KURT VILE: CINCO DISCOS QUE CAMBIARON MI VIDA

0

Si bien Smoke Ring For My Halo (2011) puso a Kurt Vile (Pennsylvania, 1980) en los oídos de mucha gente, ubicándolo en lo alto de la avanzada del folk psicodélico, Vile ya cargaba en esos días sobre sus espaldas con un interesante bagaje de hacedor de canciones perezosas y el hecho de haber sido parte de los espaciales The War On Drugs. Su sexto álbum, ‘B’lieve I’m Goin Down…, editado a fines de 2015, lo ha hecho merecedor de una profusión de elogios que lo confirman como una voz deudora de lo mejor del rock estadounidense: de Bob Dylan y TheVelvet Underground a Bruce Springsteen y Pavement.

Vile es todo un héroe en Filadelfia, su lugar en el mundo, donde se celebra un día en su honor (el 28 de agosto) y fue condecorado en 2013 con el premio Liberty Bell, el mayor honor que puede conceder la ciudad a uno de sus vecinos. De regreso de una gira extensa por Europa y Oceanía, ya en febrero Vile estuvo recorriendo varias ciudades de Estados Unidos y Canadá, y a lo largo de marzo estará presentando ‘B’lieve I’m Goin Down… en otros puntos del país, para volver a subirse a un avión: Francia, Bélgica, Reino Unido y Holanda le esperan con los brazos abiertos.

Como en otros tramos de su trayectoria, Vile se balancea actualmente entre los momentos eléctricos y los pasajes intimistas y cercanos al folk, estos últimos más presentes que nunca en su nuevo trabajo. “La gente lo está percibiendo como un disco más acústico. Creo que al principio pensaba que iba a ser más complejo, pero supongo que en algún momento me di cuenta de que no lo necesitaba. He reducido la faceta psicodélica y he apostado por sonidos más tradicionales”, comentó Vile sobre ‘B’lieve I’m Goin Down…

Aquí los cinco discos que le cambiaron la vida.

Alice Coltrane – Ptah, The El Daoud

Alice Coltrane – Ptah, The El DaoudTanto Pharoah Sanders como Alice Coltrane me han ayudado en mi desarrollo como compositor, al acercarme a un costado más místico, de lograr cierto trance con mi música. Ella era una increíble pianista y en este álbum pone al jazz en un borde, que no es un precipicio, sino el comienzo de algo nuevo y excitante.

John Coltrane – Interstellar Space

John Coltrane - Interstellar SpaceMe lo recomendó un compañero de mi banda, Jesse Trbovich. Lo compré en medio de una gira en una disquería de Phoenix, Arizona. Cuando lo escuché por primera vez, enseguida sentí el impacto de que estaba ante algo demasiado grande y cautivante. Tiene ese dejo psicodélico que hace a los discos rupturistas.

Pharoah Sanders – Karma

Pharoah Sanders - KarmaEs un álbum muy melódico. La música que hace Pharoah es una suerte de pop espiritual, mezclado con jazz: la estructura de sus temas es muy simple, sólo un par de acordes y no mucho más. Es algo hermoso lo que produce. Es muy sencillo, pero nadie puede hacerlo como él. Su forma de tocar el saxo me emociona.

Steely Dan – Can’t Buy A Thrill

Steely Dan - Can't Buy A ThrillUna canción como Only A Fool Would Say That, de su álbum debut, Can’t Buy A Thrill, es mi favorita. Ellos se han arrepentido alguna vez de su propio material antiguo, pero esa manera de tocar a partir de elementos de jazz… habrá quien diga que es música para carrozas, pero a mí me parece fascinante.

The Dead C – Tusk

The Dead C - TuskLa música instrumental te abre la mente. Y mucho más aquella que está hecha de retazos, de ruidos varios, a partir de un sonido distorsionado. Provoca una suerte de meditación psicodélica escucharla. Tusk es el sexto álbum de este grupo neozelandés y se nota mucho la influencia del jazz más aventurado en sus temas.


Compartir.

Dejar un Comentario