sobre los desafíos que enfrenta la industria de los medios de comunicación.
ALMA MAGAZINE: ¿Qué relación hay entre diversificar los medios de comunicación y construir una democracia sana?
JULIE BURTON: Sabemos que las mujeres constituyen más de la mitad de la población, pero en los medios no las vemos ni las oímos en igual cantidad que a los hombres. Hay una crisis de representación para las mujeres. Esto también ocurre con las personas que no son de raza blanca, que para el año 2050 asimismo serán mayoría en este país. Sin embargo, todavía no estamos observando una participación igualitaria. Eso significa que estamos utilizando solamente la mitad de nuestro talento y por lo general la audición de la mitad de la historia. Al decidir quién habla, los medios definen la historia que nos transmiten. Además, presentan una imagen de cuál es nuestro rol en la sociedad. Queremos que los medios relaten la historia completa, y que todos nos beneficiemos de eso. También es una cuestión de credibilidad. Si pretendemos una democracia sana, nuestros medios y nuestra sociedad deben representar plenamente las voces y las contribuciones de todos y todas.

“El 96% de todos los puestos influyentes en las empresas estadounidenses son ocupados por hombres.”

AM: Cuando una mujer se gradúa de la universidad y obtiene un título de periodista pero no consigue trabajo en esa área, ¿qué cree usted que está ocurriendo? ¿Se alienta a las mujeres a postularse a empleos periodísticos?
J.B.: El informe muestra que las mujeres están obteniendo empleos en relaciones públicas y publicidad, y eso es una buena noticia. Pero en lo relativo a los puestos en la sala de prensa, el desafío continúa. La inserción laboral no sólo tiene que ver con el talento, sino también, a veces, con a quién conoces. Esos contactos y redes importan. Tenemos la esperanza de que las mujeres jóvenes no se desalienten demasiado y sigan buscando oportunidades en el periodismo. Además, la industria de las noticias en su totalidad se está reduciendo, dado que cada vez más personas se informan electrónicamente. No obstante, las mujeres de todos modos continúan esforzándose por lograr la igualdad en las plataformas de medios en internet.

El 51% quiere escuchar su voz
Texto: Ivana Stola

El informe “The Status of Women in the U.S. Media 2013”, elaborado por Women’s Media Center (WMC), pone de manifiesto que el género femenino, que representa un 51% de la población, no tiene presencia en los medios de comunicación en la misma proporción: las mujeres siguen estando poco representadas en los medios estadounidenses. Aunque es cierto que The New York Times, el periódico más importante del país, tiene a una mujer en el puesto de editora en jefe, la proporción de mujeres que ocupan cargos directivos en las redacciones de Estados Unidos se ha mantenido sin cambios en alrededor del 37% desde 1999.
A este ritmo, hasta 2085 no se produciría una paridad entre hombres y mujeres en posiciones de liderazgo, tanto en el gobierno como en empresas. En cuanto a los medios, hay varios datos a destacar. Por ejemplo, la cobertura de las elecciones presidenciales de 2012 fue llevada a cabo por una mayoría de hombres en los principales periódicos, con un margen de 3 a 1, aumentando su presencia cuando se trataba de cuestiones sociales.
Sin embargo, esto se repite en cualquier otro campo. En programas de entrevistas o de debate, las mujeres representan un porcentaje muy pequeño, el 25% y 29% respectivamente. A menudo, ellas son relegadas a temas considerados “de mujeres”, como prensa rosa, alimentación, muebles, familia y moda. Aunque el 47% de los usuarios de videojuegos son mujeres, un 88% de los desarrolladores de estos juegos son hombres. Y cuando se trata de hablar de deportes, la presencia femenina es casi nula.
En cuanto a los medios digitales, han caído en la misma rutina que los tradicionales. Las firmas masculinas superaron a las femeninas en cuatro de los seis sitios web examinados. En cambio, la buena noticia es el aumento del porcentaje de mujeres que son directoras de noticias de televisión, llegando por primera vez al 30%. No obstante, el empleo total de las mujeres en programas de noticias se mantiene plano.
En el sitio web Watchdog Watcher recogen los datos sobre periodismo de investigación. Es cierto que hay organismos independientes, sin ánimo de lucro, fundados por mujeres. Pero incluso allí, los hombres dominan. En el Reino Unido las cosas son muy parecidas. Sólo un tercio de los miembros del personal de equipos de investigación son mujeres. En cambio, en las escuelas de periodismo, las mujeres son mayoría. ¿Dónde acaban trabajando esas mujeres? En puestos más próximos a las relaciones públicas, mientras que los hombres trabajan en periódicos, radio, televisión y cable.
En cambio, en estos días Francia fue noticia porque la periodista Natalie Nougayrede se transformó en la primera directora del periódico Le Monde. Con 46 años, reportera de Le Monde desde 1996, y antes de Libération, Nougayrede fue ganadora del premio Albert Londres en 2005 por sus artículos sobre Chechenia. Ex corresponsal en Moscú y hasta unas semanas atrás corresponsal diplomática, la flamante directora fue elegida en asamblea por el 79% de los 370 periodistas del mítico vespertino parisiense fundado en 1944. Su histórico nombramiento –hoy es la segunda mujer al frente de un periódico francés, con la responsable del católico La Croix– no ha frenado los clichés machistas. La nueva cabeza del periódico ha sido apodada “la embajadora del charme de la marca Le Monde”.

AM: La actual industria mediática, ¿es diversa y apoya a las mujeres?
J.B.: En este momento, el 96% de todos los puestos influyentes en las empresas estadounidenses, incluidos los medios, son ocupados por hombres. El año pasado, el 88% de todos los episodios de televisión fueron dirigidos por hombres y el 85% de los escritores eran hombres. De las 250 películas más taquilleras en 2012, el 91% fueron realizadas por hombres (el 9% por mujeres), el 80% de los editores eran hombres (el 20% mujeres), y el 85% de los escritores eran hombres (sólo el 15% eran mujeres). Podemos y debemos mejorar ese aspecto. Hemos avanzado, aunque todavía queda mucho por hacer. Los medios de comunicación son una de las fuerzas más poderosas en nuestra cultura y nuestra economía. Nos dicen quiénes somos y qué podemos ser. Necesitamos asegurarnos de que la persona que defina nuestra historia, aquella que la cuente y sobre lo que se trate represente a mujeres y hombres por igual. Es hora de que enviemos un mensaje contundente a la industria de los medios; ellos se están perdiendo la mitad de la historia. Así les demostraremos que mediante la ampliación de la cantera de talento, es posible cambiar la cara de los medios; aparte de que se va a lograr nivelar el juego, ya que al darle la misma voz a la mitad de sus consumidores, esto le permitirá ver el cuadro completo a todos sus espectadores.

“Queremos que los medios relaten la historia completa, y que todos nos beneficiemos de eso.”

AM: ¿Cree usted que nuestra sociedad toma más en serio la opinión de un hombre que la de una mujer? ¿Es cuestión de credibilidad o de preferencia?
J.B.: Unas semanas atrás celebramos la presentación del documental Makers – Women Who Make America (Hacedoras – Mujeres que hacen Estados Unidos), que relata cómo las mujeres han moldeado a Estados Unidos en los últimos 50 años y habla de las mujeres visionarias y revolucionarias que escribieron nuestra historia colectiva. Hemos logrado avances, aunque tenemos un largo camino por recorrer. La mala noticia –a propósito de mujeres y medios– es que, aunque sabemos que ellas constituyen más de la mitad de la población, no las vemos ni oímos en igual cantidad que a los hombres. Esto implica divisiones según el género, y se reflejan en las fuentes citadas en los reportes, en las mujeres que están delante y detrás de cámara. Nosotras somos el 51% de la población y queremos que nuestras voces sean escuchadas y pretendemos tener una representación equitativa. La historia del movimiento de mujeres ha sido una lucha para que las voces de las mujeres sean escuchadas. De acuerdo con un estudio, se tardará hasta 2085 para que las mujeres alcancen la paridad con los hombres en posiciones de liderazgo de negocios. A las mujeres nos llevó 144 años de duras luchas obtener el derecho al voto. Como dijo Frederick Douglass, “el poder no concede nada sin una demanda”. Y los hombres han ostentado prácticamente todo el poder en nuestra sociedad durante mucho tiempo. Eso está cambiando, pero con demasiada lentitud. El Women’s Media Centre trabaja y se esfuerza mucho para que el statu quo valore por igual las voces de mujeres y hombres.


Compartir.

Dejar un Comentario