SUPER BOWL 50: UN ENTRETIEMPO MUY POLITICO

0

Semanas atrás más de cien millones de personas prendieron sus televisores para ver el Super Bowl 50. Además de seguir el triunfo del equipo Denver Broncos ante el Carolina Panthers, los televidentes fueron testigos de uno de los espectáculos del entretiempo más políticos de la historia del legendario evento: la cantante Beyoncé rindió tributo a las Panteras Negras y al movimientos Black Lives Matter. Detrás del escenario, las bailarinas de Beyoncé posaron con los puños en alto, recordando el saludo del Black Power de Tommie Smith y John Carlos en los Juegos Olímpicos de 1968.

Texto: Amy Goodman y Denis Moynihan (Democracy Now!) / Fotos: James Chapman / Peter West

Pepsi Super Bowl 50 Halftime Show

La canción que interpretó, Formation, ya ha sido consagrada como un himno del Black Power por una nueva generación.

El Super Bowl 50 fue tal vez la final de la Liga Nacional de Fútbol Americano más politizada de la historia. No por el juego en sí, sino por la extraordinaria e intensa actuación que realizó en el entretiempo la superestrella de la música Beyoncé. Este gran espectáculo deportivo, más que ningún otro, es considerado como la cúspide de la fama y del deporte comercial en Estados Unidos, con una audiencia estimada de 110 millones de espectadores en todo el mundo. Beyoncé presentó ante esa gigantesca audiencia una actuación magistral de canto y baile con contenido político que superó ampliamente al juego en sí. La canción que interpretó, Formation, ya ha sido consagrada como un himno del Black Power por una nueva generación, confirmando así a cualquiera que tuviera dudas que el movimiento Black Lives Matter resiste, y con renovado vigor.

Beyoncé no era la estrella central del espectáculo. La atracción principal era la banda británica Coldplay, cuyas melodías pop de años pasados resultaron algo empalagosas en comparación con lo que vino después. En medio de fuegos pirotécnicos, vestida con una chaqueta negra ajustada al cuerpo, dos cinturones de balas cruzados en el pecho y medias de red, Beyoncé irrumpió en el centro de la cancha acompañada de unas 25 bailarinas, mujeres afroestadounidenses que, vestidas de manera similar y con boinas negras, evocaron el recuerdo de las Panteras Negras en la década de 1960. El simbolismo del show se dio a entender cuando las bailarinas formaron una enorme “X” en la cancha, a modo de conmemoración de Malcom X, el ícono del Black Power asesinado en 1965.

La canción que interpretó, Formation, ya ha sido consagrada como un himno del Black Power por una nueva generación.

El Super Bowl tuvo lugar el 7 de febrero. Beyoncé lanzó el video de esa canción la jornada anterior y el 5 de febrero, el día en que habría cumplido 21 años Trayvon Martin, el estudiante de secundaria afroestadounidense asesinado por el vigilante blanco George Zimmerman hace cuatro años, el esposo de Beyoncé, Jay Z, anunció que su servicio de emisión de música online, Tidal, donará 1,5 millones de dólares a una fundación para que lo distribuya entre diversas organizaciones cuyo trabajo se centra en la justicia social y que apoyan o se inspiran en los objetivos del movimiento Black Lives Matter.

beyonce-knowles-performs-at-pepsi-super-bowl-50-halftime-show-in-santa-clara-41

Beyonce y Chris Martin.

El periodista deportivo Dave Zirin dijo sobre el video en el programa Democracy Now!:“La gente tendría que ver el video. Hay más imágenes inolvidables en los cinco minutos de este video que en cualquier película de Hollywood que haya visto. Es radicalmente audaz. Es un video cuyas raíces yacen en la experiencia negra del sur. No se trata solamente del movimiento Black Lives Matter, sino que se trata de cientos de años de resistencia de las mujeres negras frente a la violencia estatal con un enfoque centrado en las madres que protegen a sus hijos y también en mujeres negras homosexuales que se ponen de pie para poder decir: ‘Aquí estamos. También importamos’”.

El videoclip de Formation incluye imágenes de una ciudad inundada, que recuerda a Nueva Orleans tras el paso de Katrina, con Beyoncé cantando sobre una patrulla de policía parcialmente sumergida. El video finaliza con un paneo sobre una pared en la que se ve un grafiti que dice: “Paren de dispararnos”. Zirin elogió a Zandria Felice Robinson, una docente de sociología de la Universidad de Memphis, por su explicación de las imágenes del video: “Superpuestos en el paisaje de una Nueva Orleans negra, dura y encantadora a la vez, pasada y presente, los significantes del sur negro surgen constantemente”, redactó Robinson en su blog “New South Negress” (o “Negra del Nuevo Sur”, en español). Robinson continúa diciendo que Beyoncé “se convierte en cada una de las mujeres negras del sur que le es razonablemente posible encarnar, a través del tiempo, la clase y el espacio”.

Sincronías y antagonismos

El Super Bowl fue fundado en 1966, el mismo año que el Partido de las Panteras Negras. El juego por la obtención del campeonato ha crecido hasta transformarse en un evento característico de la NFL, con ganancias anuales estimadas en más de 7 mil millones de dólares. Por el contrario, las Panteras Negras fueron blanco del FBI por medio de COINTELPRO (Counter Intelligence Program) y sus integrantes fueron acosados, arrestados, encarcelados y en algunos casos hasta asesinados. COINTELPRO fue el “programa de contrainteligencia” del FBI que incursionó en actividades ilícitas bajo la directa supervisión del entonces director del FBI J. Edgar Hoover. Se trata del mismo programa que intentó perjudicar a Martin Luther King Jr. elaborando pruebas falsas de infidelidad y luego presionándolo para que se suicidara a fin de evitar la vergüenza.

Homenaje. El característico saludo con el puño en alto de las Panteras Negras fue reproducido por las bailarinas de Beyoncé.

En los días previos al Super Bowl, un grupo de defensores de personas sin hogar realizaron una serie de manifestaciones por los intentos de las autoridades de San Francisco de desplazar a las personas sin hogar de las calles. Muchas de ellas fueron trasladadas para dar lugar a Super Bowl City, una zona de exhibición vallada destinada a los auspiciantes de la NFL y los simpatizantes que participan en las actividades relacionadas con el encuentro deportivo.

nfl-super-bowl-50-carolina-panthers-vs-denver-broncos-816ea4ca1e4d8517

Homenaje. El característico saludo con el puño en alto de las Panteras Negras fue reproducido por las bailarinas de Beyoncé.

Tras la impresionante actuación de Beyoncé, activistas de Black Lives Matter lograron entregar a algunas de sus bailarinas un cartel pintado a mano que decía “Justicia para Mario Woods”. Se han difundido ampliamente un video y una foto de las bailarinas sosteniendo el cartel y haciendo el característico saludo del Black Power con los puños en alto. Mario Woods era un afroestadounidense que vivía en San Francisco. Fue baleado por la policía de esa ciudad el 2 de diciembre de 2015. La policía dijo que estaba armado con un cuchillo y que arremetió contra los agentes, versión que fue desmentida por imágenes de video captadas con un teléfono celular por un testigo presencial. En respuesta a la indignación de la comunidad, luego de que no se presentaran cargos contra ninguno de los agentes involucrados, el Departamento de Justicia de Estados Unidos dará inicio a una “exhaustiva revisión independiente”.

En medio del incesante despliegue comercial que gira en torno al Super Bowl 50, se abrió camino hasta el centro de la cancha la expresión pura y visceral de un poderoso movimiento social. Ecos de otros tiempos encuentran un renacer artístico y reafirman en este año electoral que las vidas de las personas negras importan.

Traducción: Fernanda Gerpe


Compartir.

Dejar un Comentario