TINY: STREETWISE REVISITED: EL SECRETO ENCANTO DE LA VULNERABILIDAD

0

Ha retratado grandes luminarias del cine y realizó trabajos de moda, pero también ha fotografiado la vida de muchas minorías vulnerables: personas sin techo, adictos a las drogas, jóvenes prostitutas y víctimas de los flagelos de la guerra; además, le ha tocado presenciar cambios sociales como la lucha de gays y lesbianas o las protestas hippies. La gran fotógrafa estadounidense Mary Ellen Mark murió en mayo de 2015 a los 75 años, pero dejó preparada la exhibición Tiny: Streetwise Revisited que se puede visitar hasta el 20 de marzo en el Norton Museum de West Palm Beach.

Texto: Florencia Rolón / Fotos: Gentileza Norton Museum, West Palm Beach

Tiny en 1983. Según sus allegados, la fotógrafa supo al instante que la pequeña prostituta sería más que un simple retrato.

Tiny en 1983. Según sus allegados, la fotógrafa supo al instante que la pequeña prostituta sería más que un simple retrato.

Mary Ellen Mark murió el 25 de mayo de 2015. Poco antes de su muerte como consecuencia de un síndrome mielodisplásico, ella pudo terminar de completar dos trabajos en los que estaba muy comprometida y que hoy en día se transformaron en sendos lanzamientos editoriales: Tiny: Streetwise Revisited, y Mary Ellen Mark on the Portrait and the Moment. Ambos libros fueron impresos justo antes de morir. Y uno de ellos, Tiny: Streetwise Revisited, es la impecable y dramática exhibición que hasta el 20 de marzo se puede visitar en el Norton Museum, en West Palm Beach, Miami.

En 1984, el esposo de Mary Ellen Mark (Pennsylvania, 1940), Martin Bell, realizó un documental conmovedor sobre un grupo de jóvenes sin hogar que se abrieron paso en las calles de Seattle como proxenetas, prostitutas, mendigos y vendedores de drogas de poca monta. Streetwise recibió elogios de la crítica por su retrato irreprochable de la vida en las calles y puso ante los ojos del mundo a cierta clase de individuos que no se olvidan fácilmente, como fue el caso de “Tiny” (Erin Charles): una prostituta de trece años de edad, cuyo sueño eran tener una granja de caballos, diamantes y pieles, y criar un bebé.

La base de la historia estaba en las fotografías que Mark había tomado para un artículo de la revista Life en 1983.

Tiny y su madre, Pat, posando para la cámara de Mary Ellen Mark. Corría 1993, habían pasado 10 años desde que se conocieron.

Tiny y su madre, Pat, posando para la cámara de Mary Ellen Mark. Corría 1993, habían pasado 10 años desde que se conocieron.

Con el título de Streets of the Lost (Las calles de los perdidos), el reportaje brindaba testimonio sobre los runaway kids (niños fugitivos) estadounidenses. Las cifras de aquellos años revelaba un cuadro escalofriante: un millón de chicos de entre 11 y 17 años abandonaba por voluntad propia su hogar cada año. El 80% se dedicaba a la prostitución para sobrevivir.

Desde que conoció a Tiny hace más de 30 años, Mark continuó fotografiándola, creando uno de sus más significativos proyectos a largo plazo. Ha retratado embarazos, partos, quehaceres domésticos, dones y melancolías de su amiga Erin. Ahora con 45 años, Tiny tiene diez hijos y su vida ha pasado por un sinfín de sinsabores. Está casada con el padre de los cuatro últimos, ha dejado las drogas y perdido la gracilidad de reina de Halloween. Sigue viviendo en Seattle, aunque en un suburbio de clase media-baja. En ese punto, Tiny: Streetwise Revisited implica un doloroso avistaje en conjunto de cuestiones ligadas a la pobreza, la clase, la violencia, la adicción a las drogas y otros problemas actuales que propician las sociedades de consumo con sus habitantes más vulnerables.

Una vida

Una muy joven Tiny observa el más allá (1983).

Una muy joven Tiny observa el más allá (1983).

Los reportajes y ensayos de Mary Ellen Mark, ampliamente galardonada y con numerosas exposiciones a lo largo y ancho del mundo, han sido publicados durante las últimas décadas en New Yorker, Vanity Fair, Rolling Stone, Time, Life o The New York Times, entre otras muchas revistas y periódicos. Bajo su nombre se publicaron una veintena de libros que recogen una obra amplísima y riquísima que ocupa, además, páginas de otro centenar de textos.

Es sorprendente la galería de actores y celebridades que han desfilado por delante de su cámara a lo largo de medio siglo. Marlon Brando en Apocalypse Now, una jovencísima Melanie Griffith de 15 años y su novio Don Jonhson entre escena y escena en el rodaje de Night Moves (1975), Jack Nicholson, Francis Ford Coppola, Katharine Hepburn, Tim Burton, Federico Fellini, Gregory Peck o más recientemente Alejandro González Iñárritu.

Tiny, una madre adulta fuma un cigarrillo, mientras su criatura la mira.

Tiny, una madre adulta fuma un cigarrillo, mientras su criatura la mira.

Pero más allá de esos rostros conocidos por todos, Mark se zambulló también en temas sociales y fotoperiodísticos. Tres década atrás desnudó con su lente la hambruna en Etiopía, legándonos imágenes que son de una fortaleza brutal. La fotógrafa miró de cara a la muerte y el resultado fue reconocido con uno de los premios World Press Photo en 1986. Al año siguiente retrató un campamento de gitanos en Barcelona. La popular imagen de los niños Daniel y Teresa fue elegida por Life como una de las mejores que publicó nunca esta revista, pilar insustituible de la historia del fotoperiodismo.

Cumplidos los 75 años, Mark seguía mostrándose como una apasionada de su profesión. Este verano pasado, aún siendo consciente del avance de su enfermedad, tenía previstos talleres en Nueva York y en Islandia e iba a impartir otro en Oaxaca (México) junto al español Tino Soriano, de la revista National Geographic, en la célebre fiesta del Día de los Muertos del 1 de noviembre.

Tiny and J'Lisa on the Couch es uno de los últimos retratos de Mark (2014).

Tiny and J’Lisa on the Couch es uno de los últimos retratos de Mark (2014).

Unos meses antes de su deceso, rememoró una jornada muy especial en su vida: “Recuerdo el primer día que salí a la calle con mi cámara. Fue la conexión con la gente lo que me dejó pasmada. Me di cuenta de que mi cámara me aportaba una conexión con otros que nunca antes había tenido. Me permitió entrar en otras vidas, satisfacer la curiosidad que siempre tuve dentro, pero nunca llegué a explorar. Ese día, me di cuenta de que el mundo se abrió ante mí”.

Ese compromiso inalterable recorre cada una de las imágenes de Tiny: Streetwise Revisited.

Tiny: Streetwise Revisited se exhibe hasta el 20 de marzo en Norton Museum, 1451 S. Olive Ave., West Palm Beach, FL.

www.norton.org/

 


Compartir.

Dejar un Comentario