SHANGAI: EL FUTURISMO LLEGO

0

Es la ciudad más poblada de . Se trata de una urbe centrada en la cultura oriental y el diseño arquitectónico, coronada por grandes rascacielos que convierten a Shanghái en uno de los enclaves económicos chinos, revelando lugares que difieren de la cultura occidental pero que poseen grandes similitudes. Y pese al acoso de las excavadoras, aún se puede disfrutar de la antigua ciudad que se esconde en las garras de la deslumbrante megalópolis.

Texto: Jorge Saldaña / Fotos: Mu Zhimo / Wen Xun / Chow Yanseng / Qiu Jingshen / Guo Suyin / Huan Ning / Ku Fancheng

El futurismo llego

Shanghái es la ciudad más poblada de China, aunque no hay que olvidar que también es una de las más desarrolladas de Asia.

Shanghái es una región que históricamente siempre sobresalió en el continente chino. Cobró gran importancia durante la dinastía Han, gracias a su desarrollada actividad pesquera, a su industria de la sal y por ser un centro importante para la industria del algodón. Ya en el siglo XIX, era conocida y figuraba como el principal y más importante centro industrial y comercial de toda China. Esto se debió a que la ciudad se encuentra en una zona estratégica, que facilita el comercio con Occidente.
Aquí y ahora es la ciudad más poblada y extensa de China. Su población supera los 20 millones de habitantes, y su nombre proviene del mar, ya que significa “en la parte alta del mar”. Eje económico y financiero del país, Shanghái se ha desarrollado arquitectónicamente de una manera apabullante en las últimas décadas. Por eso para el visitante, recorrerla implica zambullirse en varias de las facetas que la marcan. La mejor época para visitarla es el otoño y la primavera, ya que el invierno y el verano soportan temperaturas extremas.

Pudong. Es el área más moderna de Shanghái. Ubicado al este del río Huangpu, Pudong comenzó su desarrollo en 1990 para convertirse en el nuevo centro financiero y comercial de China. Caracterizado por sus grandes y brillantes rascacielos que atraen todas las miradas tanto de día como durante la noche, sus edificios más representativos son el Shanghai World Financial Center; la Torre Jin Mao y la Torre de la Televisión Perla de Oriente. Otros lugares de interés son el paseo junto al río, el acuario (situado junto a la Perla de Oriente), el Century Park y el Museo de la Ciencia y Tecnología. En Pudong también se encuentra la estación del impresionante tren Maglev.

Bund. Es una zona peatonal en Pudong de 2 kilómetros de longitud que recorre la parte oeste del río Huangpu. Además de ofrecer las mejores panorámicas de la “Shanghái futurista”, el Bund también es célebre por sus edificios, ya que constituyen un legado del primer distrito comercial de la ciudad. La zona fue conocida como el “Wall Street de Oriente”. Gótico, románico, neoclásico, barroco y renacentista son algunos de los estilos arquitectónicos presentes. Uno de los más característicos de sus edificios es el de la Aduana, construido en 1927: el reloj y la campana de su torre fueron elaborados en Inglaterra.

Torre de la Televisión Perla de Oriente. Conocido oficialmente como la Perla de Oriente, es el edificio más fotografiado de Shanghái. Su sorprendente arquitectura marcó un antes y un después en el skyline de la ciudad. Su edificación en 1995 selló el inicio de la China actual. La Torre de la Televisión ofrece unas increíbles vistas que se obtienen desde sus diversos miradores de 360º. El principal mirador, situado a 263 metros de altura en la segunda esfera, cuenta con dos plantas panorámicas, la inferior tiene el suelo de cristal y caminar sobre ella hace estremecerse a los menos valientes. En esta misma esfera también se encuentra un restaurante giratorio donde se puede almorzar como cenar por un precio muy aceptable.

Shanghai World Financial Center. Con 492 metros de altura, el Shanghai World Financial Center (SWFC) es el edificio más alto de Shanghái y uno de los rascacielos más grandes del mundo. La construcción del edificio comenzó en 1997 pero sufrió algunos problemas y no se vio terminado hasta 2008. Por su forma, éste ha recibido varios nombres, siendo el más popular el de “abrebotellas”. Entre las plantas 79 y 93 se ubica el Hotel Park Hyatt, uno de los más lujosos de la ciudad. El mirador principal se halla a 474 metros de altura y es el más impresionante de los tres que posee. Aunque hay edificios que ya lo han superado en altura, su mirador continúa siendo el más alto del mundo.

Torre Jin Mao. Es uno de los edificios más famosos de Shanghái y fue el rascacielos más alto de la ciudad hasta que se construyó el Shanghai World Financial Center. Su forma recuerda a la de un tronco de bambú. Desde sus enormes cristaleras es posible admirar la Perla de Oriente y el Bund. También es impactante observar el Shanghai World Financial Center casi cara a cara.

Alta velocidad

El Maglev es el tren más rápido del mundo en recorridos comerciales: hace 30 kilómetros de distancia en menos de 8 minutos.

Tren Maglev. Es el único tren de levitación magnética que realiza recorridos comerciales. En la actualidad la línea de Shanghái es el servicio regular más rápido del mundo, alcanzando una velocidad máxima de 431 kilómetros por hora. El Maglev realiza en poco más de 7 minutos el trayecto de 30 kilómetros que separa el Aeropuerto Internacional de Pudong de la estación Longyang Road, en Pudong. ¿Cómo levita el tren? El Maglev utiliza el principio de atracción y repulsión que se crea entre dos campos magnéticos. Tanto el tren como las vías se encuentran dotados con potentes electroimanes, por lo que la repulsión permite que la máquina se eleve unos centímetros sobre las vías. A su vez lo atrae para que no salga despedido y pueda deslizarse con suavidad.

Renmin Square. La plaza del pueblo es el centro administrativo de Shanghái y ha vivido la historia de la ciudad a lo largo de sus diferentes etapas. Durante el colonialismo británico fue el lugar en el que se situaba el hipódromo. Aquí se hallan algunos de los museos más importantes de la ciudad: el Museo de Shanghái, el Museo de Arte de Shanghái y el Centro de Planificación Urbana de Shanghái. Otros edificios de especial jerarquía son el Gran Teatro de Shanghái y el Auditorio de Shanghái.

Jardín y Mercado Yuyuan. Ubicado en el centro, el Jardín Yuyuan es uno de los más bellos y famosos de toda China. Se trata de un lugar tranquilo que combina los pabellones tradicionales y preciosos estanques con una exuberante vegetación. Fue construido entre 1559 y 1577 bajo el encargo de un funcionario que quería crear un espacio de sosiego y belleza para sus padres. Tras la muerte del funcionario el jardín quedó en el olvido hasta que fue comprado por un grupo de comerciantes. A principios del siglo XX una parte fue transformada en bazar y el jardín fue restaurado. Junto a él se localiza el gran mercado Yuyuan, formado por diferentes tiendas dispuestas en edificios de estilo tradicional. La calle Fangbang Road, al sur del bazar, es una de las mejores de Shanghái para comprar cuadros, esculturas y otros productos artesanales.

Xintiandi. Es un agradable barrio formado por casas antiguas que fueron restauradas para albergar tiendas, restaurantes y cafés. Una de las antiguas casas de ladrillo, hoy convertida en museo, fue el sitio en el que se celebró el Primer Congreso Nacional del Partido Comunista Chino (PCCh). En el interior es posible recorrer la habitación en la que Mao Zedong y los delegados procedentes de todo el país se reunieron en 1921 para fundar el PCCh. En las exposiciones se pueden ver las fotos de los asistentes, cuáles eran las bases del partido, o cuál fue la agenda que siguieron durante la celebración del congreso. La visita a la casa es gratuita y vale la pena.

Tianzifang. Es una antigua zona residencial ubicada en el área de la Concesión Francesa, que se ha tornado en un enclave popular por sus pequeñas tiendas de artesanía, galerías de arte, cafeterías y restaurantes. Su arquitectura guarda un gran parecido con la del barrio de Xintiandi, también constituida por shikumen (literalmente casas con la entrada de piedra), aunque Xintiandi conserva su ambiente residencial mientras que las laberínticas callejuelas de Tianzifang le dan un gran atractivo turístico.

Century Park. Se encuentra emplazado en Pudong y es el mayor de los espacios verdes de Shanghái. Fue fundado con motivo del cambio de siglo, en el año 2000, y de ahí procede su nombre. Cuenta con un área de 140 hectáreas a lo largo de las cuales se extiende un gran lago, extensos terrenos de césped y varias zonas boscosas. En el parque es posible ver diferentes tipos de paisajes, como jardines ingleses, japoneses o chinos, además de relajarse con un paseo en barca o en bicicleta.

Templo del Buda de Jade. El Yu Fo Si fue levantado en 1882 para albergar dos esculturas de jade de Buda llegadas desde Burma (Myanmar). En la actualidad es el templo budista más célebre de Shanghái y acoge a una orden de monjes zen. La figura más impresionante es el Buda sentado, que mide dos metros de altura, pesa 200 kilos y está decorado con piedras semipreciosas. Por otro lado, para algunos es más interesante el gran Buda del menos prestigioso Templo Jing’An, emplazado en la parada de metro del mismo nombre.

Sabores. La gastronomía de Shanghái es muy distinguida por sus ricas y variadas propuestas. Delicados dim sum (empanadillas rellenas hechas al vapor) tradicionales o gourmets (con foie, langosta o caviar), frescos langostinos y pescados, así como el tradicional pato laqueado y las costillas de cerdo wuxi sobresalen en su oferta. Además, cuenta con una mayor variedad de pescados de agua dulce y salada en comparación con las cocinas cantonesa y de Sichuan. Y no hay que olvidar los platos agridulces, los cuales se preparan con miel, azúcar y el vinagre oscuro de Chinkiang, famoso por ser el mejor vinagre de China. El té es la bebida sin alcohol más común y la cerveza es, con diferencias, la bebida alcohólica más popular. Vinos oxidados y de hierbas, vino de arroz, y vinos con lagartos, abejas o serpientes en adobo, también sobresalen. Asimismo, se puede probar el maotai, una bebida muy fuerte a base de sorgo, cuyo olor se asemeja al alcohol de 96º.


Compartir.

Dejar un Comentario