LOS HIJOS DE BILL GATES: CARIDAD NO TIENE FIN

0

Es un millonario que forjó su propio camino. Conoce el valor del esfuerzo, del trabajo duro y quiere que sus hijos lo sepan también. Por eso, el cofundador de Microsoft, Bill Gates, ha decidido junto a su esposa no dejarle su fortuna a sus vástagos. En cambio, destinará sus millones de dólares a causas nobles, a mejorar la sociedad a través de una variedad de impulsos filantrópicos, y forzando a sus herederos a descubrir la aventura de ganarse la vida.

Texto: Angeles Couto / Foto: Brian Moore

Con 61 años, Bill Gates es el hombre más rico del mundo. Actualmente, su fortuna está valuada en 81,9 mil millones de dólares. Desde hace más de dos décadas que viene encabezando la célebre lista anual elaborada por la revista Forbes. Sin embargo, no todo es dinero en la vida del magnate. Es conocida también su generosa filantropía que pone en práctica en numerosas obras de caridad, sobre todo relacionadas con la salud y la educación, financiadas por su propia fundación. Una filantropía que, en cierta manera, llegó a su punto más alto recientemente, cuando en Londres, en una entrevista concedida al programa de televisión The Morning y en la que habló de su vida personal, declaró que no dejará su fortuna a sus hijos sino a su fundación.

Según el cofundador de Microsoft, sus tres hijos –Jennifer (20), Rory (17) y Phoebe (14)– ya han sido informados al respecto y se sienten orgullosos de la decisión que ha tomado su padre. Aunque no les legará su fortuna, les seguirá brindando una excelente educación y los ayudará financieramente en el comienzo de sus carreras universitarias. “Nos le haría ningún favor a mis hijos si les dejara toda mi fortuna como herencia. Eso distorsionaría cualquier cosa que ellos intentaran hacer por sus propios medios”, afirmó el empresario que, de joven, siendo estudiante en la Universidad Harvard, no contó con la ayuda financiera de sus padres para constituir Microsoft y forjarse un camino en el negocio de la informática.

Como un anticipo de sus declaraciones, actualmente su hija mayor, Jennifer, se encuentra en el segundo año de Biología en la prestigiosa Universidad Stanford, a la que su padre donó cinco millones de dólares para construir un edificio dedicado a la ciencia y la informática que lleva su nombre. La muchacha combina sus estudios con su pasión por la equitación, compitiendo regularmente en torneos nacionales.

Por su lado, Rory y Phoebe todavía están en la escuela y viven con sus padres en las afueras de Seattle, Washington. La decisión de Gates está sustentada por la de su esposa Melinda (52), directora de Bill & Melinda Gates Foundation, la fundación de caridad más grande del mundo. “Mi riqueza irá a los más pobres. Mis hijos, que han viajado con nosotros por todo el mundo y han visto todas nuestras obras de beneficencia, están de acuerdo con esta decisión”, concluyó Gates.

 

 


Compartir.

Dejar un Comentario