MICK JAGGER: UN ANTICRISTO MODERNO

0

En sus cinco décadas al frente de los Rolling Stones, ha sido visto como la más arrogante y narcisista de las súper estrellas, con un apetito sexual y un comportamiento con las mujeres que rivalizaba con el del legendario Casanova, y cuyo imprudente –y presunto– consumo de drogas desencadenó el escándalo más famoso de la historia del rock and roll. Y en nuestros días, cuando ya es un abuelo de 70 años y Caballero del Imperio Británico, Mick Jagger continúa siendo el modelo a seguir para todo joven cantante de rock. Mick Jagger –notable trabajo del inglés Philip Norman– es una biografía tan aguda como su protagonista, que explora la astuta inteligencia que ha conseguido mantener a los Stones en el pedestal de “el mejor grupo de rock and roll del mundo” durante medio siglo. Aquí las primeras páginas.

Texto: Philip Norman / Fotos: Gentileza Editorial Anagrama

Su biografia

La biografía nos muestra a Jagger como alguien mucho más complejo que el frío e insaciable seductor de la mitología pop.

Al parecer, para ser lo que llamamos una “estrella” no basta con poseer un talento único en alguna de las artes interpretativas, hace falta también un vacío interior tan abismalmente oscuro como luminoso es el brillo del estrellato. La gente normal, feliz, equilibrada, no suele convertirse en figura del cine o del rock. Es algo que con mayor frecuencia está reservado a esas personas que en su infancia sufrieron privaciones o algún trauma. De ahí la ferocidad con que buscan la fama o el reconocimiento a cualquier precio y su insaciable necesidad de la atención y el cariño del público. Les otorgamos un lugar próximo al de los dioses, es cierto, pero al mismo tiempo, paradójicamente, los vemos como los más falibles de los hombres, torturados por los demonios del pasado y las incertidumbres del presente, tantas veces condenados a destruir primero su talento y luego a sí mismos al recurrir al alcohol o las drogas, o a ambas cosas. Desde mediados del siglo XX, cuando la fama se hizo global, las estrellas más rutilantes, desde Charlie Chaplin, Judy Garland, Marilyn Monroe y Edith Piaf, hasta Elvis Presley, John Lennon, Michael Jackson y Amy Winehouse, han cumplido algunos de esos requisitos, si no todos. ¿Cómo, por tanto, explicar a Mick Jagger, que no se pliega a ninguno de ellos?
Jagger ya empezó a desmentir la fórmula el día que vino al mundo. Esperamos que las estrellas nazcan en lugares que en nada anticipen su posterior ascenso, para hacerlo aún más espectacular: una mísera cabaña del Mississippi, un sórdido puerto de mar, el camerino de un teatro de mala muerte, un tugurio de París. No pensamos que pueden nacer en mitad del apacible condado de Kent, en cómodas y poco estimulantes circunstancias.
El sur de Inglaterra siempre ha sido la región más rica y privilegiada del país, y alrededor de Londres se congrega un racimo de comarcas al que con no poca presunción llaman Home Counties (“Condados patrios”). Kent es el que se encuentra más al este, y linda al norte con el estuario del Támesis y al sur con los blancos y sagrados acantilados de Dover y el Canal de la Mancha. Además, como su más famoso vástago del siglo XX, tiene personalidad múltiple. Para algunos es “el Jardín de Inglaterra”, o la Campiña, con sus verdes y suaves lomas, sus huertos de manzanos y cerezos, y sus campos de lúpulo con secaderos y hornos de ladrillo en forma cónica. Para otros es ante todo la gloria de la catedral de Canterbury, donde un “cura turbulento”, Thomas Beckett, encontró la muerte, y la sede de grandes mansiones como Knole y Sissinghurst, aunque también tenga ajadas localidades de veraneo victorianas como Margate o Broadstairs. Hay quienes piensan en sus campos de críquet, en Los papeles póstumos del club Pickwick, la novela de Dickens, o en la ultrarrespetable Royal Tunbridge Wells, con residentes tan célebremente afectos a escribir a los periódicos que la expresión “Con indignación, Tunbridge Wells” ha terminado por denominar a todo británico maduro y colérico presto a lanzar invectivas contra la moral y las costumbres modernas. (La indignada Tunbridge Wells tendrá un papel nada desdeñable en nuestro relato.)
En los dos mil años transcurridos desde que las legiones de Julio César desembarcaron en la playa de Walmer, Kent ha sido ante todo un lugar de paso: los peregrinos de Chaucer camino de Canterbury “desde todos los rincones de la comarca”, ejércitos en marcha hacia las guerras europeas, el tráfico rodado hoy día hacia y desde los puertos de Dover y Folkestone y el túnel del Canal. Tanto es así que resulta difícil situar en un solo lugar el corazón de la región. Lo que sin duda sí tiene Kent es un acento propio, sutilmente distinto del de su vecino Sussex y distinto también de una ciudad a otra e incluso de un pueblo a otro, aunque el predominante es el de la metrópoli, que se mezcla sin solución de continuidad con los que se hablan más allá de sus márgenes septentrionales. Los primeros colonizadores lingüísticos fueron los cockneys que todos los veranos llegaban en tren desde Londres para la recogida del lúpulo. Desde entonces, las ciudades dormitorio de la capital han proliferado y el acento londinense es ubicuo.
Jagger no es un apellido oriundo de Kent ni de Londres –pese a que en Grandes esperanzas, la novela de Dickens, aparezca un abogado de la City llamado Jaggers–, sino de las cercanías de Halifax, Yorkshire, trescientos kilómetros al norte. Aunque en los tiempos de “Street Fighting Man” a su más famoso portador le complacería la semejanza de su apellido con jagged, “dentado”, y afirmaría que antiguamente designaba a navajeros y a ladrones, el término en realidad se deriva de jag, que significaba “paquete” o “carga”, y aludía a los carreteros o buhoneros. Antes de Mick sólo un personaje conocido, aunque de menor importancia, se apellidó igual, el ingeniero Joseph Hobson Jagger, que en época victoriana ideó un hábil sistema para ganar a la ruleta y tal vez inspirase “The Man Who Broke the Bank at Monte Carlo”, la famosa canción de music-hall. La familia Jagger puede por tanto afirmar que, antes de nacer Mick, ya le había tocado la lotería.

“La familia Jagger puede por tanto afirmar que, antes de nacer Mick, ya le había tocado la lotería.”

El padre de Mick, Basil Fanshawe Jagger –todos le llamaban Joe–, no era tan codicioso. Nació en 1913 y creció en un ambiente de sano altruismo. David, su padre, el abuelo de Mick, era oriundo de Yorkshire y director de un colegio en los tiempos en que todos los alumnos compartían la misma aula, se sentaban en largos bancos de madera y tomaban notas con tiza en pequeñas pizarras. Aunque era bajo y delgado, Joe tenía facultades para el deporte: destacaba en todas las pruebas de atletismo y era especialmente diestro en gimnasia. En vista de sus antecedentes familiares y de un temperamento idealista y dadivoso, era natural que escogiera por profesión la educación física, que por aquel entonces llamaban en Inglaterra “Formación física”. Estudió en las universidades de Manchester y Londres, y en 1938 consiguió el puesto de profesor de Formación física en la East Central School de Dartford, Kent.
Situado al noroeste del condado, Dartford, que queda a treinta minutos en tren de las grandes estaciones metropolitanas de Victoria y Charing Cross, es prácticamente un barrio residencial de Londres. Se encuentra en el valle del río Darent, en el viejo camino de los peregrinos a Canterbury, y la historia lo conoce como el lugar donde en 1381 Wat Tyler inició la revuelta de los campesinos contra el impuesto de capitación del rey Ricardo II (parece, pues, que la sangre de Dartford palpita desde siempre con agitación). Hoy sólo lo mencionan las emisoras de tráfico –si bien centenares de veces– para informar de la situación del tráfico en el túnel del Támesis, cuya entrada se encuentra en la intersección de las carreteras de Dartford-Thurrock, vía de escape principal de Londres hacia la costa meridional. Fuera de esto, no es más que un nombre en alguna señal de carretera o andén y sus siglos como población ferial especializada en fabricación de cerveza han quedado sepultados bajo edificios de oficinas, muchas tiendas y muchas más viviendas dormitorio. Desde los últimos años del reinado de Victoria, el tráfico que llegaba a Dartford no era exclusivamente rodado. En un pueblo remoto con el premonitorio nombre de Stone se erigía una mole imponente que albergaba el East London Lunatic Asylum (Hospital de Locos), nombre que una época con más tacto cambió por el de “Stone House”.
A principios de 1940, Joe Jagger conoció a Eva Ensley Scutts, que tenía veintisiete años y era tan vivaz y efusiva como él discreto y callado. La familia de Eva era originaria de Greenhithe, Kent, pero tuvo que emigrar a Australia, más concretamente a Nueva Gales del Sur, donde ella nació el mismo año que Joe, 1913. Al terminar la Gran Guerra, su madre dejó a su padre y volvió a casa con sus cinco hijos para establecerse en Dartford. De Eva siempre dijeron que se avergonzaba un poco de haber nacido “en las antípodas” y de exagerar un acento de clase alta para ocultar todo rastro del australiano. Lo cierto es que en aquellos tiempos todas las jóvenes respetables se esforzaban por hablar como las princesas reales Isabel y Margarita, como si acabaran de ser presentadas en sociedad. Que Eva trabajara de secretaria en una oficina, y posteriormente de esteticista, lo convertía en una necesidad.
Joe la cortejó durante el primer y más sombrío acto de la Segunda Guerra Mundial, cuando, tras la derrota de Francia, Gran Bretaña se alzaba en solitario frente a los victoriosos ejércitos de Hitler y casi podía divisarse al Führer al otro lado del Canal contemplando los acantilados de Dover con la misma prepotencia que si ya hubieran caído en su poder. Con el verano llegó la batalla de Inglaterra, que en los claros cielos de Kent dibujó grafitis con el vapor blanco que los cazas británicos y alemanes dejaban en sus duelos sobre campos de cereal, secaderos de lúpulo y la suave y verde campiña. En Dartford no había instalaciones militares vitales, pero la Luftwaffe bombardeaba insistentemente los muelles y fábricas de Chatham, Rochester y el East End de Londres. Que muchas bombas no fueran destinadas a Dartford sino que, simplemente, los aviones alemanes las soltaran en su vuelo de regreso sólo servía para aumentar tan espantoso peaje. Una mató a trece personas en Kent Road, en el centro de pueblo, otra cayó en el hospital del condado y destruyó dos pabellones femeninos atestados de pacientes.
Joe y Eva se casaron el 7 de diciembre de 1940 en la iglesia de la Santísima Trinidad –ella había cantado en el coro–. La novia llevaba un vestido de seda color lavanda en lugar del blanco tradicional y Albert, hermano de Joe, fue el padrino. Después de la ceremonia celebraron el banquete en Coneybeare Hall. Eran tiempos de guerra, de modo que, con Joe convencidamente fiel a la ética de la frugalidad y el sacrificio –la dominante–, los cincuenta invitados comieron huevo liofilizado y sándwiches de carne de cerdo en conserva y bebieron jerez barato a la salud de los novios.

“Nuestro protagonista, futuro símbolo de rebeldía e iconoclasia, creció en tan afortunada circunstancia.”

Como Joe era maestro y trabajaba buscando hogar a niños londinenses evacuados no lo llamaron a filas. Así al menos no hubo despedidas traumáticas: no le mandaron al continente ni a la otra punta del país. Tampoco sentía por ese motivo la urgencia por fundar una familia de los soldados que volvían a casa con un breve permiso. El primer hijo de Eva y Joe no llegó al mundo hasta 1943, cuando ambos tenían treinta años. Nació en el Livingstone Hospital de Dartford el 26 de julio, fecha de nacimiento de George Bernard Shaw, Carl Jung y Aldous Huxley. Lo llamaron Michael Philip. Y una señal quizá significativa: en el cine de la ciudad proyectaban una película de Abbott y Costello titulada Money for Jam (“Dinero regalado”).
En sus primeros años, Michael Philip fue testigo del giro gradual de la guerra en favor de los aliados y de cómo, en preparación de la reconquista de la Fortaleza Europa, Gran Bretaña se llenaba de soldados norteamericanos, glamourosa tropa provista de exquisiteces que los británicos casi habían olvidado y aficionada a escuchar su propia y contagiosa música de baile. El nazismo agonizaba, pero aún tenía una última “arma de venganza”: las bombas volantes no tripuladas V1, que su ejército lanzaba desde Francia e infligieron graves daños y no pocas muertes en Londres y sus alrededores los últimos meses del conflicto. Como todo el mundo en la región, Eva y Joe pasaban muchas noches en vela escuchando el zumbido del motor de las V1, que cesaba justo antes de alcanzar el blanco. Más tarde llegaron las V2, bombas mucho más terribles y también a reacción que surcaban los cielos más rápido que el sonido y, por tanto, no avisaban de su llegada.
Naturalmente, Michael Philip permanecía ajeno a todo mientras una nación bombardeada, maltrecha y sometida a un estricto régimen de racionamiento comprendía con sorpresa no sólo que había sobrevivido, sino que había vencido. Uno de los primeros recuerdos de Jagger es la visión de su madre descolgando las pesadas cortinas de los apagones antibombardeos en 1945, lo que significaba el fin del pánico a las incursiones aéreas nocturnas.
Cuando en 1947 nació Christopher, el hermano pequeño, la familia se mudó al 39 de Denver Road, calle en curva de la elegante parte occidental de Dartford con casas de fachadas blancas con guijarros. Joe compaginaba ahora su trabajo como profesor de formación física con un empleo administrativo en la Junta Central de Actividades Físicas, órgano que coordinaba todas las asociaciones deportivas amateur del Reino Unido. Estaba, como hemos dicho, especialmente dotado para el atletismo, pero su pasión era el baloncesto, deporte esencialmente norteamericano que en el Reino Unido se jugaba desde la década de 1890. Joe opinaba que no había mejor juego para fomentar la deportividad y el espíritu de equipo, valores que defendía con abnegación. Se pasaba las horas entrenando sin sueldo a futuros equipos del pueblo y en 1948 puso en marcha la primera Liga de Baloncesto del Condado de Kent.
Observa Tolstói al principio de Anna Karénina que, si todas las familias desgraciadas lo son de formas diversas y originales, las familias felices suelen ser aburridamente parecidas. Nuestro protagonista, futuro símbolo de rebeldía e iconoclasia, creció en tan afortunada circunstancia. Su taciturno pero deportivo padre y su bulliciosa y socialmente ambiciosa madre formaban una pareja compatible en todo y estaban entregados el uno al otro y a sus hijos. Al contrario de lo que sucedía en tantos hogares de la posguerra, en el 39 de Denver Road reinaba una atmósfera de seguridad completa donde las horas de la comida, del baño y de acostarse se cumplían a rajatabla y los valores se respetaban en su correcto orden. El modesto estipendio de Joe y su abstinencia –ni bebía ni fumaba– bastaban para mantener esposa y dos hijos con relativa comodidad mientras el racionamiento de la guerra iba desapareciendo gradualmente y la carne, la mantequilla, el azúcar y la fruta volvían a abundar.
Existe una imagen idealizada del niño británico de principios de los cincuenta, antes de que la televisión, los juegos de ordenador y la iniciación temprana en el sexo acabaran con la inocencia de la infancia. No va vestido como un gángster de Nueva York en miniatura ni como un guerrillero de la jungla, sino, inequívocamente, como un niño: camisa de manga corta blanca y vaporosa, pantalones cortos holgados de color caqui y cinturón elástico con hebilla en forma de S. Está despeinado y luce una sonrisa despreocupada, y para evitar el sol guiña los ojos, que no empañan ni el miedo ni el ingreso prematuro en la sexualidad. Ese niño es Mike Jagger, y así le conocía el mundo. Debe de tener unos siete años y aparece entre un grupo de compañeros de clase de su primer colegio, una escuela infantil llamada Maypole (“Mayo”). Ningún nombre podría sugerir mejor la primavera y las diversiones amables, niños de corazón puro y niñas dando vueltas a un mayo para recibir las tiernas flores.
En Maypole fue un alumno estrella, el mejor de la clase, o casi, en todas las asignaturas. Como pronto se vería, había heredado la destreza de su padre para los deportes y destacaba en los partidos de fútbol y de críquet y en las carreras de sacos y el juego del huevo y la cuchara. Uno de sus profesores, Ken Llewellyn, recordaría que era el niño más encantador y brillante del curso, “un irreprimible manojo de energía” a quien era “un placer enseñar”. Pero en aquel dechado de virtudes de siete años se vislumbraba ya el matiz de lo subversivo. Tenía oído para el habla de los adultos y modelaba la voz para reproducir un número impresionante de acentos. Sus imitaciones de los profesores, como el señor Llewellyn, galés, suscitaban más entusiasmo entre sus compañeros que sus victorias en el campo de juego.

“Tenía oído para el habla de los adultos y modelaba la voz para reproducir un número impresionante de acentos.”

A los ocho años cambió de colegio y pasó al Wentworth County, un sitio mucho más serio donde los niños ya no daban vueltas al mayo y se esforzaban por sobrevivir en el recreo. Allí conoció a un niño que también había nacido en el Livingstone Hospital, sólo que cinco meses después que él; un muchachito de prominentes orejas, cara chupada y el desamparado aspecto de los huérfanos dickensianos, aunque provenía de una familia de clase media. Se llamaba Keith Richards.
Los niños ingleses de la época soñaban con emular las hazañas de vaqueros de cine como Gene Autrey y Hopalong Cassidy, que lucían un vestuario llamativo y a cada poco desenfundaban un revólver con empuñadura de plata y gorjeaban baladas al son de una guitarra. En el patio del Wentworth County, Keith le confesó un día a Mike que cuando fuera mayor quería ser como Roy Rogers, el autoproclamado “rey de los cowboys”, y tocar la guitarra.
A Mike, el rey de los cowboys le resultaba indiferente –ya por aquel entonces la indiferencia se le daba bien–, pero la idea de la guitarra, y de que aquel pequeño diablo de orejas de soplillo la tocara, sí le interesó. A pesar de todo, la amistad no cuajó y tendrían que pasar más de diez años para que aquellos dos mocosos investigaran el tema en profundidad.
En la casa de los Jagger, como en cualquier otra de Inglaterra, la música sonaba constantemente en una voluminosa radio de válvulas que sintonizaba Light Programme, emisora de la BBC que emitía música y nada más que música de todos los géneros, desde grandes orquestas hasta opereta. A Mike le encantaba imitar a los grandes cantantes melódicos norteamericanos –como Johnnie Ray, que arrullaba las notas de “Just Walkin’ in the Rain” y “The Little White Cloud That Cried”–, pero no destacó especialmente en la asignatura de música del colegio ni en el coro de la iglesia, al que también pertenecía su hermano Chris. En realidad, en esa etapa, parecía que Chris tenía más talento para la música: ganó un premio en Maypole por cantar “The Deadwood Stage”, de la película La verdadera historia de Calamity Jane.
Los espectáculos musicales que más atraían a Mike eran las pantomimas de Navidad que las compañías profesionales escenificaban en los teatros de la región, sensibleras obritas basadas en cuentos tradicionales como Mamá Gansa y Juan y las habichuelas mágicas con una curiosa confusión de sexo y género: tradicionalmente era un hombre con colorete quien interpretaba a la ocurrente “Dama” mientras que al “niño protagonista” lo encarnaba una joven de largas piernas.

Traducción: Amado Diéguez


Compartir.

Dejar un Comentario